CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Videojuegos

'The Last Guardian': La consagración de Fumito Ueda

Con 'Shadow of the Colossus' e 'Ico', el creativo japonés dio tintes de grandeza que 'The Last Guardian' reafirma con una bella historia, excepcional música y la conexión entre un niño y su criatura.

the-last-guardian-espanol-analisis-cnet.jpg
Sony

Este año ha sido un verdadero carnaval para los gamers: por fin llegaron dos de los juegos más esperados en la última década: No Man's Sky y The Last Guardian. Lamentablemente, ambas experiencias no son similares -- sino todo lo contrario.

Mientras que No Man's Sky desde un principio ofrece algo ajeno a lo que se prometió en tráiler tras tráiler que adelantaba un viaje intergaláctico lleno de aventuras, exploración y encuentros con civilizaciones totalmente desconocidas; The Last Guardian ofrece un viaje conocido para los seguidores de Fumito Ueda -- su creador -- y que deleita de principio a fin, con una narrativa que envuelve mientras analizas que los diez años de su desarrollo valieron la pena.

Los fanáticos de Ueda, quienes seguramente han jugado sus creaciones Shadow of the Colossus e Ico, se identificarán con The Last Guardian, pues plantea una historia similar: la colaboración entre un humano y otro personaje, y la conexión inquebrantable entre ambos.

Pero más allá de esta similitud, The Last Guardian es la forma en la que Ueda dice que sus anteriores juegos fueron sólo el calentamiento, el tentempié y la puerta de entrada a la maravillosa narrativa y el deleite gráfico que es The Last Guardian, su tercera entrega que estará disponible para la PlayStation 4 este 6 de diciembre.

Es cierto que al igual que pasó con SOTC e Ico, The Last Guardian no es para todos los jugadores. Este juego es para aquellos que quieren pasar el rato en la sala jugando al PlayStation 4 como si se tratara de estar leyendo un libro. No es un juego para matar, conseguir monedas o jugar en línea; es un juego para disfrutar, entender, ver, oír y casi sentir lo que se está llevando a cabo dentro de la pantalla.

Sony

Como ya adelanté, The Last Guardian narra las vivencias entre un humano, en este caso un niño pequeño, y el encuentro fortuito que tiene con una criatura que bien podría ser mitad perro y mitad pájaro -- esto último por unas alas que tiene, pero que rara vez usará en el juego.

El tipo de juego es de la misma categoría a la que Ueda nos tiene acostumbrados: inmersión con escenas abordadas desde diferentes ángulos y que después de un rato ya te atrapó por la concentración que necesitas para descifrar tu siguiente paso. Pero The Last Guardian sorprende por las novedades como la ambientación en unas ruinas antiguas y por la maravillosa banda sonora que tiene altos y bajos en los momentos exactos.

Lo que hace un goce total a The Last Guardian no sólo es la inexplicable magia detrás de todos los silencios que acompañan a varias partes del juego en donde se agradece la quietud para pensar y analizar el siguiente paso; sino la explosión de adrenalina en cada momento de acción del juego gracias a la música y sus sonidos creados por el compositor Takeshi Furakawa y una orquesta de casi 100 personas.

the-last-guardian-ps4-resena.jpg
Sony

El juego es básicamente el usuario controlando el andar del niño protagonista de The Last Guardian mientras que va descubriendo su alrededor, descubre dónde está, por qué está ahí, y, aún más importante, quién es Trico, la criatura que debe cuidar, guiar y aprender a controlar y tranquilizar, pues es la única arma para sortear las adversidades.

Conforme avanza el juego, el niño y Trico van fortaleciendo el lazo que los une. A veces tocará que el niño actúe por cuenta propia valiéndose de sus sentidos y de la astucia del jugador; en otras ocasiones será Trico el que se encargue de brincar muros, destrozar a los malos y hasta salvar al niño de caer de un risco.

Un juego casi impecable

Sin embargo, y como todo en esta vida, nada es perfecto y definitivamente The Last Guardian no es la excepción. En lo personal, me encontré con varios aspectos que no me gustaron del juego, principalmente el comportamiento de los gráficos.

Los gráficos están a la altura del juego con el suavizado en lugar de nítido. Sin embargo, el juego tiene varias fallas técnicas como la forma en que la túnica del niño se mueve o que a veces se borra de la imagen, e incluso desaparece para dejar ver la ropa debajo de la túnica.

Tampoco me agradó el hecho de que subir a Trico es sumamente difícil, con movimientos no tan naturales y que a veces, al subir, se pierde el enfoque sobre el niño y en eventos de acción llega a ser desesperante. Por último, el brillo en exteriores me parece excesivo aún cuando ya se modificó en los ajustes del juego.

Conclusión: La espera valió la pena

Sony

The Last Guardian nos hizo esperar, nos hizo jalarnos los cabellos en espera de un nuevo tráiler o noticia de su lanzamiento E3 tras E3 desde que el juego fue desvelado allá en 2007.

El juego no es nada parecido a lo que he jugado este año, en años recientes y podría decir que a pesar de su similitud a Shadow of the Colossus, The Last Guardian no deja de sorprender y enamorar en todo segundo.

The Last Guardian es una maravilla en todo momento. La impecable música, la narrativa de una relación entre un niño y la criatura que le ayudará a librar todo tipo de obstáculos, los paisajes de ruinas, bosques y estructuras, junto al toque de misticismo por los tatuajes del niño, el poder de Trico y cómo se relaciona con los enemigos cada vez más poderosos conforme se avanza en el juego.

Esta entrega está llena de emociones, de desesperación, de adrenalina (con manos sudadas sujetando el mando del PS4) y de empatía con el niño y Trico. The Last Guardian es un juego que, como dije, se debe disfrutar con tranquilidad, paciencia, en varios días y sin el ímpetu de querer conocer su final, respecto al cual no diré nada para evitar spoilers.

El uso de audífonos para disfrutar aún más los sonidos del ambiente y la banda sonora que no dejó de emocionar y gustar a cada segundo, son imperativos en todo el juego.

Los rumores dicen que Ueda se concentrará en un nuevo juego que poco o nada tiene que ver con The Last Guardian y aunque un poco triste, me alegra la idea de ver que Ueda se concentra en una historia diferente, pues no me imagino cómo entregar una mejor historia que ésta.

Tras casi diez años de espera, The Last Guardian superó mis expectativas. Es un juego bello de pies a cabeza, con un misterio y aventura que tenía tiempo sin ver. Ueda demuestra que los juegos pueden ser emocionantes, que no son sólo para pasar el rato, sino para recordarlos, disfrutarlos y jugarlos una y otra vez sólo por el placer de hacerlo.

Más Productos