3 cosas que siempre debes hacer a la hora de pagar en línea

¡Alto ahí! Antes de oprimir el botón de compra, asegúrate de haber hecho la tarea en estos tres aspectos.

He hecho compras en línea desde que se hizo posible hacer compras en línea. No estoy hablando de los primeros días de Amazon, sino de cuando solía pedir cosas a través de America Online. Incluso Prodigy (¿alguien se acuerda de eso?).

En otras palabras, tengo, literalmente, décadas de experiencia haciendo compras online, y durante todos esos años he aprendido unas cuantas cosas. Cosas que deberías saber. Cosas que podrían ahorrarte dinero, tiempo, dolores de cabeza e incluso las tres cosas.

Así que la próxima vez que te encuentres en la pantalla de pago de cualquier tienda en línea, recuerda estos tres consejos.

Consulta las opciones de cancelación

Una vez que las ruedas del pedido en línea se ponen en marcha, es difícil detenerlas. ¿Por qué habrías de querer hacerlo? Te pondré un ejemplo: hace poco pedí una impresora láser a color todo en uno, habiendo encontrado lo que creí era el mejor precio.

No pasaron dos horas cuando la encontré por US$50 menos en otra tienda. Inmediatamente me puse en contacto con el departamento de atención al cliente de la primera tienda y solicité la cancelación de mi pedido. Después de todo, sólo habían pasado dos horas; seguramente todavía no me habían enviado la impresora. En efecto, de acuerdo con la página de estado de mi pedido, aún estaba "en proceso".

El representante de la tienda me dijo que este producto en particular era vendido por un tercero, y que le reenviaría mi solicitud de cancelación inmediatamente. "Espere una respuesta en unas cuatro horas", me dijeron.

Para no hacerles el cuento largo, varios días y muchas discusiones con la compañía después, la cancelación nunca ocurrió, incluso aunque me aseguraron que así había sido. Tuve que recibir la impresora, rechazarla, y luego esperar por la devolución y finalmente la devolución de mi dinero. Uf.

Lo que aprendí: si bien las políticas varían de una compañía a otra, no esperes ser capaz de cancelar un pedido una vez que lo hayas hecho. Consulta la página de preguntas comunes de la empresa para conocer tus opciones. Al mismo tiempo, asegúrate de que haya un número de teléfono al que puedas llamar, porque el correo electrónico tal vez termine siendo muy lento para estar a tiempo dentro del periodo de cancelación.

Y ya que estás en eso...

Consulta la política de devoluciones

Con frecuencia me sorprende la poca gente que hace esto, incluso a pesar de que es sin lugar a dudas la parte más importante del proceso de comprar en línea. Antes de comprar cualquier cosa, deberías saber todo lo posible sobre su devolución. Específicamente:

  • ¿Cobran una cuota por devolverlo?
  • ¿Quién paga el envío de la devolución?
  • ¿Cuánto tiempo tengo para devolverlo? ¿Un mes? ¿Dos semanas? ¿Menos?
  • ¿Importa si el artículo ha sido abierto?

También deberías conocer las condiciones de las devoluciones. Si un artículo está dañado o defectuoso, normalmente tienes más flexibilidad que si, digamos, no te gusta. Lo que es más; diferentes políticas aplican a diferentes productos. Supón, por ejemplo, que compras una nueva impresora, pero luego decides que no cubre tus necesidades. Debido a que es mucho más difícil para una tienda revender una impresora (porque ya has abierto el cartucho de tinta o toner) que, digamos, un teléfono inteligente, tal vez te cobren una cuota. Pero si es un teléfono inteligente, tal vez no.

Conclusión: investiga todo esto antes de comprar. Vale la pena gastar algunos minutos extra en leer para evitar problemas potenciales dolorosos (y costosos) más adelante.

Busca códigos de cupones

El plug-in para navegador Honey puede encontrar (y aplicar) códigos de descuento a la hora de pagar.

Foto de Captura de pantalla por Rick Broida/CNET

Como ya mencioné, yo compro en línea muchas cosas. Y si hay algo que he aprendido es que siempre, siempre, siempre debes intentar encontrar un cupón de descuento.

Así es como se hace: abre una nueva pestaña y haz una rápida búsqueda con [nombre de la tienda] coupon code. No importa cuán pequeño sea; tal vez encuentres un código que valga por un descuento del 5 por ciento o envío gratis o incluso algo mejor. Es como descubrir un cazo con oro de descuento al final del proceso de compra.

Si no tienes tiempo que perder visitando diferentes sitios buscando un código que funcione, considera un plug-in para tu navegador que haga el trabajo por ti. A mí me gusta mucho Honey, que recientemente agregó una nueva función que te ayuda a ahorrar dinero en compras en Amazon. Pero lo que lo lanzó a la fama es su búsqueda de códigos de descuento con un solo clic; además, intentará probar cualquier código que encuentre para ver si alguno funciona.

No siempre vas a ahorrar dinero de esta forma, pero algunas veces sí. Y eso hace de este breve "desvío para buscar cupones" a la hora de pagar un esfuerzo que valga la pena.

¿No tienes un código? Intenta hacer un poco de ingeniería inversa para conseguir un descuento mediante un servicio de cashback. Incluso si ya tienes el artículo en tu carrito de compra y estás listo para pagar, visita sitios como Ebates. Si hay alguna opción de recibir dinero de regreso, sigue el proceso y regresa a la tienda. Tus artículos aún deberían estar en el carrito; ahora podrás pagar como siempre, con la excepción de que te devolverán dinero a manera de rebate luego de tu compra.

¿Tienes consejos para hacer compras en línea que quieras compartir? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

Close
Drag