CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

Por lo que más quieras, salte ya de Facebook. Aquí te decimos cómo

Este es ese consejo honesto que necesitabas escuchar desde hace tiempo.

Eres adicto a las apuestas, y tu adicción es muy seria. En serio.

Te levantas cada mañana y te vas directo al bullicioso casino de Mark Zuckerberg. Llegas esperando ver las mismas caras de siempre, pero el resto de apostadores son gente que en realidad te importa un rábano. Te encoges de hombros y te diriges a una máquina tragamonedas. Tiras de la palanca por enésima vez, cruzas los dedos y rezas un padrenuestro esperando ganar.

Sorpresa: sigues perdiendo. Pero en una hora estarás de regreso; tal vez entonces tu suerte cambie.

Ya sea que te hayas dado cuenta por ti mismo o luego de haber visto una de las charlas TED, sabrás que Facebook está afectando a tu cerebro, tu carrera y tus amistades. Dependiendo de tu edad, es probable que pases entre seis y siete horas a la semana deslizándote por ese desfile de noticias (falsas y verdaderas) y fotos de bebés.

Estas son algunas de las cosas que podrías hacer durante una hora cada día:

  • Aprender un nuevo idioma
  • Llamar a tus familiares o a algunos amigos
  • Hacer ejercicio
  • Cocinar la cena
  • Leer un libro o un periódico

Si estás pensando: "¡Yo quiero eso! ¡Socorro!", has llegado al lugar indicado.

Paso 1: Deja de pensarlo demasiado

¿Te preocupa perder el contacto con tus viejos amigos? No. Si fueran amigos de verdad -- no acosadores mutuos -- en este momento estarían tomando un café y contándose la vida.

¿Y qué pasa con los contactos profesionales? Entiendo que no quieras hablar por teléfono con alguien a quien hayas conocido por el trabajo. Aquí tienes otras dos opciones modernas: mensajes de texto y correos electrónicos. (¡Fiu, por poco nos estrellamos!)

¿Y todos esos grupos a los que te has unido? Bueno, sencillamente hay algunas cosas a las que tendrás que renunciar. Piensa en lo que ganarás a cambio: una hora al día diaria (en promedio) que recuperarás. Esas son 365 horas en un año. Esas son muchas horas a lo largo de muchos años. De nada.

¡Pero yo uso Messenger! No sé si has oído, pero la mayoría de la gente tiene un número de teléfono al cual puedes enviar mensajes de texto. También está WhatsApp. (Además, puedes desactivar tu cuenta y seguir usando Messenger. Te damos detalles más adelante.)

Paso 2: Desconecta esos apps (como Spotify)

Probablemente hayas usado Facebook para ingresar en otros apps y servicios decenas de veces. ¿Y por qué no? Hace que acceder a nuevos servicios y cuentas sea de lo más sencillo.

El problema es que sin darte cuenta, al usar tus credenciales para acceder a otros servicios no has hecho más que adentrarte más profundamente en el agujero negro de Facebook. Lo puedes revertir, pero te llevará algo de tiempo. Así es como se hace:

  • Haz una lista de todos los apps a los que has ingresado usando Facebook. Una manera de averiguar esto es yendo a Facebook (en la versión de escritorio) > Settings (configuración) > Apps. Ve hacia abajo en la lista y toma nota de los apps y sitios web que aún visites.
  • Uno a uno, ingresa en esos apps. Visita la página de configuración (settings) y encuentra la opción para desconectarte de Facebook. Este proceso varía bastante, así que tal vez quieras buscar en Google: "desconectar Facebook de [inserta el nombre del app aquí]" para agilizar el proceso.

En algún momento era casi imposible desconectar Facebook de Spotify, pero la compañía facilitó el proceso hace poco. En Spotify, ve a Settings (configuración) y elige la opción de desconectar Facebook. Ahora salte de la aplicación. En la ventana de ingreso, oprime el botón de "reconfigurar contraseña". Sigue las instrucciones, y ya está.

Paso 3: Descarga todos tus recuerdos

Probablemente quieras conservar todas tus fotos, publicaciones, amigos y el resto de datos que hayas acumulado en Facebook. Afortunadamente, guardar todos esos datos es realmente sencillo.

Ve a Facebook (en la versión de escritorio) y dirígete a Settings (configuración). En esa primera ventana, oprime el botón de "Descargar una copia de todos tus datos en Facebook". Sigue las instrucciones y espera mientras Facebook te envía por correo electrónico un archivo descargable.

Paso 4: Borra, desactiva o aléjate

Esta es la parte en la que los niños se convierten en hombres, las niñas en mujeres, los gusanos en... bueno, agarras la onda, ¿verdad?

Cuando se trata de irte de Facebook tienes tres opciones:

  • Borrar tu cuenta permanentemente. Esto es irreversible; todos tus datos serán eliminados, tu perfil desaparecerá y necesitarás volver a crear una cuenta en Facebook si quieres volver a entrar.
  • Desactivar tu cuenta. Esta opción es para la gente que sabe que, eventualmente, sucumbirá a su adicción. La desactivación básicamente pone tu cuenta en espera, de manera que puedes restaurarla a su estado anterior, tal como estaba cuando te marchaste. También te permite seguir usando Facebook Messenger.
  • Alejarte. Realmente no recomiendo esta opción. Hay muy pocas personas en este mundo que tienen el autocontrol suficiente para no tener que borrar o desactivar su cuenta y simplemente ignorar Facebook. Pero si tu adicción es moderada o realmente nunca te clavaste mucho en Facebook, esta opción podría funcionarte.

Para borrar tu cuenta de forma permanente, visita esta página. Para desactivar tu cuenta, ve aquí. Sólo te advertimos una cosa: Facebook echa mano de una rara combinación de psicología y desesperación para intentar persuadirte de que no te vayas.

Si piensas alejarte del servicio y usar el autocontrol para "renunciar" a Facebook, te ofrecemos estos consejos:

  • Cancela todas las notificaciones por correo electrónico de Facebook
  • Minimiza tu perfil haciendo privados tu "Timeline", fotos y cualquier otra cosa que tengas ahí
  • Borra el app de tu teléfono y elimina cualquier marca como favorito
  • Usa una opción como Space (para iPhone) para acabar con tu adicción.