CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas

Apple MacBook Pro with Touch Bar (15-inch, 2016): análisis

MacBook Pro con Touch Bar: Apple se adelanta al futuro, pero con sacrificios importantes

Más Productos

Lo bueno En términos de resolución y tamaño, la pantalla es hermosa. El rendimiento es bueno en apps como Photoshop, Lightroom y Final Cut Pro. La Touch Bar es una adición interesante.

Lo malo El precio es muy alto en comparación con su competencia y versiones previas de la MacBook Pro de 15 pulgadas. Apple debería dar la opción de configurar sin Touch Bar y con entrada SD y puerto USB tradicional.

Conclusión La MacBook Pro se adelanta a un futuro con menos puertos y conexiones, pero a un costo. La unión entre software y hardware sigue siendo una fórmula ganadora y es apta para creativos no tan exigentes que esperaban una actualización.

Calificación
de los editores

8.3 Total
  • Diseño 9.0
  • Funciones 8.0
  • Desempeño 8.0
  • Batería 8.0
  • Soporte 9.0
Óscar Gutiérrez/CNET

Desde hacía años, una plegaria se escuchaba en la industria de las computadoras: la MacBook Pro necesitaba una actualización tan pronto como fuera posible -- tomando en cuenta que la última gran novedad fue la pantalla Retina agregada en 2012.

La industria de computadoras Windows con mejores y atractivos diseños, además de livianas y poderosas, acechaban a las Mac y a su fiel pero impaciente séquito en el mercado de la creatividad y la edición.

Apple respondió a estas peticiones en octubre pasado con el lanzamiento de tres computadoras Pro. Dado que esto coincidió con la celebración del 25 aniversario de la primera portátil de la manzana, se esperaba que Apple aventaría la casa por la ventana en diseño, hardware y funciones.

Dos portátiles de 13 pulgadas y una de 15 pulgadas (dos de ellas con una barra de herramientas OLED llamada Touch Bar, la mayor novedad del trío) pareció ser la respuesta tibia de Apple a la plétora de notebooks con pantalla táctiles y su insípida forma de satisfacer el hambriento mercado de profesionales.

Es claro que la versión de entrada de la MacBook Pro de 13 pulgadas y sin Touch Bar está destinada a usuarios no profesionales que añoraban una Air con pantalla Retina. La versión de 13 pulgadas con la barra OLED está destinada para el mercado medio, en el que los usuarios quieren lo más nuevo de Apple pero manteniendo la portabilidad de una computadora de ese tamaño.

En cuanto a la MacBook Pro de 15 pulgadas, se trata de una computadora hecha, de pies a cabeza, para el mercado creativo que esperaba una actualización, y resultó ser la joya de la más reciente línea de portátiles de Apple. Ese es el modelo que vamos a analizar.

Unidad de análisis

Tamaño de pantalla/resolución 15 pulgadas, resolución de 2,880x1,800
CPU 2.6GHz Intel Core i7-6820HQ
Memoria RAM 16GB DDR3 SDRAM 2,133MHz
Tarjeta gráfica 2,048MB Radeon Pro 455 / 1,536MB Intel HD Graphics 530
Almacenamiento 256 SSD
Conectividad 802.11ac, Bluetooth 4.2
Sistema operativo MacOS Sierra 10.12.1

Diseño: un deleite

La MacBook Pro de 15 pulgadas en gris espacial es muy bonita con un diseño robusto y metálico

Óscar Gutiérrez/CNET

Apple nos tiene acostumbrados a diseños en aluminio unibody y la MacBook Pro de 15 pulgadas no es la excepción.

La portátil de 2016 cambió levemente en comparación con la generación pasada -- y antes de esa. A los costados del teclado, la MacBook Pro mantiene las rejillas de diminutos orificios que dejan bufar a las bocinas y los woofer (altavoces de baja frecuencia) que están por debajo de ellas. La portátil también mantiene los enormes marcos alrededor del teclado y los biseles en la pantalla siguen siendo negros, pero más pequeños en grosor.

Pareciera que no hay muchas novedades en el exterior de la nueva Pro de 15 pulgadas, pero además de la adición del tono gris espacial, hay cambios estéticos y funcionales.

El teclado tipo Mariposa y la Touch Bar

Óscar Gutiérrez/CNET

La MacBook Pro en tono gris espacial es muy bella, algo que ya se podía esperar dado que la MacBook de 12 pulgadas utiliza el mismo tono desde hace un par de años. La nueva laptop luce elegante y definitivamente grita premium en cada centímetro de su cuerpo metálico. No es tan oscura como el negro de las MacBook de policarbonato de hace varios años, pero el gris espacial es muy bonito.

A falta de saber qué tan resistente a rayaduras podría ser, me gustaría ver una MacBook en tono negro mate o negro brillante del iPhone 7.

La ausencia de la manzana brillante

No me gustaría mencionar los nombres, pero muchas personas que conozco tienen una Mac porque les gusta que encienda el logo de la manzana. Tristemente (para ellos), la nueva línea de portátiles -- desde la de 12 pulgadas, hasta la de 15 pulgadas y exceptuando la Air -- ya no tiene una manzana que se ilumina.

En su lugar, se encuentra una manzana en un tono más oscuro que el resto del cuerpo de la computadora y que puede brillar por el choque entre el aluminio y una luz -- natural o artificial -- que dé directo al logo. A mí me gustó, la Mac se ve muy bien así y quiero pensar que no habrá personas que compren (o no compren) una de las nuevas Mac sólo por la ausencia de luz en el logo de la computadora.

Algo que sí sigue brillando gracias a la retroiluminación es el teclado, que ha sido renovado con la segunda generación del tipo "Mariposa" de Apple. Está casi al ras del chasis y si vienes de una computadora con teclado tradicional, puede que te lleve un tiempo adaptarte al nuevo, el cual facilita la presión de las teclas al aminorar el "tiempo de viaje" entre tecla y tecla. Me di cuenta que escribía más rápido, aunque no sé si es porque presiono las teclas con mucha fuerza. Además, el ruido de clic sobre ellas me llega a sacar de quicio.

Desempeño: cumple relativamente bien

Óscar Gutiérrez/CNET

La MacBook Pro de 15 pulgadas es, en teoría, el sueño de todo usuario del ecosistema de Apple que se dedica a la creatividad en video, fotografía, edición y demás ramas similares. La Mac de 15 pulgadas es, por excelencia, la herramienta perfecta para los creativos... o al menos lo había sido.

Al llegar al mercado, la Pro no estuvo exenta de críticas por la falta de puertos SD y USB tradicionales (un tema que vamos a tocar más adelante). Sin embargo, la crítica también llegó de creativos por la falta de hardware debajo del chasis de la Mac para ofrecer una experiencia más placentera a la hora de editar video en 4K, aplicaciones exigentes y juegos demandantes.

Tras unas semanas de uso, mis hallazgos han sido interesantes.

Jugar World of Warcraft y StarCraft II ha sido placentero, puedo jugar a una resolución y a una velocidad de cuadros por segundo modesta y el juego fluye como el agua. No es una computadora para gaming a fondo y profesional -- creo que en ese caso conviene una portátil explícitamente hecha para ello, o queda la opción de crear una computadora al gusto de cada uno.

Durante las sesiones largas de juego, el ventilador empieza a hacerse presente con un ruido poco notable y la parte inferior de la computadora en donde están las tomas de aire para el ventilador, apenas si se calienta. De vez en cuando usé la computadora sobre mi regazo y la sensación de calor tampoco es mucha.

En video y fotografía sucede algo similar.

No me considero un profesional en video y edición de fotografía, pero lo hago más que un usuario promedio. Edito fotos en Lightroom y Photoshop (de Adobe) y edito video (en diferente resolución entre 1080 y 4K) con Final Cut Pro. Mi biblioteca de fotografía es de cerca de 500 GB y mi apartado de video es de unos 300 GB.

Para editar fotografías, la MacBook Pro hace un trabajo estupendo. El único problema es que a veces tarda un poco en cargar las imágenes pero es porque (en parte) utilizo un disco duro externo un poco viejito y con puerto USB 3.0. La velocidad no es óptima (tomando en cuenta que uso un adaptador).

En cuanto a edición, las aplicaciones se ejecutan con fluidez. Ninguna de las dos le da tarea suficientes a la Mac como para encender a toda velocidad los ventiladores. A veces, al editar archivos de 20MB, es que la Mac se llega a trabar o ralentizar en el cambio de un app a otro.

Tanto Photoshop como Lightroom están adaptadas para mostrar menús y opciones rápidas en la Touch Bar, pero después de varios días ni siquiera giro la barra para ver las opciones, pues es tanta la costumbre de usar el teclado y los atajos que la Touch Bar parece un aditamento bonito (pero no útil) y ya.

Más Productos

Cultura popular

Comenta Apple MacBook Pro with Touch Bar...