CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Fitbit Ionic análisis: Fitbit Ionic: Un reloj inteligente que es digno adversario del Apple Watch

También sería ideal que los entrenamientos se inicien de forma automática con nuestro movimiento, y que dejen de medir cuando nos detenemos --- ahora, al comenzar un ejercicio, tenemos que pulsar el botón de inicio y, al terminar, el de finalizado, pero es muy fácil olvidar hacer esto y el reloj podría detectarlo solo sin que tengamos que decírselo. 

Además de los entrenamientos, una nueva función simpática (que esperamos que siga creciendo) es el servicio de coaching llamado Fitbit Coach. Es un trabajo en curso: se trata de ejercicios con profesores, con planes específicos, y focalizados en partes del cuerpo particulares (pecho, abdominales) o de gran intensidad (como el famoso entrenamiento de 7 minutos). 

Además de estos programas de ejercicio (que son geniales para los que odien el gimnasio y adoren entrenar en su casa), Fitbit dijo a mi colega Scott Stein que incorporará en unos meses ("este invierno") programas de salud guiados como "acabar con ese hábito del azúcar", con orientación y herramientas. Fitbit también promete audio basado en el reloj para el Ionic en 2018. Pero estos servicios no serán gratis: Fitbit Coach costará US$8 al mes o US$40 al año (aproximadamente, y está claro que Fitbit está contando con que los servicios por suscripción serán una mayor parte de sus ingresos en el futuro). 

Estas rutinas son aliadas de las personas que trabajan en casa y entrenan por intervalos en tiempos libres, por lo que no es el tipo de ejercicio al que estoy acostumbrada. Probé las abdominales de 10 minutos y el entrenamiento de 7 minutos, y me parecieron excesivos para tan corto tiempo, pero hay personas a quienes les encantan. Fue raro seguir al entrenador desde la pantalla pequeña del reloj, pero supongo que es un hábito que se adquiere con costumbre, y es un agregado interesante. 

Una gran novedad (mejorable) es la lectura de entrenamientos bajo agua. Por fin, Fitbit aborda uno de sus mayores defectos (los modelos pasados han sido apenas resistentes a las salpicaduras, excepto el Flex 2 que podíamos llevar a nadar). El Ionic añade 50 metros de resistencia al agua y puede hacer el rastreo de natación, poniéndose al día con el Apple Watch Series 2. Es algo que muy pocos relojes inteligentes y monitores de actividad física pueden lograr. 

En la práctica, lo llevé a nadar durante media hora en una piscina, y ofrece un conteo bastante exacto de los circuitos y la distancia recorrida. No obstante, me hubiera gustado que, como el Apple Watch Series 2 y 3, me brinde información aún más específica sobre los estilos de nado elegidos, y qué tal se exigió mi corazón (el lector de ritmo cardíaco no fue preciso bajo el agua). 

También noté que el reloj, cuando está completamente mojado, es difícil de manipular porque su pantalla táctil deja de funcionar y hay que esperar que se seque para ejecutar funciones de forma normal. En fin, para nadadores ofrece una mejor experiencia que los monitores Fitbit (que eran sumergibles pero no llegaban a contabilizar bien los circuitos), pero un pasito atrás respecto a su rival de Apple.  

Fitbit Ionic Watch

Paga sin contacto con Fitbit Pay.

Sarah Tew/CNET

Funciones extra: Fitbit Pay, música, audífonos   

Varias funciones nuevas de Fitbit Ionic apuntan a compensar su falta de datos celulares. Si con una conexión de datos lo que esperamos es comunicarnos con el mundo exterior, ya sea mediante mensajes, llamadas o pagos, este último cometido lo logra el Ionic mediante Fitbit Pay. 

La empresa adquirió Coin el año pasado, y Fitbit Pay es el fruto de esa transacción. El sistema de pago sin contacto funciona como Apple Pay, Samsung Pay y Android Pay. Mi colega Scott Stein dijo al respecto: "Lo probé con una tarjeta precargada para un pago de prueba y funcionó. El botón lateral activa la transacción." 

Aún no lo pude usar porque estoy esperando una actualización del app móvil, pero, según Fitbit, es compatible con las siguientes tarjetas de crédito en Estados Unidos: Bank of America, American Express, BECU (Boeing Employees Credit Union), Capital One (MasterCard y VISA), U.S. Bank, First Tech Federal Credit Bank. La seguridad, explica la empresa, está reforzada porque no guarda tu número de tarjeta sino que ejecuta un número diferente de tarjeta cada vez que se ejecuta una transacción. 

Otra función extra es la música, una solución que no me convence. A diferencia del Apple Watch o Android Wear, que utilizan el servicio de música Apple Play y Google Play, respectivamente, el almacenamiento de música de 2.5GB de Fitbit Ionic sólo se puede cargar a través de una computadora. Y eso es anticuado, lleva tiempo, más en una época que el consumo se está orientando a la música en streaming

En esta modalidad, Fitbit ofrece una única opción: Pandora, la aplicación de música con la que Fitbit se asoció. Spotify brilla por su ausencia. Pandora requiere de una suscripción premium para sincronizar las listas de reproducción en el Ionic, que es otra gran contra si es que usas la versión gratis de este servicio. 

Para complementar la experiencia de sonido, el reloj Fitbit Ionic es compatible con los audífonos inalámbricos Fitbit Flyer, que pueden emparejarse con el Ionic sobre Bluetooth. 

Estos audífonos se pueden sincronizar con dos dispositivos al mismo tiempo (esto lo probé y funciona a la perfección pero, para ser justos, tendrían que ser tres: el teléfono, la computadora y el reloj). Los Fitbit Flyer no me parecieron muy cómodos. Sí, resulta práctico que sean resistentes al sudor y que sean inalámbricos, pero no me sentí segura haciendo ejercicio con ellos. Sigo prefiriendo los Beats X por su forma ergonómica, sus audífonos intrauriculares que encajan a la perfección y su sonido impecable. Aquí pueden leer más sobre mi opinión de los Fitbit Flyer.  

Al igual que el Blaze, el Fitbit Ionic se conecta a las notificaciones de Android y iPhone (el reloj se sincroniza con Android, iOS y Windows). Sin embargo, no son interactivas. Las notificaciones aparecen en un feed para un rápido vistazo o se pueden desactivar. Estas alertas de mensajes de texto y llamadas podrían haber sido más complejas, como las de Pebble 2 (una empresa que compró Fitbit), que nos permitía responder mensajes al instante con emoji o pequeñas grabaciones con su micrófono. En este momento, si recibes una llamada la activas desde la notificación, pero tienes que tomarla desde el teléfono. 

Fitbit Ionic Watch

El nuevo reloj de Fitbit reproduce música y Fitbit también está vendiendo unos audífonos inalámbricos.

Sarah Tew/CNET

Esto se debe a que el teléfono carece de conexión celular. Si se conectara a LTE (y agregara micrófonos) podríamos contestar llamadas desde el reloj, o chequear brevemente Internet si alguno de los nuevos apps lo posibilitan. Recién ahora el Apple Watch Series 3 incluye datos, algo que ya teníamos con LG Sport Watch y el Samsung Gear S3. 

Básicamente, la diferencia es que podemos salir a correr sin el celular, confiando que el reloj nos puede comunicar de forma eficiente con el mundo exterior (algo que, tal como está Ionic en este momento, no se puede). De todos modos, esta falta de conexión celular la compensa con el sistema de pagos Fitbit Pay. 

Fitbit Ionic Watch

Pandora, Strava, Accuweather y Starbucks vienen preinstalados, pero los apps se pueden eliminar.

Sarah Tew/CNET

Un reloj excelente, que comparte la cima con el Apple Watch Series 3 

El reloj inteligente Fitbit Ionic estuvo disponible en todo el mundo a partir del 1 de octubre. En Estados Unidos lo puedes conseguir en puntos de venta como Amazon, Best Buy, Dick's, Kohl's, Macy's, REI, Target y Verizon a un precio de US$299.95. También se puede comprar desde la página de Fitbit. 

Es un salto de precio bastante grande respecto a los monitores de actividad física, sobre todo porque no hay un brinco enorme en cuanto a funciones (es más una continuidad de posibilidades de las pulseras, en vez de grandes cambios). Es más del doble de Fitbit Alta HR o Fitbit Charge 2, pero compite de cerca con el Apple Watch Series 3, que además ofrece conexión celular.

Sus posibilidades mejoradas son geniales --- como un GPS y lector de ritmo cardíaco afinado, una aplicación para móviles que cada vez se supera a sí misma, y la bienvenida futura de nuevas aplicaciones de terceros --- pero aún necesitaría elementos extra, como datos, mejoras en las actividades bajo el agua, entrenamientos que se inicien de forma automática o funciones interactivas, para que este reloj deje de ser un dispositivo pasivo, para convertirse en un aparato realmente activo, con el que podamos realizar acciones concretas en vez de sólo replicar la transmisión de datos de la muñeca al app móvil.

Sería interesante que en el futuro no se limite a recibir y registrar datos de nuestra salud, sino que podamos ejecutar tareas como contestar llamadas o conectarnos con el mundo mediante el reloj (dos grandes avances en este terreno han sido Fitbit Pay y las actividades de coaching). 

De todos modos, su precio de US$300 no es del todo descabellado por todo lo que promete, teniendo en cuenta cómo se compara con relojes premium como el Samsung Gear S3, el Apple Watch Series 2 y Series 3 o incluso relojes de Garmin equivalentes con GPS.

Por los datos, el Apple Watch Series 3 parece ser una competencia más sólida, al menos en papel. No obstante, será difícil para Apple batallar la monitorización tan exacta de entrenamientos, corazón y recorridos, la flexibilidad para pasar de una actividad a otra, la interfaz simple e intuitiva, y, sobre todo, la confianza que depositamos en estos dispositivos de Fitbit a la hora de medir exactamente todo lo que hacemos (incluso el sueño, y nuevas opciones de relajación con ejercicios de respiración). 

Fitbit Ionic Watch

El reloj tiene varios modos de ejercicio.

Sarah Tew/CNET


Más Productos

Más de los mejores productos

Todos los mejores productos