Es muy raro que un libro sea bien representado en las películas.

8.0

Star Wars Jedi: Fallen Order

CNET en Español recibe una comisión cuando le haces clic en estas ofertas.

Lo que nos gusta

  • Los mundos, la narrativa del juego y la experiencia de ser un Jedi es increíble y le causará mucha emoción y piel de gallina a los fanáticos. La historia es muy entretenida con todo lo que podrías esperar de Star Wars.

Lo que no nos gusta

  • El control del personaje principal puede ser lento o torpe, la función de guardar el juego puede ser confusa, los movimientos no son muy naturales y el proceso de carga del juego es en general lento.

Lo mismo pasa cuando una película se intenta plasmar en un videojuego. Star Wars es una de esas sagas del séptimo arte que se ha intentado llevar a los videojuegos hasta el cansancio, pero que en la mayoría de los casos estos esfuerzos no han cumplido con las expectativas.

Pensé que eso volvería a pasar con Star Wars Jedi: Fallen Order, el juego de Electronic Arts y Respawn Entertainment que sale a la venta el 15 de noviembre y que he podido jugar durante las últimas dos semanas. (EA dio una copia digital del juego a CNET en Español y el análisis se hizo en una PS4 Pro).

Electronic Arts

Desde que escuché sobre el juego no tenía tantas esperanzas y ánimos de jugar otro juego más que intenta plasmar el universo de Star Wars por los fracasos rotundos del pasado. Siento que con los videojuegos de Star Wars pasa como con Superman en el cine: simplemente nadie, hasta la fecha, ha hecho una película que le haga justicia al Hombre de Acero.

Por suerte, durante las dos semanas que he estado jugando Star Wars Jedi: Fallen Order -- un juego que llega sin mucha fanfarria ni escándalo alrededor de su lanzamiento (como sí sucede con otros juegos de EA como FIFA o Battlefield) -- descubrí que es posiblemente uno de los juegos que mejor han retratado el universo creado por George Lucas.

Lo que te ofrece el más reciente juego de Star Wars es adentrarte en un mundo muy apegado a lo que cualquier fanático de Star Wars podría esperar: mágicos mundos, espadas láser, enormes naves espaciales, dos o más lunas iluminando tu andar por diferentes escenarios o los combates entre el personaje principal, Cal, y los soldados o criaturas que te encontrarás a tu paso.

Modo de juego e historia

Cal y tu pequeño dron tendrán que librar varios combates hasta lograr la paz y traer de vuelta a los Jedi

Electronic Arts

Star Wars Jedi: Fallen Order tiene una sola forma de jugarse y eso es a través de la historia principal o campaña. En el juego tendrás que controlar a Cal Kestis, uno de los últimos Jedi tras la Orden 66 (que calificó a los Jedi como enemigos para eliminarlos). La historia te sitúa como un recolector de desechos de naves espaciales, pero una repentina pesquisa de las fuerzas imperiales en tu "oficina" espacial te fuerza a desenfundar un sable láser y emprender la huida. 

Durante las primeras horas de juego aprenderás lo básico: combate cuerpo a cuerpo con tu sable láser frente a enemigos como los Stormtrooper o las criaturas de los mundos recónditos a los que llegas; tendrás que trepar, escalar o usar tu entorno para desplazarte por el mapa y terminar las misiones; y también aprenderás a meditar — que es la forma en que guardas tus avances en el juego. 

Mientras que aprendes a controlar a Cal, irás descubriendo cómo la Fuerza te ayuda a enfrentar y librar tus combates. También existe la posibilidad de encontrar artefactos (casi siempre escondidos) durante todo el juego que te ayudarán a aumentar tu vida, mejorar tus habilidades con el sable o darte nuevas acciones con la Fuerza. 

Los mapas y escenarios parecen calcados de las películas de Star Wars

Electronic Arts

En el juego tendrás que, como la joven promesa de los Jedi que eres, buscar a un exiliado maestro Jedi para que te ayude a regenerar la sociedad Jedi y vencer al Imperio. Además del maestro Jedi —que localizarás al principio del juego— un pequeño y simpático dron te ayudará a buscar pasadizos, trepar, deslizarte y andar por el mapa en su compañía.

Algo que me encantó de la historia es que, a lo largo del juego, puedes conseguir artefactos que te servirán para mejorar y personalizar tu sable láser en los talleres de la galaxia. Comienzas la aventura con un sable azul, pero después lo puedes configurar en tono verde o morado (pero nunca rojo; recuerda que ese color está destinado a los sables de los Sith). El nivel de personalización del sable me dejó muy feliz porque hace que la aventura sea más única para cada jugador. 

Durante toda la campaña me sentí como un verdadero Jedi. De principio a fin fui parte de la estrategia para revivir a los Jedi y traer la paz a la galaxia. Como fanático de la saga fílmica, me sentí muy atraído y muy feliz mientras me transportaba a la velocidad de la luz entre los mundos, escuchar el sonido del sable láser y conocer nuevos territorios que al mismo tiempo me acercaban a mi objetivo y a nuevos y más espeluznantes enemigos.

La historia es muy divertida y hará feliz a los fans de la saga. Pero la historia no es lo único que deleita y cumple con las expectativas, también las gráficas y la estética del juego deleitan los ojos. Los mundos están increíblemente detallados que te hacen sentir como si de verdad estuvieras entrando a un bar en el que beben y conviven diferentes razas alienígenas, además de que la apariencia de los enemigos —cada vez más grandes— es imponente. 

Los puntos negativos

A veces es más fácil derrotar a una decena de Stormtrooper que vencer a una criatura alienígena 

Electronic Arts

Quizá lo único que no me gustó fue el modo de control del juego. A veces siento que los movimientos de Cal no son del todo naturales y se sienten lentos o algo resbaladizos. No fui del todo feliz durante al menos las primeras 5 a 7 horas de juego porque me costó trabajo acostumbrarme a ciertos movimientos artificiales del personaje. 

Otro de los aspectos que no me gustó fue el modo de guardar el avance de una partida. Lo primero que debes saber es que para guardar tu partida debes de sentarte a meditar en ciertos puntos específicos. Solo ahí puedes guardar tu avance; si mueres antes o después, volverás al anterior punto de control, perderás tus puntos de experiencia (que sirven para mejorar ciertos aspectos de tu combate) y tendrás que empezar todo de nuevo. 

El meditar te permite recuperar la salud de Cal (otro aspecto que no me encantó del todo) y guardar la partida, pero también revive a todos los enemigos que derrotaste desde la última meditación hasta la más reciente. Así que piensa bien en tus avances y recuerda no meditar en lugares que estén justo en medio de tus enemigos. 

Toma en cuanta que en Star Wars Jedi: Fallen Order guardar la partida significa meditar, recuperar tu capacidad de usar la Fuerza creando un equilibrio en el mundo, por lo que es natural pensar que eso traerá a la vida también a tus enemigos.

Por último pero no menos importante, otra cosa que no me gustó fue que ciertas criaturas (como animales escondidos en algunas partes de los mapas) son más difíciles de matar que naves del Imperio o que las tropas de Stormtroopers. El hecho de que una criatura sea más difícil de derrotar que un montón de soldados se me hace algo raro. Por lo menos es divertido. 

Conclusión: 'Star Wars Jedi: Fallen Order'

Un juego hecho para fanáticos y que sin duda van a disfrutar

Electronic Arts

Star Wars Jedi: Fallen Order ha sido una sorpresa positiva. Su historia es emocionante y divertida y los detalles en cada uno de los mapas son muy meticulosos y ayudan a que te sientas en el universo de Star Wars

La historia no es tan sencilla de jugar, pero tampoco tan difícil, así que podrás pasar un buen rato sintiéndote el joven padawan que salvará a la galaxia y recuperará el legado Jedi. Si eliminas los puntos negativos como el extraño control de Cal o lo raro que es guardar el progreso, la campaña en Star Wars Jedi: Fallen Order está repleta de pequeños detalles positivos, una buena historia y un increíble universo visual que hacen que el juego sea fácil de digerir y se disfrute mucho. 

Y, claro, si vas a jugarlo, ¡que la Fuerza esté contigo!