CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Microsoft Band: análisisMicrosoft Band: el brazalete de Microsoft quiere ser todo a la vez

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
Precio sugerido: $199.99
Más Productos

Lo bueno La Microsoft Band funciona con teléfonos Android, iOS y Windows; mide tu ritmo cardíaco todo el día; tiene un abanico impresionante de notificaciones inteligentes; viene con GPS incluido para tus carreras y puede descargar sugerencias de planes de ejercicio.

Lo malo La batería no dura mucho; no puedes usarla para nadar; la sincronización con Bluetooth puede ser problemática y la aplicación de salud Microsoft Health no resulta fácil de usar. Además, la precisión de seguimiento del ritmo cardíaco puede ser poco precisa.

Conclusión La Microsoft Band es un ambicioso primer intento que ofrece montones de prestaciones y apoyo multiplataforma, pero no es tan fácil de usar o funcional como debería.

Visite el sitio del fabricante para obtener más información.

6.9 Total
  • Estilo 6
  • Funciones 9
  • Uso 6

Hay montones de brazaletes para medir la actividad física. Hay también montones de smartwatches. El brazalete Microsoft Band, de Microsoft, aspira a ser lo mejor de los dos: una "pulsera inteligente para medir la actividad física". Hemos visto otros dispositivos que intentan hacer lo mismo, como el Samsung Gear Fit y la Fitbit Surge. La Microsoft Band intenta ser la mejor del grupo: tiene un montón de modalidades de ejercicio, GPS integrado, puede descargar planes de ejercicios y ofrece más notificaciones que algunos smartwatches.

Con un precio de US$200 en EE.UU., resulta competitiva frente a otros wearables: cuesta lo mismo que el Basis Peak, y no está muy lejos del Fibtit Charge HR y el Jawbone Up3. Sólo se vende en Estados Unidos -- al menos por ahora.

¿Suena como el producto perfecto? En cierta manera lo es, pero no del todo. Su diseño, duración de la batería y una interfaz a veces compleja complican su uso más de lo que pudieras pensar. Además, sus diferentes prestaciones y modalidades, no son fáciles de usar como nos gustaría.

Usamos la Microsoft Band durante una semana completa: Scott Stein la probó en el uso diario y Dan Graziano la sometió a pruebas serias en ejercicios. Y llegamos a esta conclusión: Microsoft ha creado una plataforma ambiciosa y ha dado en el clavo en algunas cosas, pero esta primera versión quizás exagera en sus ambiciones. Las dificultades se pudieran solucionar en el futuro, y esperamos que sea así, pero por ahora la pulsera no es lo suficientemente buena para calificarla de éxito total.

Sarah Tew/CNET

Diseño

La pulsera negra tiene un diseño genérico, y aunque es pequeña, también es más gruesa de lo que pensarías. Los bordes son rígidos y monitor óptico del pulsómetro está colocado en la pulsera. Se parece a la Nike Fuel Band, pero es menos cómoda.

Microsoft Band product photos 13
El lector óptico del ritmo cardíaco en la hebilla emite una luz verde. Sarah Tew/CNET

Como la pulsera no es nada elástica, o te queda cómoda o no. Cada uno de tres tamaños es ajustable, pero en el mayor que encontramos, fue necesario ajustarlo.

La pantalla táctil OLED a color es plana, no curva como la del Samsung Gear Fit, pero la idea es la misma: las notificaciones aparecen como textos y navegas la pantalla con movimientos de deslizamiento y toques. En uno de los bordes hay dos botones pequeños y planos, uno para activar la pantalla y el otro para ejercicios específicos.

Sarah Tew/CNET

Para cargar la pulsera se usa el adaptador magnético incluido, que se adhiere fácilmente y que debes tener cuidado en no perder.

La pantalla tiene nitidez, pero tener que activarla con uno de los botones laterales te va a fastidiar rápidamente. Cuenta con una modalidad en que el reloj siempre está encendido, pero eso acaba rápido con la batería. La pulsera no se activa automáticamente al tomarla y su diseño plástico se raya con facilidad.

La Microsoft Band no es impermeable, ni resistente al agua, a diferencia de otras pulseras como la Pebble, Basis Peak y Jawbone Up3: francamente, una pulsera de actividad física debería serlo.

Sarah Tew/CNET

Rastreador y ejercicio

A pesar sus prestaciones de smartwatch -- llamadas, textos, notificaciones de Twitter y Facebook, actualización del estado del tiempo y más -- la Microsoft Band es primero que todo un rastreador de actividad física, o mejor, un aliado para tu entrenamiento. Además de seguir la pista a los pasos que das, la distancia que recorres, las calorías quemadas y el tiempo que duermes, el GPS almacena tus carreras y un pulsómetro permanente supervisa tu salud general.

Microsoft dice que la pulsera es un dispositivo que puede usar lo mismo alguien que haga ejercicio de manera constante o alguien que no esté familiarizado con las rutinas. La aplicación móvil tiene docenas de rutinas de ejercicios que te guían para lograr sus metas. Una vez que una rutina ha sido descargada al dispositivo, la Band de indica la cantidad de repeticiones que debes hacer y cuenta el tiempo de descanso. Para los que no tienen experiencia, la aplicación cuenta con videos que te enseñan a hacer los ejercicios.

Una rutina de ejercicios descargada en acción. Sarah Tew/CNET

Encontrar una rutina especial para ti es fácil porque las hay para principiantes, de experiencia intermedia y personas ya experimentadas.

De todas las rutinas, cedidas a Microsoft por Gold's Gym y revistas como Muscle and Fitness, Men's Health y Shape, nos pareció que las que se realizan en la casa son las mejores, porque para usar la pulsera en el gimnasio hay que esperar por diferentes máquinas y pesos.

Así se ve una carrera grabada. Sarah Tew/CNET

El rastreador viene con una modalidad básica de ejercicios, y una vez que se activa te dice las calorías quemadas, pulso y duración del ejercicio.

Como cronómetro para correr, es mucho pequeño que la competencia, como el Garmin Forerunner 15 y el Polar M400.

El rastreador funciona en tres tamaños: pequeño, mediano o grande. La muñeca de Dan está entre pequeña y mediana, lo que dificulta usar la pulsera grande y conseguir una lectura exacta del pulsómetro. En la muñeca más grande, la de Scott, la pulsera se sintió con frecuencia incómoda y la lectura del pulso tampoco fue uniforme.

La adquisición de la señal GPS fue relativamente rápida, entre casi de inmediato y un minuto en Nueva York. La señal fue lo suficientemente fuerte en toda la carrera y la precisión la debida.

El podómetro también resultó preciso. Para probarlo, Dan caminó una milla (1.62 kilómetros) en una caminadora eléctrica y comparó la lectura, que resultó exacta.

Más Productos

Cultura popular

Comenta Microsoft Band