CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Hogar inteligente

Cómo mantener tu casa caliente durante el invierno

Asegúrate de que tu casa se mantenga acogedora durante todo el invierno.

Tyler Lizenby/CNET

Brrr, ¡es un congelador allá fuera! Sin embargo, dentro de casa se siente cálido y acogedor. Al menos así debería ser.

Cuando el aire helado del invierno desciende, prender tu calefactor es sólo la mitad de la batalla cuando se trata de mantener tu hogar cálido y cómodo. También necesitas asegurarte de que tu sistema de calefacción funcione de manera eficiente y localizar los puntos 'ciegos' u ocultos de tu hogar que permiten que el frío se filtre.

Por eso, siguiendo los primeros cuatro pasos de esta lista, harás mucho más que sólo lograr que tu sala sea más cómoda, además, es probable que también puedas ahorrar en tu cuenta de la luz.

Revisa el estado de tu calefactor 

black panther cover

Conoce más sobre nuestra revista CNET Magazine.

Mark Mann/CNET

Ya sea que mantengas cálida tu casa a través de un horno de gas o por un calefacción eléctrica, asegúrate de que tu sistema funcione bien antes de que llegue la ola invernal más fuerte. Si bien lo ideal es que la revisión de mantenimiento completa del hardware se la dejes a los profesionales (por lo menos una vez al año), tú puedes, al menos, realizar un mantenimiento básico y una prueba rápida.

Esto es lo que puedes hacer tú mismo. Primero, apaga completamente la corriente de energía de tu calefacción. Después, retira el panel de servicio del costado de la unidad y con una aspiradora quita suavemente el polvo o los residuos visibles de las cavidades del soplador y del quemador. Haz lo mismo con cualquier suciedad que veas afuera y alrededor de la calefacción. 

Coloca tu termostato en modo Calor y aumenta la temperatura interior deseada unos grados por encima de su posición actual. Después de unos minutos, deberías escuchar cómo tu calefacción se pone en acción.

Si no sientes que el aire caliente sale por los respiraderos de tu casa en unos minutos, llama a un profesional para obtener ayuda. Claramente deberás pagar por el servicio, pero este pago ahora te salvará de vivir en una cámara de hielo si tu calefacción se apaga un fin de semana de asueto. 

Cambia los filtros de tu calefacción de forma regular para ayudar a que el aire fluya mejor.

Tyler Lizenby/CNET

Usa un filtro para tener aire fresco

Si lo que quieres es tener una casa totalmente cálida, el aire caliente de tu calefacción debe fluir libremente. Sin embargo, con el tiempo, el filtro de aire de tu calefacción puede obstruirse debido al polvo, la suciedad y otras partículas de basura. Evita este dilema inspeccionándolo con frecuencia en busca de basura color ceniza o polvo.

La mayoría de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC, por sus siglas en inglés) utilizan un solo filtro desechable y no reciclable construido con papel o fibra de vidrio. Como mínimo, debes reemplazar un filtro desechable cada seis meses (idealmente, a principios del invierno y del verano). Sin embargo, cada hogar es diferente: los dueños de mascotas, por ejemplo, podrían tener que cambiar sus filtros más seguido. Cuando compres un reemplazo, no compres sólo uno. En su lugar, compra varios filtros para que siempre tengas uno extra a la mano cuando lo necesites. Los precios de los filtros desechables varían ampliamente, pero podrías pagar entre US$5 y US$15 por pieza. 

Recuerda bien el tamaño del filtro de tu calefacción, para que siempre compres la medida correcta.

Tyler Lizenby/CNET

Los filtros permanentes hechos de metal y fibras sintéticas duran alrededor de 10 años. ¿Cuál es el truco? Tendrás que lavar el filtro mensualmente y asegurarte de que se seque completamente para evitar el crecimiento de moho y bacterias. Estos filtros también son más caros, tienen un costo de entre US$30 y US$50, cada uno. 

Aísla, aísla, aísla

Las ventanas y los sellos de las puertas son el enemigo de un hogar cálido. Evita que el aire caliente se escape y el aire frío se filtre asegurándote que tus puertas y ventanas están adecuadamente aisladas. Pasea por tu casa, tanto adentro como afuera, en busca de signos de filtraciones notables alrededor de los marcos de las puertas y ventanas. A menudo, se tratará de un sello de aislamiento que se cayó o se aflojó, no necesariamente lo verás roto. En estos casos, aplica sellador fresco o masilla de aislamiento en esos  huecos.

Otra opción es ponerte en contacto con tu empresa de servicios públicos. Muchos proveedores de energía ofrecen una evaluación gratuita y personalizada de la eficiencia térmica de tu hogar. Como a ellos les interesa eliminar el desperdicio de energía, les hace muy felices hacer una visita a domicilio. El técnico generalmente proporciona a los propietarios un informe de las áreas problemáticas y un plan de acción para solucionarlas. 

Una chimenea con el mantenimiento correcto es una forma ideal de mantener tus habitaciones cálidas.

Tyler Lizenby/CNET

No olvides tu chimenea

Si tienes una chimenea que realmente funciona, pero nunca la has usado, no intentes encenderla por tu cuenta. En su lugar, habla primero con un deshollinador u otro profesional. Cualquier llama abierta es peligrosa, especialmente cuando se quema en una chimenea llena de hollín.

Considerando que tienes muchas reparaciones en el hogar pendientes, el mantenimiento de una chimenea no es barato. Podrías pagar entre US$100 y US$350 por una revisión calificada. También vas a necesitar limpiar tu chimenea una vez al año. Pero una vez que obtienes el visto bueno oficial, quedarte sentado junto a un fuego crepitante cuando estás a temperaturas bajo cero, no tiene precio (simplemente evite usarla cuando haya una alerta de calidad del aire en tu área). Cuando no la estés usando, debes mantener la chimenea y otros conductos de ventilación cerrados. 

Agrega un termostato inteligente para elevar el funcionamiento del cerebro de tu calefacción.

Chris Monroe/CNET

Instala un termostato inteligente

Una excelente manera de agregar más inteligencia a tu casa y mantenerla caliente sería actualizar a un termostato inteligente. El termostato Nest Learning y el Ecobee4, ambos de US$249, son nuestros dispositivos favoritos de su tipo, hasta ahora. Sorprendentemente sofisticados, controlan de forma inteligente tu calefacción mediante el uso de sensores de movimiento para detectar tu presencia y cambiar la temperatura de acuerdo a tus necesidades. También puedes ajustar la temperatura de forma remota a través de apps móviles y, con el tiempo, aprenderá a predecir tu itinerario diario e incluso a tener en cuenta los pronósticos del clima local en la ecuación. 

Los termostatos inteligentes como el Nest E necesitan una conexión de cableado "C" o "común".

Chris Monroe/CNET

Los termostatos inteligentes también podrían ahorrarte hasta 10 por ciento al año en costos de calefacción y refrigeración, según datos del Departamento de Energía de Estados Unidos. Instalar un termostato inteligente no debería ser demasiado complicado siempre que tu calefacción tenga una conexión "C" o un cable común. Si no tienes la configuración correcta, o el proceso de instalación parece demasiado abrumador, contacta a un profesional.

Bienvenido al hogar inteligente de CNET en Español: Transformamos una casa real en un laboratorio de pruebas para la categoría más alta en tecnología.