CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Gadgets

El minirobot juguete Ozobot Evo lee tu código, y se mueve acorde

La promesa de una máquina que enseñe a tus hijos el lenguaje de la programación es tentadora, pero el producto aún está inmaduro.

Reproduciendo: Mira esto: Ozobot Evo: Un robot miniatura que interpreta código
1:38

El Ozobot Evo es n robot inteligente y social, con el que los niños pueden aprender, a una corta edad, todos los vericuetos sobre el lenguaje de la programación.

La premisa de este producto es valiosa: así como los chicos de alrededor de 8 años desarrollan sus conocimientos sobre la lengua en la vida diaria y en la escuela, pueden afianzar sus habilidades técnicas durante el juego mediante un minirobot que interpreta señales codificadas y actúa en base a ellas.

En teoría, la misión es fantástica pero, en la práctica, no es muy intuitiva. Y si no es sencilla de ejecutar para adultos, me cuesta imaginar un niño que no se frustre luego de varios intentos vanos.

En cuanto a su diseño, Ozobot merece un aplauso: logró encajar en sólo 3 centímetros de tamaño un androide con múltiples sensores, tanto de proximidad para prevenir choques no deseados como ópticos para interpretar códigos de colores, un sistema de luces LED (cinco en su cuerpo, y uno en su parte superior), un botón de encendido y un micro-USB.

evowhite.jpg

Pequeño y moderno, así se ve Ozobot Evo.

Ozobot

El cable de un USB tradicional al micro-USB es de apenas unos centímetros, por lo que seguramente optarás por un equivalente más largo que ya tengas en casa. El tiempo de duración no es mucho: apenas 50 minutos, pero dudo que chiquitos inquietos toleren una partida más extensa (al menos yo me aburrí bastante rápido, y el usuario promedio tiene, al menos, cuatro veces menos edad que yo).

¿Cómo funciona? Dibujas trayectos de líneas de colores, para brindar diferentes órdenes al robot. Para entender cómo son estos códigos, puedes consultar en línea (hubiese sido útil que Ozobot añada una hoja con estos comandos en el paquete del juego). Una combinación de negro-azul-negro-azul le da velocidad, azul-verde-rojo lo hace moverse con una velocidad turbo, azul-rojo-azul le indica que es hora de retornar con un movimiento en U hacia donde venía.

Es entretenido, y me encontré pegando grititos cuando Evo obedecía, pero tuve que aprender a dibujar las líneas con un grosor determinado, y con un espacio preciso entre símbolo y símbolo. No es un juego para ansiosos: si es que trazas demasiado rápido, el robot no sabrá cómo leer tus garabatos.

Según la empresa, funciona tanto en superficies "reales" como digitales, pero en este último caso tuvimos bastantes problemas. El app de Evo (tanto en iOS como Android) es algo caprichoso: a veces funciona, muchas veces se atora, y no logramos sincronizar el app con el robot, pese a múltiples intentos. Colegas de otras publicaciones tuvieron los mismos atascos, por lo que llego a la conclusión de que aún es un producto en camino hacia su maduración.

Si apuestan a un Ozobot Evo, consideren que este robot que se auspicia como "inteligente" y "social" es más analógico que digital, y sólo permite la interacción con otros en la medida en que los amiguitos del jugador tengan, también, otro robot de este estilo para jugar.

Ozobot Evo cuesta US$100 y se puede conseguir por Amazon, Barnes & Noble y Toys "R" US. Por US$30 más, puedes vestirlo como Iron Man o Capitán America en su edición especial de los Avengers.

Más Productos