CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Microsoft Xbox One S: análisisXbox One S: la mejor Xbox que quizás no quieras comprar

Más Productos

Lo bueno La Xbox One S es una consola de juegos que luce muy bien; es 40 por ciento más pequeña que la original y se deshace del gigantesco bloque de alimentación externa. Puede mostrar video 4K desde servicios de streaming y Blu-rays UltraHD Ofrece soporte para HDR en videos y juegos. El control actualizado funciona también en otros dispositivos Bluetooth.

Lo malo La configuración 4K, Blu-ray Ultra HD y HDR sólo funcionan con los nuevos televisores, y puede requerir un poco de ensayo y error. El controlador actualizado se siente más barato que su predecesor. Project Scorpio, el sucesor más potente del Xbox One, llegará a finales de 2017.

Conclusión La Xbox One S es la consola que Microsoft nos debió haber dado hace tres años, pero por el momento hay pocas razones para cambiarte, sobre todo si ya tienes una Xbox One original.

8.3 Total
  • Design 9
  • Ecosystem 8
  • Features 9
  • Performance 7
  • Value 8

Secciones del análisis

La Xbox One S es la versión de la consola que Microsoft debería haber lanzado por primera vez en 2013 en lugar de la bestia torpe que nos dieron ese año. Es mejor en un número de maneras, lo que la hace aún más una alternativa digna de la PlayStation 4.

La Xbox One S ofrece una caja exterior mucho más atractiva, opciones para un disco duro más grande, un control ligeramente rediseñado y algunos beneficios de video para los propietarios de un televisor 4K. Su precio inicia en US$300 para la versión de 500 GB; US$350 para un modelo de 1 TB y US$400 por el de 2TB. El último modelo está disponible para comprar a partir de hoy en EE.UU. (e incluye el soporte vertical que de otro modo cuesta US$20 cuando se compra por separado en EE.UU.), mientras que aquellos con los discos duros más pequeños estarán disponible a finales de agosto, incluido con juegos como Madden 17 y títulos de Halo. (Paquetes adicionales llegarán más adelante este año -- incluyendo una versión más costosa de Gears of War 4 con 2TB en octubre - y pueden variar según la región).

xbox-one-s-02.jpg
Sarah Tew/CNET

Suena como una alternativa ganadora, ¿verdad? Por desgracia, nunca es así de simple.

La One S no obtiene una recomendación de "comprar ahora" por dos razones. En primer lugar, no ofrece enormes mejoras para cualquier persona que ya es dueña de una Xbox One. Pero lo más importante, Microsoft ya ha anunciado que la próxima Xbox -- conocida bajo el nombre de Project Scorpio -- llegará a finales de 2017, con mucho mejores gráficos y un hardware listo para la realidad virtual que el público está pidiendo a gritos.

Cuando todo está dicho y hecho, la Xbox One S debe ser vista principalmente como una versión reducida de la Xbox One que presenta un control y funciones ligeramente actualizados para una pantalla 4K. No te va a sumergir en una experiencia de juego de alta inmersión. De manera pragmática, es probablemente mejor que te compres una Xbox One más antigua, que ahora se venden a precios de remate. Pero si estás comprando una Xbox One por primera vez, tienes un interés en los juegos incluidos y no estás ahorrando tus centavos para cuando llegue Project Scorpio en 2017, la One S es sin duda una buena opción.

¿Qué hay de nuevo en la Xbox One S?

Hay una lista corta, pero significativa, de mejoras y cambios en la Xbox One S.

Diseño más pequeño, más limpio. Para empezar, es 40 por ciento más pequeña que la Xbox One y, teniendo en cuenta que su fuente de alimentación es ahora interna, eso es impresionante. También viene completamente de color blanco, con algunas molduras de plástico lisos que flanquean la totalidad de la caja.

Creo que es la Xbox de mejor de aspecto que Microsoft ha diseñado jamás. La S One puede también colocarse verticalmente, también. El modelo de 2TB que recibimos para este análisis viene con el soporte. Si compras uno de los otros modelos, puedes comprar el soporte por separado por US$20.

xbox-one-s-09.jpg
Sarah Tew/CNET

Video 4K y HDR. La Xbox One S recibe una actualización bastante importante en sus capacidades de video, con resolución 4K (3,840 x 2,160, o cuatro veces más que los televisores estándar de alta definición 1080p) y HDR (alto rango dinámico, que básicamente ha mejorado el contraste y el color). Ten en cuenta que esas características sólo funcionan en televisores compatibles y la funcionalidad 4K sólo funciona con una pequeña pero creciente lista de contenidos de video compatibles. 4K se puede acceder actualmente a través de servicios de streaming de video como Amazon y Netflix (siempre y cuando tengas el ancho de banda suficiente y pagues por la tarifa premium) y con esos nuevos discos Blu-ray 4K UltraHD. Ciertos juegos, por su parte, con el tiempo podrán tomar ventaja de las mejoras visuales de HDR, pero no esperes gráficos 4K como los que obtienes en una PC -- los juegos simplemente han sido mejorados a 4K.

Así que no, no estás recibiendo gaming nativo en 4K en la Xbox One S. De hecho, sólo un número limitado de juegos contará con HDR y ninguno de ellos está disponible todavía. Estos son Gears of War 4, Forza Horizon 3 y Scalebound de 2017.

Nuevo diseño del controlador. El controlador de la consola Xbox One ha sido actualizado para las S también. Cuenta con una sección superior más ágil, mejor rango y agarraderas con textura. También puedes utilizar Bluetooth para conectar otros dispositivos (adiós a los molestos dongles, al menos en computadoras compatibles con Bluetooth).

xbox-one-s-07.jpg

El control de la One S [derecha] frente a su predecesor.

Sarah Tew/CNET

Por desgracia, no soy un fan del diseño del nuevo control. No es un cambio drástico frente al original, pero no hay un cambio suficiente para que se sienta más barato. Las empuñaduras de plástico con textura no se sienten tan bien como las de caucho, pero por suerte los disparadores (triggers) parecen no haber cambiado. El D-pad también se siente un poco menos táctil -- apenas si pude ver las diferencias entre los dos controladores lado a lado.

IR Blaster/receptor. Todavía presente aquí está el puerto de infrarrojos para el control de la consola con un mando a distancia, pero la Xbox One S también cuenta con un emisor de infrarrojos integrado para controlar o encender otros dispositivos en la habitación.

xbox-one-s-17.jpg
Sarah Tew/CNET

Y todavía hace todo lo que hace la antigua Xbox One. La buena noticia es que no te estás perdiendo de nada con la Xbox One S en comparación con su predecesora. En la parte trasera, la consola ofrece los mismos puertos que la Xbox One original, aunque notablemente ausente es un puerto dedicado para Kinect. Todavía puedes conectar Kinect a la Xbox One S, pero vas a necesitar pagar US$40 por un adaptador especial (!). De cualquier manera, la omisión de un puerto Kinect debe darte una idea de lo que ese periférico significa ahora para Microsoft.

Los puertos HDMI de entrada y salida todavía están allí, por lo que aún puedes hacer uso de la integración de TV en directo de la Xbox One si eso es algo que te atrae, pero a nosotros nunca nos pareció excesivamente útil.

xbox-one-s-20.jpg
Sarah Tew/CNET

Sobra decirlo, pero la One S ejecuta todos los juegos actuales de la Xbox One actual y una larga lista de juegos para la Xbox 360. También incluye todas las mejoras de software que Microsoft ha hecho a lo largo de los años, incluyendo una interfaz rediseñada, soporte para la asistente virtual Cortana (usando un micrófono) compatibilidad con la Windows Store y (pronto) opciones adicionales para jugar con jugadores en PCs de Windows en ciertos títulos.

4K y HDR

Quiero agradecer personalmente a la Xbox One S por introducirme en el lío que es el mundo de los formatos 4K y HDR. Siendo alguien que se considera bastante entendido en el lenguaje de AV, estaba desconcertado por la loquísima cantidad de granularidad y la confusión que plaga al formato.

Tuvimos que descargar dos actualizaciones independientes para la Xbox One S para darnos cuenta finalmente de que estaban atadas a un televisor 4K, momento en el que se nos ofreció subir la salida de resolución a 4K.

Más Productos

Cultura popular

Comenta Microsoft Xbox One S