CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

Fitbit Flex 2 se puso a dieta y nada contigo en el agua

Siempre hay una primera vez para lanzarse a nadar. Y el Flex 2 ahora tolera ser sumergido hasta 50 metros.

Reproduciendo: Mira esto: Flex 2: El primer dispositivo de Fitbit que puede nadar...
1:22

Con su nuevo producto, el monitor de actividad física Flex 2, la empresa de tecnologías de vestir Fitbit se prepara para alegrar la vida a los nadadores. Es que, por primera vez, la empresa lanzó un dispositivo que no sólo resiste al agua (recordemos que el Surge toleraba salpicones y alguna que otra mojadura) sino que aguanta que lo sumerjas hasta 50 metros de profundidad.

Reproduciendo: Mira esto: Flex 2: El primer dispositivo de Fitbit que puede nadar...
1:22

Para activar esta función, que es la más novedosa de este producto, Fitbit dice que sólo tienes que indicar en la aplicación de tu teléfono inteligente que comenzarás a nadar. Y luego podrías monitorizar tu actividad en este mismo app. Puedes lanzarte a disfrutar en una piscina, el océano e incluso en la ducha, que Flex 2 controlará lo que haces bajo el agua y te contará tus logros, aseguran los fabricantes.

Según la empresa, Flex 2 seguiría tu recorrido en la piscina, la duración de tu entrenamiento acuático y la cantidad de calorías que quemas de este modo. En la versión preliminar del producto que nos enviaron para reseñar no pudimos probar esta función (sólo nos ofrecía las opciones caminar, correr y senderismo). Este producto que nos prestaron no está terminado, porque sale al mercado en octubre y aún la empresa está haciendo cambios. Por eso, consideren que aquí comentamos las primeras impresiones de un Flex 2 que está en proceso de producción.

Es muy delgado

Este nuevo Flex 2 tiene un diseño minimalista y 30 por ciento menos peso que su versión anterior, a la que reemplaza (y, si quieren aprovechar, Fitbit ofrecerá los Flex que se quedaron viejos en ofertas con US$20 de descuento).

Viene con bandas intercambiables en varios colores, para todos los gustos: negro, violeta, fucsia, lavanda, azul y amarillo, que se venden por separado a US$14.99 cada uno. El Fitbit en sí cuesta US$99.95, lo mismo que su antecesor. Si pensamos que nadie puede lucir elegante en el dispositivo Charge 2, no creemos lo mismo con el Flex 2. Probamos una de sus versiones de lujo en color metálico rosado y es un brazalete que podría combinar con un buen vestido o cualquier otra ropa de fiesta. Lo único malo de estos modelos es lo que cuestan: el plateado US$89.95, el dorado y rosa dorado US$99.95, y algunos accesorios de oro como un colgante salen US$99.95 y en plata US$79.95.

fitbit-flex-2-12.jpg

Así de elegante se ve el diseño metálico del Flex 2.

Sarah Tew/CNET

Para estas ediciones de lujo, que logran disfrazar a este brazalete de entrenamiento en un adorno muy lindo, Fitbit trabajó con diseñadores de la talla de Tory Burch, Vera Wang y Public School, una casa de moda urbana con la que cerraron un acuerdo durante la Semana de la Moda en Nueva York. Esta forma de vestir el Flex 2 como brazalete o colgante lo vuelve muy interesante para personas que no quieren renunciar a lucir bien para llevar un monitor de actividad.

El Flex 2 pesa tan poco que, por momentos, olvidé que lo tenía puesto. Se puede abrochar muy fácilmente y es tan maleable al tacto que se ajusta en mi muñeca a la perfección. Si el Charge 2, que es más voluminoso y menos flexible, me molestó bastante para algunos ejercicios, el Flex no me perturbó, para nada, en varias posiciones de entrenamiento y para dormir.

Simple, y sin esfuerzo

El Flex 2 es mucho más sencillo que el Charge 2: se limita a algunas funciones esenciales y logra que las alcancemos a monitorizar sin pensar demasiado.

En vez de una pantalla, el Flex 2 tiene un código de colores con luces LED que indican qué tanto has logrado tus objetivos físicos. Tiene cinco agujeros pequeños y se prenden cuando tocas el dispositivo con dos pequeños golpecitos. El agujero de arriba de todo enciende un color verde que indica que el Fitbit está prendido y los cuatro inferiores señalan el porcentaje de rendimiento físico que has alcanzado. En una meta de 10,000 pasos, por ejemplo, una sola luz encendida significa que has logrado el 25 por ciento, o sea 2,500 pasos.

Además, te avisa cuando alguien está tratando de hablar contigo por teléfono con una doble vibración o cuando te mandan un mensaje de texto. Al igual que Charge 2, te recuerda cuando has pasado más de una hora sin moverte, y te incentiva a andar al menos 250 pasos, una leve caminata para estirar las piernas.

También, como Charge 2, incorpora la tecnología de SmartTrack, que permite un seguimiento automático de diferentes tipos de actividades como caminar, correr y senderismo (lo que en inglés llaman hiking).

Recuerden que probamos una versión del Flex 2 que aún no está finalizada y les contaremos más cuando probemos la versión para el consumidor que saldrá al mercado a partir de octubre, aunque ya pueden comprarlo a la preventa por US$99.

Más Productos

Comparte tu opinión