CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cámaras

Leica recompensa a los que tienen fe con la M10

El diseño y conjunto de características del más reciente telémetro de marco completo de la compañía parece extraído de la lista de deseos de sus clientes más exigentes, hasta el punto de eliminar 4mm de profundidad de la cámara.

El sucesor de la Leica M (Typ 240), hace que la serie M de Leica sea aún más M con el modelo M10.

A diferencia de la reciente M-D, la actualización en la cual Leica eliminó casi toda conveniencia digital de su cámara con telémetro de marco completo, esta vez Leica se concentra en los puristas de la fotografía. Lo hace eliminando capacidades específicas de baja prioridad, simplificando su operación y actualizando el diseño, así como realizando mejoras donde se necesitaban o donde los fanáticos las han solicitado. De manera que, por ejemplo, si bien la M10 no ofrece video, Leica le agrega Wi-Fi. Y si bien cambió las modalidades de disparo a la parte superior, la velocidad de disparo continuo aumenta hasta cinco cuadros por segundo y, al redoblar el tamaño del buffer hasta 2GB, puede tomar un número decente de tomas en la modalidad de ráfaga, incluso en el modo RAW + JPEG.

Tuve la oportunidad de pasar unos días con una unidad de preproducción, pero tú podrás comprar la M10 hasta por US$6,595 a partir de esta semana.

En una apuesta por atraer a los actuales devotos de la película, Leica accedió a ofrecerles el cambio que más habían pedido: eliminar 0.13 pulgadas (4mm) de la profundidad de cámara, de manera que sea exactamente la misma que las 1.3 pulgadas de la M7 que opera con película (33.8mm).

Otro objetivo era hacer posible configurar las funciones de exposición mientras las cámara está apagada. Así que Leica movió el control de sensibilidad ISO a la parte superior, dándole un ingenioso diseño mediante el cual se levanta el botón para girar y se oprime para bloquear. A pesar de que técnicamente la cámara alcanza un ISO 50,000, el dial sólo llega hasta ISO 6,400, y únicamente puedes ubicar uno de los valores más altos de sensibilidad en el dial por vez. Mantiene la base desmontable en el fondo, la cual cubre el compartimento de la batería y la entrada para la tarjeta SD. Pasarás mucho tiempo ahí, ya que la vida de la batería no es muy buena, o al menos no lo era con el visor electrónico encendido y en clima frío.

El visor tiene un campo de visión y magnificación ampliados, además de algunos ajustes que lo hacen más cómodo de usar para quienes portan gafas. Y sí que me pareció mejor a mí; yo suelo tener problemas enfocando con telémetros, pero este no estaba mal. Pese a ello, seguí optando por usar el visor electrónico, ya que magnifica el área de enfoque y ofrece la posibilidad de ver de más cerca. Una desventaja que encontré es que se empaña en climas un poco invernales.


Si bien la resolución del sensor no ha cambiado frente a otras cámaras Leica de 24 megapixeles, es nuevo y viene con capacidad de recolección de luz mejorada, además de filtro para evitar el retoque digital conocido como antialiasing (como la Leica SL), además de que cuenta con la versión más reciente del motor de procesamiento de Leica Maestro II.

Las fotos lucen básicamente como si hubieran sido tomadas con otras Leicas modernas. Uno de los mejores puntos que tiene es que los colores en los JPEGs lucen exactamente iguales a sus contrapartes en formato RAW, a diferencia de otras cámaras.

Para los fotógrafos cuya prioridad son las fotos, Leica ofrece una cámara bastante completa. No la recomendaría, empero, como tu primera Leica si es que antes has usado cámaras dSLR o sin espejo, porque no tiene enfoque automático; es una muleta, pero es útil cuando es indispensable que la toma te salga bien. Siempre puedes optar por no usarlo.

Más Productos