CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

Fitbit Charge 2 sigue tu pulso, tus tipos de actividad física y hasta incentiva momentos de calma

Este nuevo monitor de entrenamiento con lector de ritmo cardíaco interpreta múltiples deportes, te compara con personas de tu misma demografía e incluye al descanso como factor clave para una vida saludable.

Reproduciendo: Mira esto: El Charge 2 de Fitbit registra tus actividades de forma...
1:30

Por definición, los monitores de actividad física se dedican al seguimiento y al registro constante de cada actividad que hacemos. Además de reconocer qué tipo de movimientos ponemos en marcha cada vez que lo usamos y cómo tu corazón responde, lo que Fitbit agrega con el nuevo seguidor de entrenamiento Fitbit Charge 2 es la atención a tus instantes de relajación, con un informe muy detallado de tu sueño y con sesiones de respiración que se ofrecen de forma personalizada en la aplicación que se sincroniza con el dispositivo de vestir.

Reproduciendo: Mira esto: El Charge 2 de Fitbit registra tus actividades de forma...
1:30

Diseño

Con su clásica banda de goma, viene en cuatro colores: negro, azul, verde y violeta. Elegí este último porque es el que me pareció más femenino, pero pude ver con mis propios ojos los otros y me parecieron muy bonitos también, y con una tonalidad sobria que hace que no brillen demasiado.

Colocarse en la muñeca el Charge 2 no es para nada difícil, es muy similar a colocarse un reloj deportivo (puedes mirar nuestra galería de fotos aquí). Pero, como todos los accesorios de este tipo, no luce demasiado a la moda, y no lo usaría para una cena o una fiesta. De todos modos, la empresa anunció una edición de lujo con bandas intercambiables de cuero, y habrá que esperar para ver. Las típicas de goma (que cuestan US$14.99) son también intercambiables.

fitbit-charge-2-24.jpg

Así se ve el Fitbit Charge 2.

Sarah Tew/CNET

El Fitbit Charge 2 tiene una pantalla OLED que es cuatro veces más grande que el modelo anterior y se puede leer de forma muy fácil la información que se nos presenta en ella: hora, día, los pasos que capta el podómetro, latidos, millas recorridas, calorías quemadas, escaleras subidas, actividad física realizada y pasos caminados por hora. Cada una de estas funciones está acompañada de una imagen vector que hace que reconozcamos cada una de forma inmediata ni bien las vemos (huellas, corazón, millas, fuego, escaleras, rayo y una figura humana), y se corresponden con los mismos símbolos en la aplicación Fitbit de nuestro teléfono inteligente.

Sincronización

Sincronizar el Charge 2 con el teléfono fue muy sencillo, y me llevó mucho menos tiempo que lo que me tomó un aparato similar, el Misfit Ray. Con este Fitbit, simplemente tuve que descargar la aplicación, leyó de forma fácil al wearable via Bluetooth y, luego de unos pocos pasos, rellenamos información personal como edad, sexo, peso y objetivos de entrenamiento. Como no me decidía rápido, el app eligió de forma automática que, por mi edad y género, tengo que tener una dieta de 2 mil calorías diarias y gastar un promedio de 10 mil pasos diarios.

fitbit-charge-2-23.jpg

Tienes que sincronizar tu Charge 2 con tu teléfono inteligente.

Sarah Tew/CNET


Acá encontré una novedad curiosa: si el Charge anterior te ofrecía la posibilidad de algunos juegos, el Charge 2 lleva a estos desafíos a otro nivel: te compara directamente con personas de tu mismas características (peso, edad, sexo) y te dice qué tan sano estas. Esta es una función que no me convence del todo: con tantos atributos físicos y modos de vida que exceden estas variables, me parece un poco arbitraria la comparación. Lo tengo que probar más tiempo, pero mi primera impresión es que puede que algunos días me motive a seguir, y que otros días (esos más inactivos) me desanime un poco.

Multideporte, mientras sea cardio

Una de las posibilidades más publicitadas por Fitbit es la capacidad del Charge 2 de reconocer de forma automática la actividad que estés haciendo. Si el Charge te pedía que ingreses de forma manual el deporte que estás haciendo, el Charge 2 limita la configuración humana al mínimo. Y la ley de menor esfuerzo lo agradece mucho.

En mis menos de 48 horas con el dispositivo, lo probé en reposo, caminando, corriendo y haciendo yoga, y esta última actividad no la supo reconocer. Y tampoco me resultó muy cómodo para hacer yoga, su pulsera es aún demasiado ancha para la posición downdog (con los brazos estirados hacia adelante y las caderas hacia atrás, mirando el suelo) y presiona demasiado mi muñeca, por lo que quedó medio irritada luego (algo que no me sucedió con el Flex 2, que es mucho más flexible). Para actividades de estiramiento, preferí sacármelo. Pude agregar la actividad de forma manual luego de hacerla, que no es lo ideal pero es algo.

Un modo nuevo que permite el Charge 2 es el entrenamiento por intervalos, algo muy útil para los deportistas que les guste variar su rutina de ejercicio e intercalar momentos de mayor intensidad con otros de menor gasto. Este modo lo pude activar tocando el botón físico que está en la parte izquierda del Charge 2, donde aparecen diferentes formas de hacer gimnasia (correr, pesas, cinta, elíptico, bicicleta e intervalos).

El Charge 2 , que no tiene GPS propio a diferencia del Surge, está sincronizado con el GPS de tu celular. Al conectarlos, tendrás en tu aplicación un mapa detallado de tu recorrido al que puedes acceder post-entrenamiento.

El Charge 2 distingue muy bien el caminar de correr, y hace una sumatoria del total de tu actividad física y todo queda registrado de forma instantánea en la aplicación. También pude agregar lo que comí ese día (y hasta puedes tomar una foto, pero esto no me anduvo muy bien en estos primeros intentos), y hace un cálculo calórico de cada plato. Al final del día, puedo comparar la cantidad de calorías ingeridas versus quemadas. Para controlar tu peso, lo que comes y para unirlo a redes sociales Fitbit tiene arreglos con algunas aplicaciones, pero me costó encontrar una forma fácil de configurar esto desde la aplicación para el celular.

Lector de pulso cardíaco y de sueño, pero a no sobre-interpretarlos

Al igual que el Charge, el 2 tiene un lector de pulso cardíaco que es muy preciso. En la presentación de Fitbit uno de los ingenieros que hizo el producto me aconsejó usarlo a la distancia de un dedo sobre donde comienza la mano. Cambiarlo a esta posición hizo que lea mejor mis latidos y, por algún motivo, capta mucho mejor mi mano izquierda que la derecha, algo que tal vez tenga que ver con que uso menos esa mano y entonces el dispositivo queda más quieto.

Mide mi corazón en modo de reposo y en actividad, pero no nos tenemos que guiar demasiado por esto porque, en un momento durante mi jornada de trabajo estaba tomando mate (una bebida estimulante con tanta cafeína como el café) y mis pulsaciones se dispararon. Por eso, hay que tener cuidado a la hora de interpretar lo que significan esas pulsaciones.

Algo similar me sucedió con el monitoreo de mi sueño, hay indicaciones que pueden dar lugar a lecturas equivocadas. Pero aunque mi impresión fue de que tuve una excelente noche de 7 horas de sueño, la aplicación me dijo que de ese lapso hubo 53 minutos mal dormidos, y que estuve "inquieta" 17 veces. No sé si este tipo de sobre-información aporta demasiado a mi rutina, y he escuchado casos de personas que exageran el significado de estos datos y acuden al médico por un problema de dormir que no existe. De todos modos, agradezco tantos detalles y espero no obsesionarme.

Un gran plus que tiene el Charge 2 es el despertador silencioso: fue una de las mejores formas de amanecer que he probado en mi vida (hace una vibración muy suave pero insistente, que es como si alguien te tocara la mano).

Pero el sueño no es el único indicador para medir el tiempo de descanso. Charge 2 destaca la importancia de que dediquemos tiempo a aprender a relajarnos y a descansar, componentes claves de una buena vida.

Otras señales que emite el Charge 2 son las llamadas telefónicas (hace dos vibraciones prolongadas que te avisan que alguien está tratando de contactarse contigo) y los mensajes de texto y de redes que consideres importantes para ti, que puedes indicar en la aplicación de tu celular.

250 pasos por hora y a dedicarle tiempo al descanso

Para mantener un estilo de vida activo, Fitbit considera que tenemos que caminar al menos 250 pasos cada hora. Si no lo hacemos, Charge 2 se quejará con una breve vibración que es muy fácil de ignorar. De hecho, no le he prestado atención durante las horas de trabajo, lo que me obliga a compensar en el tiempo libre.

Esto habla muy mal de mi porque, en verdad, 250 pasos son muy fáciles de cumplir: basta caminar 200 metros o bajar y subir dos pisos de escaleras. Quién se lo propone, puede lograrlo. Y, de esta forma, el dispositivo te anima a combatir el sedentarismo. Si te molesta este aviso, puedes desactivarlo en la configuración de tu aplicación.

Una novedad del Charge 2 es que te entusiasma a compartir tus logros con otros, mediante más juegos y premios que a mi no me provocan demasiado, al menos que más amigos se sumen al desafío (no hay nada más aburrido que estar en una red social en la que no tienes gente). Desde tu panel diario, puedes compartir tus logros en las plataformas que más te gusten.

La batería del Charge 2 dura 5 días y 5 noches, promete la empresa. El Charge 2 está disponible a partir de septiembre, y cuesta US$149.45. Las pulseras de colores se venden por separado, a US$29.95 cada una y si las quieres de cuero salen US$69.95. En el futuro, planean hacer versiones en metal por unos US$179.95, por si la coquetería puede más que tu bolsillo.

Más Productos

Comparte tu opinión