CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Microsoft Surface Pro 4: análisisEsta refinada Surface Pro sigue siendo la reina de las híbridas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
Más Productos

Lo bueno La Surface Pro 4 tiene una pantalla más grande con una mayor resolución en un cuerpo ligeramente más delgado que el modelo del año pasado. El estilo y el teclado cubierta también han mejorado, y éste es uno de los primeros sistemas móviles que llega al mercado con los procesadores más modernos de Intel.

Lo malo Microsoft se niega a incluir el teclado cubierta Type Cover, lo que obliga a comprarlo por separado. La batería no le dura un día completo de uso.

Conclusión Varias pequeñas mejoras cementan la posición de la Surface Pro 4 como la mejor tableta Windows en su clase, mientras estés preparado para comprar el teclado por separado.

8.5 Total
  • Diseño 9
  • Funciones 9
  • Desempeño 8
  • Batería 7

La nueva Surface Pro 4 es una victoria de Microsoft, y bien ganada

Después de tres generaciones de ofrecer "una tableta que puede reemplazar su computadora portátil" -- con un éxito que no fue total -- la fórmula finalmente ha echado raíces. La versión del 2015 de la tableta de Microsoft cuenta con los procesadores más avanzados de Intel, una pantalla ligeramente más grande (con un tamaño perfecto de 12.3 pulgadas y una proporción ideal de 3:2), así como varios ajustes de componentes y software, pero no cambia radicalmente al ADN de su predecesora, la excelente Surface Pro 3 del 2014. Es una decisión inteligente, porque en este momento la línea Surface Pro se trata menos de intentar vender el concepto de una tableta PC con teclado desprendible a consumidores recelosos, y más de ver hasta dónde puede llegar en refinar el producto.

Al observar la pulida Pro 4, vale la pena recordar los humildes inicios de la línea Surface. Cuando debutó en el 2012, la línea de tabletas de Microsoft, aunque no fue objeto de burlas abiertas, recibió pocas alabanzas. Algunos la calificaron de un esfuerzo exagerado de una compañía de software y servicios por entrar al dinámico mundo del hardware. Otros dijeron que era un intento desesperado por responder al enorme éxito del iPad de Apple el año anterior. Y cualquier innovación en materia de diseño -- el teclado desprendible, la base plegable -- quedaban abrumados por características muy particulares y hacer algunas concesiones. De éstas, una de las principales era el sistema operativo: ni el muy criticado Windows 8 o el severamente limitado (y ahora merecedoramente extinto) Windows RT. En esos primeros días, la Surface no tenía mucho que indicara que sería un éxito a futuro.

Sarah Tew/CNET

Pero todo eso es historia antigua, producto de la era de Ballmer. La Surface Pro 3 del 2014 se convirtió en lo que Microsoft siempre había esperado que fuera: el dispositivo bandera táctil de Windows, la alternativa para los que querían una tableta y una PC en un solo dispositivo sin que ninguno de los dos tuviera puntos flacos graves. La Surface Pro 4 refina aún más la fórmula del hardware y ahora con Windows 10, en vez de Windows 8, la única desventaja importante que tenía la plataforma se ha evaporado. La línea Surface es también ahora la líder en materia de diseño: la nueva iPad Pro de Apple y la Google Pixel C son las que imitan el diseño de Microsoft con teclados desprendibles y nuevas capacidades de multitareas en sus sistemas operativos.

Pero a pesar de que es un producto muy refinado, la Pro 4 no es económica. La amplia variedad de opciones de configuración y accesorios significa que el precio básico de US$899 no es muy realista. Por ese precio puedes comparte una Surface Pro con un procesador Intel Core M3, 128GB de disco de estado sólido y 4GB de RAM, además de un estilo para la pantalla táctil que se adhiere magnéticamente a un lado de la pantalla.

Del puñado de sistemas que hemos probado con procesadores Core M anteriores, no es lo que seguramente buscas en una computadora para usar a diario. Las versiones más recientes probablemente sean mejores, pero todavía no las hemos sometido a pruebas en una tableta o portátil dirigida a los consumidores. Una opción más conveniente sería el procesador Intel Core i5. Microsoft ha actualizado los procesadores en toda la línea Surface Pro 4 a la todavía nueva sexta generación de Intel, conocidos como Skylake, y una configuración con un Core i5 salta a US$999. Si se duplica la capacidad de almacenamiento a 256GB y la memoria RAM a 8GB, el precio se dispara a US$1,299 (esa es la configuración específica que probamos en esta reseña). También puedes gastar más de $2,000 por un procesador aún más rápido, como el Core i7, y un disco duro de más capacidad.

La Surface Pro 4 junto a la Surface Pro 3. Sarah Tew/CNET

Pero no importa cuánto gastes en una Surface Pro 4, cuando abras la caja y la configures, notarás que le falta algo muy importante. El Type Cover, un teclado y protector de pantalla en uno, que todavía se vende por separado, sin importar la versión del dispositivo que compres. Desde los primeros días de la Surface, este teclado se ha considerado, con toda razón, un logro impresionante de ingeniería, y la versión más reciente es mejor. Ahora cuenta con teclas más espaciadas, como las de prácticamente cualquier laptop), y un touchpad con una mejor superficie.

Al igual que los teclados cubierta Type Covers anteriores, se conecta a través de una bisagra magnética en la parte inferior de la tableta, y se pliega para facilitar su transporte. También, al igual que en los modelos anteriores, cuesta US$129 adicionales. Rara vez vemos una Surface en los materiales de publicidad de Microsoft sin el teclado, pero por alguna razón la compañía no incluye en la caja la parte más destacada del ecosistema Surface. Para ser un producto bandera, es una omisión que sigue provocando dudas.

Al menos el estilo para la pantalla táctil -- mejorado sobre la versión del año pasado y que se adhiere magnéticamente al borde de la tableta -- viene incluido. De igual manera, la pantalla es un poco más grande (12.3 pulgadas, medidas diagonalmente, en comparación con 12 del modelo anterior), sin agrandar las dimensiones generales del dispositivo.

Sarah Tew/CNET

El único problema de diseño que Microsoft no ha cambiado es que cuando el teclado está conectado, su soporte trasero funciona bien sobre una mesa, pero teclear cuando tienes el aparato sobre las piernas en un avión lleno es un gran reto. Microsoft ha abordado este problema con otro producto, la Surface Book.

Microsoft Surface Pro 4

Precio de unidad reseñada US$1,299
Tamaño/resolución de la pantalla 12.3 pulgadas, 2,736x1,824 pixeles, táctil
CPU Intel Core i5-6300U de 2.4GHz
Memoria (RAM) 8GB
Gráficos 128MB Intel HD Graphics 520
Almacenamiento SSD de 256GB
Redes 802.11ac wireless, Bluetooth 4.0
Sistema operativo Microsoft Windows 10 Pro (64-bit)

Diseño y características

La línea de tabletas Surface fijó sus normas de diseño básicas con la primera generación y las ha mantenido hasta ahora. Lo que hemos visto son cambios de mejoras en la pantalla y el chasis, lo que ha ayudado a dar al producto más calidad con cada nueva generación.

Los primeros modelos Surface Pro tenían 13 milímetros de grueso, pero la Surface Pro 3 del 2014 tenía 9.1 mm. Este año tiene 8.4 mm, a pesar de que la pantalla es más grande. Tanto Surface Pro 3 como la Surface Pro 4 pesan 1.7 libras (771 gramos), o 2.5 libras (1.13 kg) con la cubierta del teclado y el estilo en su lugar.

Sarah Tew/CNET

Una de las grandes mejoras de la Surface Pro del año pasado mantiene su presencia: el soporte, que se puede ajustar a casi cualquier ángulo entre 22 grados y 150 grados. El soporte, que ocupa todo el ancho del dispositivo, es rígido y apenas se mueve, incluso cuando usas los dedos o el estilo sobre la pantalla.

En el modelo nuevo, lo que falta del borde negro que rodea la pantalla es el botón táctil con el logo de Windows. En modelos Surface anteriores, donde no siempre estuvo en el mismo lugar, el botón tenía el mismo propósito: llevarte de regreso a la interfaz de baldosas de Windows 8. Pero como ahora tiene el sistema operativo Windows 10, tener un botón principal no es necesario, aunque la "modalidad tableta" en Windows 10 es muy similar a Window 8.

El lápiz, casi perfecto

El modelo de este año tampoco trae el lazo plástico donde se colocaba el stylus (Microsoft lo llama lápiz) para adherirlo a la cubierta del teclado. El nuevo lápiz de accesorio es más grande que el modelo anterior y tiene un borde plano a todo lo largo. Esto permite colocarlo con seguridad al borde derecho o izquierdo de la tableta mediante una conexión magnética fuerte. Aunque parecería que no es una opción segura si vas a andar con el dispositivo por ahí todo el día, colocándolo y sacándolo de una mochila, el lápiz se mantiene en su lugar.

Sarah Tew/CNET

Activar el botón del estilo, parecido a la goma de un lápiz, activa automáticamente OneNote, la aplicación preferida de Microsoft para usar con el estilo. Si tienes todos tus servicios de Microsoft en la nube debidamente configurados, tus archivos OneNote se pueden sincronizar con otros dispositivos, como tu teléfono o tableta (con apoyo entre plataformas en aparatos Android y iOS devices) o computadoras portátiles (Windows o Mac).

El artista de cómics Dan Parent trabaja en la Surface Pro 4 y la Surface Book. Sarah Tew/CNET

Microsoft dice que el nuevo lápiz reduce la latencia y tiene 1,024 niveles de presión. En general, es excelente, y es una mejora sobre la versión del año pasado. Los puntos intercambiables de terceros para el lápiz deben atraer a los artistas que buscan un tamaño y sensación específicos.

Más Productos

Cultura popular

Comenta Microsoft Surface Pro 4