CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Fitbit Ionic: análisisFitbit Ionic: Un reloj inteligente que es digno adversario del Apple Watch

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
Más Productos

Lo bueno Excelente sensor de ritmo cardíaco, GPS y entrenamientos variados, que ahora incluyen pausas automáticas y sesiones guiadas. Su pantalla táctil es eficaz, con aplicaciones de terceros y Fitbit Pay para pagos desde el reloj.

Lo malo Aunque es sumergible, su registro de la actividad de natación no es tan bueno como el del Apple Watch Series 3, y tampoco tiene conexión celular. Los entrenamientos hay que iniciarlos de forma manual, y detenerlos del mismo modo. Su diseño es muy tosco y grueso, con biseles anchos en su pantalla. Sólo sincroniza con Pandora de pago y no con otros servicios de 'streaming'.

Conclusión Fitbit se sigue luciendo con su registro exacto de nuestros movimientos, pulsaciones y hasta del sueño, pero no es un reloj independiente (carece de conexión celular) o interactivo (monitoriza de forma pasiva actividades, pero no predice usos personales).

7.8 Total
  • Estilo 7
  • Funciones 8.5
  • Uso 8

Un reloj inteligente, de US$300, que se adapta a tus ejercicios, y te proporciona información relevante al instante.

Fitbit Ionic condensa las mejores funciones de los monitores de ejercicio más recientes de la empresa y los lleva a nuevas alturas: incorpora el GPS del Surge y el Blaze, el lector de ritmo cardíaco en tiempo real del Charge 2, los entrenamientos específicos de Fitbit Alta, y agrega apps predeterminados, sesiones guiadas y pausas en los ejercicios, tres funciones que sus antecesores carecían. 

La contraparte de estas ganancias de Fitbit Ionic es un diseño bastante más grande, aparatoso y tosco que los más estilizados, bellos y cómodos monitores de ejercicio de la empresa. 

Por su precio y sus funciones, se compara al Apple Watch pero, a diferencia de su más reciente modelo, el Series 3, carece de conexión celular. Otros rivales como el Samsung Gear S3 o el LG Watch Sport cuentan con conexión de datos, que los vuelve más autónomos del celular, mientras que Fitbit Ionic sigue encadenando su destino a su app móvil (que, vale la pena recalcar, sigue siendo excelente). Otro aspecto que no nos convence, en el poco tiempo que pasamos con el dispositivo, son sus notificaciones poco interactivas y su método anticuado de descargar música desde la computadora (de streaming sólo ofrece Pandora). 

Cuadrado, a lo 'Apple Watch', con nuevas funciones 

Su diseño es grande y exagerado. Es inevitable comparar a Ionic con sus hermanitos mejores, las pulseras de actividad de Fitbit, y queda en desventaja por su cuerpo tan enorme, sobre todo si lo observamos frente a dispositivos tan sutiles y esbeltos como Alta HR o Flex 2

Es cuadrado, al igual que el Apple Watch, lo que le proporciona un aire moderno, frente a alternativas más convencionales de forma redonda como los Samsung Gear S3. Su forma extremadamente simétrica desconcierta, porque en vez de acomodarse a la curvatura natural de la muñeca se siente rígido y poco maleable. 

Su estructura de metal es también muy rígida y gruesa, y la probé tanto en mi pequeña muñeca como la de mi pareja, y se ve bastante ancho tanto en manos masculinas como femeninas.  

Sus pulseras son intercambiables, de color gris claro, gris oscuro y naranja, de goma rugosa cómoda y flexible. También hay bandas deportivas y de cuero que se venden por separado, a US$30 y US$60. 

Por ahora, Fitbit sólo presentó este modelo de reloj. Sin embargo, la empresa dijo que se está expandiendo hacia otras variaciones del Ionic, comenzando con un modelo especial de la edición de Adidas el próximo año. Teniendo en cuenta que el Ionic puede tener aplicaciones personalizadas, es posible que más ediciones especiales podrían venir en el futuro, igual que con el Apple Watch y sus variantes de Nike y Hermès. 

Hereda pantalla del Charge 2, pero en vez de ser modesta y pequeña es amplia, y de gran calidad. Mi única observación es que sus marcos son innecesariamente amplios, con demasiado espacio para la marca "Fitbit" en el extremo inferior, que se podría haber aprovechado para más espacio de pantalla. 

Esta pantalla es táctil y responde a gestos: si la tocamos con dos golpecitos breves accedemos a alertas, por ejemplo. Su calidad es muy satisfactoria, y sus colores son muy indicativos e intuitivos: amarillo con naranja en un signo de fuego son las calorías perdidas, rojo con un corazón es el ritmo cardíaco, pasos celestes indican el registro de tus caminatas. También me agrada que se despierta cuando giramos la muñeca, una opción que se puede desactivar en preferencias si es que así lo deseamos. 

Su pantalla es legible hasta en plena luz del día y su navegación es tan sencilla como usar un celular. Su interfaz es muy simple, y te brinda la información justa y necesaria (que puedes ampliar si vas a la aplicación móvil, tanto Android como iOS con la que está sincronizada). También incluye tres botones físicos para control de actividad, navegación, pagos y atajos de música/notificaciones. Esta pantalla ofrece mucha más información que la de los monitores de actividad de Fitbit, y lo que más nos gustó es que te brinda de un vistazo todos los datos que necesitas saber ni bien terminas un entrenamiento. 

Los apps predeterminados (Fitbit, Strava, Pandora, AccuWeather y Starbucks) se navegan de forma muy sencilla al deslizar el dedo sobre la pantalla, y están representadas por sus colores y logos de siempre, por lo que son fáciles de identificar. La empresa dijo que abrirá el desarrollo de apps a desarrolladores en octubre, cuando lanzará una tienda de aplicaciones (llamada App Gallery), inspirada en Pebble, el pionero smartwatch que Fitbit adquirió a finales de 2016. Según Fitbit, algunas aplicaciones futuras serán Adidas All Day, Flipboard, Game Golf, Nest y Surfline, nuevas caras de reloj y juegos. 

Fitbit Ionic Watch

El Fitbic Ionic es cuadrado.

Sarah Tew/CNET

Sensor de ritmo cardíaco y GPS, muy fiables  

Fitbit Ionic incorpora muchas características, y algunas han estado ausentes en otros monitores de Fitbit: tiene GPS como el viejo Surge negro y blanco, pero también puede nadar (con una resistencia al agua de hasta 50 metros de profundidad), hacer pagos sin contacto, e incluso ofrecerá una futura tienda de aplicaciones. 

En cuanto a su sensor de ritmo cardíaco, es aun más preciso que los anteriores, y su cobertura en tiempo real de diferentes tipos de ejercicio me ha impresionado. Hasta en actividades más relajadas, como yoga, capta todo el tiempo la actividad de tu corazón y, al culminar un entrenamiento, te ofrece un simple panel para que puedas, de un vistazo, ver tu promedio de latidos, y tu nivel más alto, para que aprecies mejor qué tanto te has exigido (aprendí, por ejemplo, que algunas poses de yoga me demandaron tanto como un leve trote o subir escaleras). 

Mi única crítica sobre su sensor de ritmo cardíaco es que no es confiable cuando nos sumergimos al agua, pues dejó de medir mis pulsaciones bajo el agua, y cuando terminé de nadar, le llevó un tiempo retomar la medición del pulso. Fuera de esa única circunstancia, me pareció que este sensor es muy correcto y responde al instante a cambios repentinos. Por ejemplo, cuando subía una colina en bicicleta, mi ritmo subió de forma muy acelerada, y tuvo picos que el monitor supo captar, para luego informarme (luego de cada entrenamiento te muestra, en la misma interfaz de la pantalla, un resumen de rendimiento físico, que presenta tu ritmo cardíaco promedio y el pico máximo de exigencia, algo que es genial si este factor te importa como registro de tu actividad). 

También te permite aprender curiosidades: en rutinas que se suponen "relajantes" como pilates, mi corazón se activó a 135 pulsaciones, las mismas que al subir la escalera. Y es agradable notar que, por ejemplo, al respirar hondo con ejercicios guiados de Fitbit, el ritmo disminuye a 60, que es similar al promedio que tuve al dormir. Durante el período de sueño también es revelador, mientras lo miremos en el momento, porque el reporte en el app móvil de Fitbit no es tan completo como el de Fitbit Alta, que mostraba, en períodos acotados, cuánto tiempo pasaste en cada etapa de sueño (REM, sueño profundo, etc.). 

De todos modos, es probable que la medición del sueño mejore con progresivas actualizaciones del app, tal como sucedió con productos previos. Su mayor certeza apunta a usos futuros como prevenir la apnea de sueño, pero falta ver qué tal funcionará en la práctica para personas con esta condición. 

Si el lector de ritmo cardíaco era algo de esperar, porque monitores más simples de Fitbit ya lo tenían, el GPS integrado no es tan común. 
Recién lo teníamos en el viejo Surge, y en el Ionic viene con una sensibilidad afinada. Para activarlo, es necesario ir a la ruedita de configuración dentro de un entrenamiento particular, y activarlo. 

Recomendamos no tenerlo siempre prendido, es que consume mucha batería que, de otro modo, ahorrarías. Con el GPS, Fitbit promete una duración de batería de 10 horas, que sin activar esta función tolera más de 4 días. En el tiempo que lo usé, consumió el 20 por ciento de mi batería en una hora de uso, por lo que elegí desactivar esta función cuando salí de paseo todo el día. Esta misma crítica se le hizo al Apple Watch Series 2 --- el gasto enorme de su batería con el GPS encendido --- y en el Series 3 se repitió la experiencia. Por lo pronto, es un problema compartido con la competencia. 

Fitbit Ionic Watch

Las bandas intercambiables son fáciles de colocar.

Sarah Tew/CNET

Entrenamientos variados, ahora con pausas 

Al igual que Charge 2 y Fitbit Alta HR, se adapta a actividades físicas específicas, como correr, andar en la caminadora, hacer elíptico, pesas, o rutinas por intervalos. Además, agrega una posibilidad que antes no podíamos: se pausa de forma automática cuando realizamos pequeños descansos. Esto sirve para, por ejemplo, que esperar el semáforo cuando corremos no nos reste promedio a nuestro ritmo, y podamos guardar un registro más exacto de nuestra exigencia física en el app de Fitbit. 

Así es como funciona: mientras realizamos un ejercicio, activamos el botón de iniciar actividad y el tiempo, junto con nuestro ritmo cardíaco y distancia recorrida, comienza a correr. Si nos detenemos, el promedio del paso se desactiva, pero el tiempo sigue contando. Por este motivo, creo que satisface a los corredores más profesionales que miden su desempeño según su velocidad, pero no suma mucho a los que nos ejercitamos de forma más amateur, y solemos medir nuestro esfuerzo con cantidad de tiempo invertida en actividad. 

Depende del factor que consideremos más relevante para medir nuestro trabajo físico, y Fitbit pensó en este factor: en el panel principal del monitor podemos, desde Configuración, elegir qué es lo más importante para nosotros, sea pasos, tiempo, promedio del paso, ritmo cardíaco, etc. 

Al final de cada ejercicio, se nos ofrece un resumen de nuestro desempeño, con datos específicos, y se agradece que haya más opciones de personalización, aunque creo que podría ofrecer más, además de las prioridades. Sería útil ordenar los entrenamientos para que nuestros favoritos estén primero (yo, por ejemplo, no corro pero amo nadar y andar en bicicleta, el reloj podría adaptarse a mi uso), o recordarte cuál es la mejora respecto a  la última vez que hiciste ese mismo ejercicio. 

También sería ideal que los entrenamientos se inicien de forma automática con nuestro movimiento, y que dejen de medir cuando nos detenemos --- ahora, al comenzar un ejercicio, tenemos que pulsar el botón de inicio y, al terminar, el de finalizado, pero es muy fácil olvidar hacer esto y el reloj podría detectarlo solo sin que tengamos que decírselo. 

Más Productos

Cultura popular

Comenta Fitbit Ionic