CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas

Google Daydream View: análisis

Las gafas de realidad virtual más fáciles de usar son asequibles pero imperfectas

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
Más Productos

Lo bueno Asequibles, portátiles y fáciles de configurar. El mando de movimiento incluido es conveniente y fácil de utilizar. El uso exclusivo de apps como YouTube, Google Street View y Google Fotos se siente que podrían marcar una diferencia definitiva.

Lo malo Por ahora solamente funciona con Google Pixel. El equipo se siente pesado en la parte frontal de la cabeza y requiere ajuste continuo. La selección de apps durante el lanzamiento es limitada y no puedes caminar alrededor ni agarrar objetos en realidad virtual.

Conclusión Las Daydream View son la alternativa más asequible y sencilla de convertir tu teléfono en un equipo inmersivo de RV.

Calificación
de los editores

7.3 Total
  • Inmersión 8.0
  • Interactividad 8.0
  • Comodidad 7.0
  • Ecosistema 5.0
  • Instalación 10.0

Secciones del análisis

Las Cardboard son baratas y corrientes. Las Gear VR solamente funcionan con teléfonos Samsung. Las costosas Oculus Rift y las HTC Vive requieren de una cara PC para juegos y extensiva configuración, y la PlayStation VR precisa de una PS4.

La realidad virtual es complicada.

Pero por US$79, las nuevas Daydream View de Google podrían darte el respiro que estabas esperando.

Se trata de unos espejuelos montados en una estructura de tela suave que convierten cualquier teléfono compatible en un equipo de realidad virtual, y vienen equipados con su propio mando de movimiento tipo Wii para manipular objetos y menús en realidad virtual.

Es por mucho el sistema de realidad virtual más fácil de utilizar.

¿Eso significa que debas salir corriendo a comprar un par? No necesariamente. En cualquier caso, todavía no.

Las gafas Google Daydream View.

Josh Miller/CNET

Mágicas pero borrosas

Una de las trabas encontradas en la mayoría de sistemas de VR es la cantidad de cables, puertos y elementos que tienes que ajustar. Las Daydream View dejan a todos esos equipos en ridículo. Estos son los pasos a seguir para configurarlas:

  • Abre la puerta frontal del equipo y saca el mando incluido.
  • Enciende tu teléfono (si se encuentra apagado) y colócalo en la puerta.
  • Cierra la puerta, colócate el equipo en la cabeza y ajústalo hasta que la imagen se vea clara.
  • Ajusta las correas.
  • Mantén oprimido un botón en el mando para calibrar las gafas, y comienza a jugar.

Eso es todo. No hace falta ajustar los lentes ni pelearte con procesos de conexión de puertos ni cables que conectar. El teléfono se alinea automáticamente con las gafas y ajusta la pantalla en la posición correcta como por arte de magia. Además, te puedes poner el equipo encima de tus anteojos de aumento con poca dificultad.

Una vez que estás dentro, el mando de movimiento incluido hace que navegar los menús sea pan comido. Simplemente apunta hacia donde quieras ir y un pequeño cursor de mouse seguirá tus movimientos con rapidez y precisión.

Aquí aparezco modelando las Daydream View. (Estoy intentando dejarme la barba.)

Josh Miller/CNET

Sólo toma en cuenta que "fácil" no significa "perfecto".

Cuando le presté las Daydream View a mis colegas, muchos de ellos se las colocaron instintivamente de manera incorrecta. Se supone que las correas curvadas deban descansar en la parte superior de tu cabeza (como una corona) pero es tentador ajustártelas como si fueran un par de goggles para esquiar, lo cual no resulta muy cómodo.

Y si bien las Daydream View están hechas casi por completo de una tela suave y acojinada en lugar de duro plástico, eso no evitó que mi esposa y mis compañeros de trabajo se quejaran de cuánto tanto les pesaban en la parte frontal de la cabeza con un teléfono Pixel XL de grandes dimensiones en su interior. Incluso aunque pesen menos de una libra (más o menos 0.85 libras con el teléfono) existe la posibilidad de que con el tiempo se te resienta el cuello.

La calidad de la imagen es buena -- ¡definitivamente sentí que estaba en otro lugar! -- pero no va a engañar a nadie que no quiera ser engañado. Deja pasar un poco de luz por los costados a menos que tengas una cabeza muy ancha. Y a menudo encontré que tenía que recalibrar el equipo y el mando en medio de una sesión (es sencillo; simplemente mantén oprimido el botón de inicio).

Incluso encontré un bug que hace la realidad virtual totalmente inestable hasta que reinicias el teléfono, aunque tengo entendido que una corrección para el software ya viene en camino.


Este es el principal problema: a menos que tengas un Google Pixel o cualquier otro teléfono certificado para Daydream, las Daydream View no funcionarán en lo absoluto. Así es por diseño: la propuesta de Google es que Daydream puede evitar que te marees con la realidad virtual al asegurar que tanto los teléfonos como las aplicaciones cumplan con ciertos estándares de calidad.

No me he mareado... por el momento.

google-daydream-3746-001.jpg

Este útil mando que controla varios movimientos marca una gran diferencia, y se inserta en las gafas cuando no se usa.

Josh Miller/CNET

Pero eso supone un futuro borroso para Daydream, porque honestamente no sabemos cuántos fabricantes de teléfonos y desarrolladores de apps apoyarán abiertamente la nueva plataforma de Google, o si los resultados serán tan buenos como estos preliminares. Incluso el Pixel de 5 pulgadas ofrece una experiencia inferior que la del Pixel XL 5.5 pulgadas, debido a que la resolución de su pantalla es menor.

Probamos el equipo con otro teléfono compatible que está por llegar, el Huawei Mate 9, pero pronto descubrimos que no estará listo para usar con Daydream antes del año entrante.

Más Productos

Cultura popular

Comenta Google Daydream View