CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

Lenovo K5: lo que importa no siempre está en el interior

El celular Lenovo K5 tiene algunas características interesantes, pero el teléfono se queda corto frente a competidores más interesantes, incluso bajo su mismo techo.

El celular Lenovo K5 es visualmente placentero.

Oscar Gutiérrez/CNET

Después de un par de años de ausencia, Lenovo vuelve a poner un pie en México con el lanzamiento de su teléfono K5, un celular de gama media que tiene acabados premium y accesorios que intentan seducir a su mercado: los usuarios que buscan su primer teléfono inteligente o que buscan un celular asequible capaz de cumplir con lo básico.

A pesar de que Lenovo tiene otro teléfono más popular y mejor establecido en la mente del consumidor en América Latina con la línea Moto G de Motorola, la compañía asegura que ambos teléfonos no competirán, sino que van a convivir por dirigirse a nichos distintos, a pesar de estar dentro del mismo segmento de mercado.

El Lenovo K5 que se distribuye en México es el mismo modelo que el Lenovo K5 Plus que se comercializa en Asia. Lenovo decidió traer a México únicamente un modelo de los disponibles en Asia, y se optó por el Lenovo K5 Plus, pero lo llama Lenovo K5 en el país latinoamericano.

El K5 también está disponible en otras partes del mundo, incluyendo algunos países de América Latina en donde la compañía no es muy conocida, y en zonas de Asia, en donde sucede al revés -- con Lenovo como la marca conocida y la línea Moto de Motorola como la desconocida.

Diseño

La parte trasera metálica del Lenovo K5 lo hace muy bonito y atractivo a la vista, y en la mano se siente robusto y firme

Oscar Gutiérrez/CNET

A simple vista, el K5 es un imán de miradas. Su parte trasera hecha de aluminio lo hace ver muy bonito y al sostenerlo se confirma que esta parte integra el atractivo físico más exuberante del celular. El teléfono se siente robusto y ofrece la sensación de firmeza en la mano que sólo se siente en teléfonos gama alta, a pesar de que se trata de un teléfono gama media, categoría en la que fabricantes prefieren usar variaciones de plástico.

El K5 tiene una estructura metálica en tres diferentes tonalidades: dorado y gris, que la compañía bautizó como dorado champaña y gris grafito, respectivamente. También hay otro modelo más sobrio y tradicional que es el que Lenovo entregó para realizar el análisis. Este modelo es gris oscuro, pero que curiosamente en algunas ocasiones se ve similar al tono del gris espacial del iPhone, y en otras ocasiones da un aspecto que se asemeja al morado, según la luz.

El modelo más oscuro tiene el bisel de la pantalla en negro, mientras que el dorado tiene el bisel en el mismo tono y el gris lo propio, para hacer juego y dar esa sensación de ser un sólo cuerpo unibody (como el iPhone o los gama alta de HTC) a pesar de no serlo.

En la parte trasera, Lenovo mantuvo el minimalismo al máximo. La cámara de 13 megapixeles y su respectivo flash se ven en la parte alta, mientras que casi a la mitad se ve el logotipo de Lenovo.

De sus puertos, el Lenovo K5 mantiene el estándar con un puerto USB para cargar el teléfono. Pero, malas noticias: el puerto no es un Tipo C, y tampoco cuenta con la carga rápida, a pesar de que su procesador es un Snapdragon 615 de Qualcomm, con cuatro núcleos de velocidad de 1.5GHz y otros cuatro de 1.0GHz.

Algo que me extrañó bastante del K5 es la ubicación del puerto USB. A diferencia de la mayoría de los teléfonos en el mercado, que tienen este puerto en la parte inferior, el puerto de carga del Lenovo K5 está en la parte superior del teléfono. Las primeras ocasiones me llegué a confundir buscando el puerto en la parte inferior del teléfono, pero al paso del tiempo llegué a acostumbrarme.

Como ya mencioné, el K5 tiene un cuerpo uniforme (o unibody) que hace referencia a un cuerpo del que no se desprende ninguna de sus partes. Como tal, la parte trasera se desprende para dar espacio a dos tarjetas SIM, y gracias al soporte dual del K5, ambas tarjetas pueden ser de redes 4G. Asimismo, en esta zona se encuentra el espacio para insertar una tarjeta microSD de hasta 32GB que expanden la capacidad nativa de 16GB. La batería, de 2,750mAh, también se puede quitar.

Finalmente, en la parte trasera hay un último pero muy importante detalle físico. El logotipo de Dolby y dos filas de orificios para que la potente bocina respire es un adelanto de la tecnología que Lenovo colocó para el audio externo del teléfono. Lenovo se alió con la compañía de audio y sonido para que la bocina externa sea Dolby Atmos, lo que se traduce en una mejora en la calidad del sonido reproducido por la bocina externa.

lenovo-k5-telefono-analisis-mexico-dolby.jpg

El logo de Dolby en la parte trasera del teléfono adelanta una de las fortalezas del K5: el sonido

Oscar Gutiérrez/CNET

Desempeño

El contraste de un diseño y materiales premium es el desempeño del K5, que deja mucho que desear. Los primeros detalles negativos del K5 en desempeño se notan apenas se enciende y se comienza a configurar.

Para probar cada teléfono, muevo toda mi vida digital de teléfono a teléfono. Para hacerlo, debo descargar cada aplicación que utilizo -- desde Facebook y Snapchat, hasta LastPass, Type App y Flipboard -- lo que se traduce a la descarga de unas 20 o 30 aplicaciones a la vez.

Tan sólo a la hora de descargar y configurar cada una de las aplicaciones (iniciar sesión, modificar comportamiento de las notificaciones, uso de datos y funcionamiento en segundo plano), el K5 ya se mostraba con rezago y la parte de atrás se llegó a calentar de forma no molesta pero sí notoria.

Debajo del chasis se esconden otras bondades del teléfono: el soporte de dos tarjetas SIM, la batería intercambiable y espacio para una tarjeta microSD

Oscar Gutiérrez/CNET

Cambiar entre aplicaciones (acción conocida como multitasking), también es una actividad lenta, pues no sólo tarda un par de segundos en mostrar las aplicaciones recientes, sino que hay un retraso a la hora de abrir una de las aplicaciones.

El problema del K5 se descubre apenas se observa la hoja de especificaciones que detalla el corto poderío debajo del -- bonito -- chasis. El celular tiene 2GB en memoria RAM y un procesador Snapdragon 616 de ocho núcleos, con cuatro de estos corriendo a 1.5GHz y los otros cuatro a 1.0GHz, a veces no son suficientes para esos momentos que se quiere un extra de rapidez en la ejecución de las tareas.

Para navegar, chismear o hacer una nueva publicación en Facebook, ver las más recientes comidas de tus amigos en Instagram, o ver las noticias más importantes en Twitter, el K5 no va sobrado, pero cumple las expectativas de un gama media. En juegos exigentes, hablando de algo del estilo de Asphalt 8 que tiene gráficos avanzados, o cuando se usa el multitasking para cambiar entre apps, el teléfono demuestra su falta de poder.

Fotografía

Una fotografía tomada con la cámara trasera del K5: los colores lucen un poco pálidos, aunque el logotipo se ve a detalle

Oscar Gutiérrez/CNET

La cámara trasera de 13 megapixeles y la frontal de 5 megapixeles hacen un trabajo digno del teléfono. La cámara no tiene software que adorne las fotografías más allá de una herramienta para embellecer las selfies que a veces me hizo sentir más como una estrella de la televisión que como un usuario regular.

La cámara tiene un modo manual que permite a los entusiastas de la fotografía modificar algunos aspectos como la exposición, el ISO, la velocidad de obturación, entre otros aspectos. Este modo es bastante intuitivo y los menús se pueden navegar con facilidad.

Tomar fotos con el K5 es bastante sencillo también, aunque a veces tarda de más. Abrir la cámara desde la pantalla bloqueada (con el enlace directo en la esquina inferior) puede tomar un par de segundos para cargar la cámara, y la fotografía también tarda un poco en capturarse. Aún con esto, las imágenes son mejores de lo que se esperaría.

Ya después de capturar las imágenes, el resultado es asombroso para un teléfono de esta categoría. Las imágenes en luz natural se ven un poco pálidas, faltas de color, pero no las sobreexpone. El detalle que se ve en la imagen en su aspecto regular, y haciendo zoom, tampoco recibe altas notas, pero cumple.

En poca luz, el K5 sacrifica un buen detalle y lo compensa con una buena iluminación del escenario

Oscar Gutiérrez/CNET

En poca luz, las imágenes pueden salir de dos maneras: o muy oscuras, o con buena iluminación pero con mal detalle del paisaje. El resultado de la foto en poca luz es dependiendo de si el usuario hace un enfoque manual o automático del objetivo en la foto. Yo recomendaría elegir manualmente el objetivo (tocando en la pantalla el lugar a enfocar).

Hardware

El Lenovo K5 también viene equipado con varias características en hardware que lo hacen suficientemente interesante para usuarios con bolsillo ajustado.

Su pantalla IPS es de 5 pulgadas y la resolución es de apenas HD -- nada de Full HD. Debido a esto, vas a alcanzar a notar los pixeles en los iconos o en los menús, más aún si tu teléfono anterior, aun siendo de gama media, tenía una pantalla Full HD. Si vienes de un teléfono con mejor pantalla, ir a la pantalla del K5 será como dar un paso hacia atrás.

Si tu teléfono es de la misma resolución (o menor), el K5 te hará feliz y ni notarás la diferencia.

El K5 debajo del capó también esconde algunas características atractivas, como la de que la batería de 2,750mAh es removible, por lo que puedes intercambiar con otras baterías de la misma capacidad que sean compatibles.

En mis pruebas, desconectar el teléfono a las 7:00 a.m. de la mañana, conectarlo a unos audífonos y a un auto por Bluetooth, y realizar las tareas regulares, la pila me duró como hasta las 3:00 p.m., que es bastante para el uso semi rudo que le doy al teléfono. Si no conecto el teléfono por Bluetooth, la batería se extiende hasta casi las 6;00 p.m., con el mismo tipo de uso.

Software

A nivel de software, una de las sorpresas más gratas del K5 es que permite utilizar el launcher de Lenovo, o el de Google, e intercambiarlos a placer y de forma muy sencilla

Oscar Gutiérrez/CNET

En el apartado del software, Lenovo trae varias cosas bajo la manga para ayudar al K5 a elevar la calificación final -- y lo logra.

Una de las grandes sorpresas del K5 es que ejecuta Android 5.1 Lollipop, pero cuenta con la interfaz modificada por Lenovo y al mismo tiempo incluye la opción de elegir el launcher oficial Google Now. La fabricante colocó el launcher de Google Now, lo que ofrece una experiencia muy similar a la de un Moto G o a la de un Nexus, al remover todos los iconos modificados y los menús de Lenovo y reemplazarlos por una interfaz muy limpia y casi fiel a la versión pura de Android.

El cambio entre launchers -- el de Lenovo o Google Now --, es tan sencillo como ir a los Ajustes, seleccionar el preferido y salir del menú. El cambio de interfaz no es instantáneo, pero casi, y es entendible, pues debe cambiar en un dos por tres toda la interfaz del sistema operativo.

Así luce el K5 con el launcher de Lenovo

Oscar Gutiérrez/CNET

Debido a mi gusto por la versión pura de Android y rechazo a las modificaciones que cada fabricante hace, recomendaría utilizar la versión de Google Now. No sólo es más simple y amigable; sino que también me parece más sencilla de utilizar.

Otra de las bondades en software del K5 de Lenovo es el sonido. Gracias a una alianza con Dolby, el teléfono cuenta con bocinas ATMOS para mejorar la calidad de sonido cuando se utiliza la bocina posterior y que destaca por la leyenda de la tecnología.

La tecnología ATMOS se puede activar o desactivar desde el centro de notificaciones y cuando se tiene en uso, la calidad del audio aumenta bastante, es como tener un amplificador dentro del teléfono. Usar la tecnología ATMOS mientras se ve una película o un video es bastante placentero, y no se extrañan los audífonos. Eso sí, es mejor usar las bocinas en lugares en los que el sonido no moleste a nadie.

Así se ve el teléfono cuando utiliza el launcher de Google Now

Oscar Gutiérrez/CNET

Conclusión


A nivel marca, Lenovo no es muy conocida en México, ni en el resto de América Latina, así como tampoco en Estados Unidos; y como sucede cuando algo nos es desconocido, es probable que la gente opte por una marca que ya han utilizado en el pasado.

En cuanto al teléfono, el Lenovo K5 tiene un diseño muy atractivo que gracias al metal resalta de la gama media, gama que sigue usando el plástico principalmente. La pantalla del celular de Lenovo se quedó un par de años atrás, y que en pleno 2016 la pantalla no sea siquiera Full HD es una mala noticia. Otros teléfonos de la misma categoría, como los nuevos Moto G4, por nombrar un ejemplo, sí tienen pantalla Full HD.

El Lenovo K5 es un teléfono que enamora a la vista, pero después de pasar el rato con él, se comienzan a notar las flaquezas

Oscar Gutiérrez/CNET

El celular Lenovo K5 demuestra que el diseño y el exterior no lo es todo, y reafirma aquello de que "lo importante es lo de adentro" que tanto nos repetían nuestras mamás, pues el K5 tiene un diseño muy bonito que nos recuerda a los gama alta, pero que a la hora de la hora, apenas se quiera hacer algo exigente, el teléfono va a mostrar su corto poder de procesamiento.

La falta de una pantalla de alta resolución, el desempeño que se queda corto en las actividades más exhaustivas y el precio de 3,999 pesos mexicanos (unos US$215) hacen que el Lenovo K5 no sea la mejor opción en la gama media.

Si buscas un teléfono de bajo precio y con un diseño atractivo, la línea de los Moto G -- que al final de cuentas pertenece a Lenovo -- sigue siendo una mejor opción. El Moto G4 cuesta apenas US$30 más que el K5, pero es un teléfono más reciente y con la marca Moto como respaldo. Ahora bien, por US$80 más, el Moto G4 Plus ya incluye una mejor batería, cámara y lector de huellas dactilar.

Más Productos