Uno de los videojuegos más esperados del año ya está aquí. No Man's Sky llegó esta semana a las estanterías de tiendas videojuegos -- tanto virtuales como físicas.

El juego, que estuvo en desarrollo por alrededor de cinco años y que sufrió de varios retrasos, ya está disponible para jugarse en una consola PS4 y estará disponible para jugarse en PC con Windows a partir del viernes 12 de agosto junto con sus 18 "trillones" de planetas que puedes explorar.

Reproduciendo: Mira esto: 'No Man's Sky': cuatro pistas del universo del esperado...
1:51

Diario de navegación

Al iniciarte con No Man's Sky, es imposible no pensar en Destiny, otro juego ficticio enfocado en el universo y batallas espaciales con razas alienígenas. Los menús y la navegación en las opciones de No Man's Sky son tan similares, que en ocasiones me sentí jugando el juego de Bungie.

Tan pronto empieza No Man's Sky, una música de fondo lenta, de suspenso, acompaña los créditos iniciales del juego y aparece el título con un fondo de estrellas brillando y que pasan a nuestro alrededor, como si se tratara de un viaje intergaláctico.

Ya dentro del juego, lo primero que vas a ver es tu nave deshecha, destruida, como si acabaras de estrellarte en ese planeta desértico, con una atmósfera agresiva, venenosa, tóxica y una flora y fauna que definitivamente no lucen como las que acostumbramos ver. El paisaje, no obstante, tampoco resulta tan increíble porque los primeros animales que verás parecen unos pequeños dinosaurios.

Mi primera impresión al comenzar a jugar fue que mi experiencia en No Man's Sky estaba como la nave: descompuesta.

El juego comienza sin ningún tipo de introducción. Lo primero que hay que hacer es buscar la materia prima para arreglar la nave -- desde su armadura, hasta el sistema de propulsión y las armas. La materia prima es todo lo que hay a tu alrededor: plantas, animales, vestigios y cuanta criatura o estructura veas a tu paso.

snake1.png

Así luce el paisaje en 'No Man's Sky'

No Man's Sky

Además de que el juego te lanza a la aventura desde un principio, también lo hace sin ningún tipo de instrucción para aprender los controles, más allá de saber que puedes interactuar con tu nave al presionar el botón de cuadro en el DualShock de la PlayStation.

Mientras buscaba, por obligación más que por gusto, los materiales necesarios para reparar mi nave, me encontré con unos drones circulares que en No Man's Sky se denominan Centinelas. Su misión, al principio, parece algo confuso: simplemente vigilan mi andar por la superficie del planeta.

Hasta ahora no he terminado de entender si se trata de drones amigables, neutrales o enemigos, pues si les disparo (cosa que no recomiendo), me atacarán y llamarán a sus amigos para no descansar hasta matarme. Si te encuentras en una situación como la mía, lo mejor será correr y esconderte.

cave.png

A simple vista parecen muy tranquilitos, pero no los hagas enojar

No Man's Sky

Como todo en la vida, el aprendizaje puede ser lento y lleva al cansancio o aburrimiento. En No Man's Sky el aprendizaje en el juego es de la misma forma, y comenzar a familiarizarse con la acción que te llevará por trillones de planetas y millones de diferentes tipos de seres -- desde humanos, humanoides, alienígenas, plantas y animales extravagantes -- puede ser algo cansado.

Las verdaderas sorpresas llegan no mucho tiempo después de reparar tu nave -- cuando sales al espacio. Los gráficos de No Man's Sky no me han parecido los más revolucionarios, pero hacen bien su trabajo de encantar y enamorarnos con el espacio sideral.

Sin caer en los spoilers, yo esperaba un No Man's Sky en donde yo pudiera ir como un colonizador, un investigador espacial o un simple navegante de los millones de planetas recónditos y escondidos dentro del juego, esto debido a que los tráilersme mostraron eso.

Pero en realidad No Man's Sky se trata de un juego de sobrevivencia, en donde debes aprender que todo a tu alrededor te puede ser útil mientras surcas el universo; que todo lo puedes vender y, aún más importante y relevante para el disfrute del juego, que todo te puede matar.

lushplanet.png

Los paisajes roban el aliento y dan ganas de, físicamente, estar ahí

No Man's Sky

Lejos de finalizar el juego, me encuentro en un punto en el que mientras veo lo infinito de este universo computarizado, me gustaría poder aterrizar mi nave e investigar por cuenta propia todo lo que hay alrededor mío, sin la necesidad de tener en cuenta lo antes mencionado.

El arte en el juego es una maravilla. Los paisajes cautivan, enamoran, invitan e incitan a explorar. Conocer nuevas razas y aprender de ellos --desde su forma de canjear artículos hasta su lenguaje extraño y hábitat inhóspito-- es una de las maravillas que ofrece No Man's Sky, aunque claramente sigo sintiéndome en un juego que me tomó por sorpresa al no ser lo que yo esperaba.

Lo que me hace falta es descubrir más planetas, nuevas razas, familiarizarme más con el comercio, y concluir si No Man's Sky es más --o es menos-- de lo que yo estaba esperando. Seguiré navegando y les seguiré contando cómo me fue en este vasto universo...

Nota del editor: Este análisis está en desarrollo y lo seguiremos actualizando...