CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Apple MacBook Pro with Touch Bar (15-inch, 2016) análisis: MacBook Pro con Touch Bar: Apple se adelanta al futuro, pero con sacrificios importantes

Óscar Gutiérrez/CNET

En cuanto a video, recientemente edité uno en 4K de 12 minutos, y el material crudo que usé como fuente fue de alrededor de una hora (en 4K). Sin tener que explicarlo, se trata de material de un tamaño inmenso.

Para recortar, editar y agregar efectos, la MacBook Pro enciende los ventiladores como cuando un corredor da un suspiro antes de competir en los 100 metros. Después de encenderla, Final Cut Pro y la Mac trabajan de la mano y nunca se sueltan. El resultado es una edición fácil, sencilla, ágil y sin sufrir trabas durante todo el proceso.

El único momento en que la Mac sí tiene destellos de retraso es al renderizar el archivo -- todo ese proceso que se necesita para exportarlo y tenerlo listo para llevarlo a otras plataformas. El proceso consume una gran cantidad de memoria RAM y usar al mismo tiempo la computadora para otras tareas puede ser un tanto desesperante debido a una que otra ralentización en la ejecución de procesos.

He puesto mi ejemplo para hacer saber a aquellas personas (creativas) que hagan más tareas --y por ende necesiten de más poder de procesamiento-- que la computadora se comporta bien en algunos escenarios, y deja mucho que desear en otras. Si lo que harás es mucho más exigente que lo que yo describí (como editar video en 8K, largas sesiones de programación o editar en resoluciones más altas), quizá la computadora no valga la inversión.

La batería logra (casi) lo que promete

Apple dice que la MacBook Pro de 15 pulgadas tiene una batería que dura hasta 10 horas mientras se navega por Internet. Es claro que las mediciones de cualquier fabricante son bajo ciertos escenarios (como el brillo de pantalla a la mitad, sin ejecutar aplicaciones en segundo plano, etc.) que ningún usuario promedio llega a cumplir.

Lo cierto es que al usar la Mac sin conectarla a la toma de corriente ofrece (al menos en mi experiencia) alrededor de 5-7 horas de duración con una carga. Esto durante periodos en los que usé Chrome, Safari, Reeder, Spark, Tweetbot, iTunes (en pantalla completa), sesiones livianas de Lightroom y WhatsApp.

Si tu jornada es ligera al salir de casa por la mañana, es muy probable que no necesites llevar el cargador en el maletín. Ahora bien, lo mejor será llevarlo por las dudas, pues el cargador de la Pro de 15 pulgadas es Thunderbolt y casi ninguna otra computadora tiene dicho conector.

El dilema de los nuevos puertos

Sin conectores especiales o cables Thunderbolt, la MacBook Pro te hará jalarte los cabellos

Óscar Gutiérrez/CNET

Las críticas para Apple no se hicieron esperar apenas se lanzaron las nuevas MacBook Pro, pues ninguna de ellas mantiene la entrada para tarjetas SD o un USB anterior al Tipo C. Esto es un verdadero problema para todo usuario que aún utiliza los cables USB tradicionales y sobrevive de las tarjetas SD. No conozco a un solo creativo que no importe sus fotografías o videos por otra vía que no sea la tarjeta SD.

Apple dice que las cámaras ya integran Wi-Fi y así es como se pueden importar las fotografías; pero como fotógrafo apasionado puedo decir que se utilizan más de dos tarjetas SD por cámara y resulta más fácil colocar la tarjeta en la computadora que sincronizar por medio de Wi-Fi, Bluetooth o cable USB -- sin contar el tiempo que lleva hacerlo mediante otra forma que no sea por medio de la tarjeta.

También en 2016, Apple quitó la entrada para audífonos en el iPhone y eso no fue ta problemático. En la Mac se mantuvo dicho puerto porque, según explicó la compañía, la MacBook Pro de 15 pulgadas se utiliza en estudios de grabación. Ahora bien, yo me pregunto por qué se mantuvo dicho puerto y se quitó el de tarjetas SD, si la MacBook Pro también es clave en estudios de fotografía y video.

No me acostumbro a la falta de una tarjeta SD o al uso de adaptadores para la Mac, y tampoco entiendo por qué Apple haría un cambio tan agresivo para el usuario, tomando en cuenta que tanto el USB tradicional como la tarjeta SD son imprescindibles actualmente. Sin embargo y como en otras ocasiones ya se ha comprobado (como pasó con la desaparición del lector de CD o la entrada Ethernet), el tiempo le dará la razón a Apple.

La Touch Bar es útil, pero no imprescindible

La Touch Bar es la mayor novedad de la MacBook Pro de 2016

Óscar Gutiérrez/CNET

La novedad: a la MacBook Pro de 13 y 15 pulgadas le agregaron una barra táctil llamada Touch Bar, que está por encima del teclado y sustituye a las viejas y conocidas teclas de función. En poco más de dos semanas de uso, la verdad es que la Touch Bar es más estorbo que ayuda.

Mientras que escribo este texto en el app Bear, la Touch Bar me está mostrando los ajustes de iTunes. Puedo quitar las opciones de iTunes al presionar un icono de X. Una vez que los quité, ahora aparecen la tecla ESC, una tecla para invocar el menú personalizado del app en ejecución; otro botón para el brillo, sonido y uno más para Siri.

Generalmente uso las teclas de función para invocar el Launchpad (en donde se ordenan todas las aplicaciones) y también para abrir Mission Control y ver todas las aplicaciones que tengo abiertas. Hacer estas tareas en un teclado convencional me toma un clic de distancia; hacerlo en la Touch Bar me toma dos, tres o más toques en la barra.

En todo el tiempo que usé la MacBook Pro no me pude acostumbrar a la barra. Me encuentro con el dedo levantado sobre la barra en espera de descifrar qué tecla debo pulsar para conseguir lo que quiero. Quizá lo único positivo de esta barra es que usé a Siri más de lo que la había usado en otras Mac (e incluso más que en el iPhone).

La barra Touch Bar no debe ser un punto decisivo a la hora de comprar la MacBook Pro, ya sea la de 13 o 15 pulgadas... al menos no por ahora.

Conclusión

Óscar Gutiérrez/CNET

La MacBook Pro de 15 pulgadas con Touch Bar llegó al mercado como la portátil de Apple para los creativos; y en papel, la computadora parece lograrlo. Tiene 16GB en RAM, pantalla de 15 pulgadas de alta resolución Retina, un enorme trackpad para maniobrar archivos, puertos Thunderbolt de rápida transferencia, batería de larga duración y la nueva barra Touch Bar que simplificará las tareas.

En la práctica, la computadora cumplió con las tareas más sencillas. En el manejo de archivos dentro de aplicaciones exigentes o en sesiones de videojuegos en computadora, la MacBook Pro cumple con lo necesario pero sin alcanzar un desempeño sobresaliente como para compensar su alto precio.

La MacBook Pro de 15 pulgadas con Touch Bar puede ser una excelente opción para las personas que la puedan pagar, aún teniendo en cuenta que el precio es excesivo en comparación con computadoras rivales que tienen características comparables, o una configuración mejor. La ausencia de los procesadores Intel Kaby Lake de séptima generación también es un punto negativo, pues hay portátiles con Windows que ya lo incluyen desde este año.

La MacBook Pro es bella y poderosa, pero no amerita el gasto... no por ahora.

Óscar Gutiérrez/CNET

La barra OLED y el tono gris espacial es la mayor novedad en esta generación de computadoras. Dicho eso, no son suficientes novedades como para justificar su precio que inicia en US$2,399. Si vienes de una computadora que aún da batalla y que aguanta todo tipo de tarea que le avientes, el salto a la MacBook Pro de 15 pulgadas no es necesario.

En la MacBook Pro de 15 pulgadas, los creativos tienen una buena opción de computadora si es que están sujetos al ecosistema de Apple. Sin embargo, cada vez hay más y mejores opciones de la plataforma Windows, y por primera vez, recomendaría a los creativos más exigentes que echen un ojo a esas computadoras portátiles antes de decantarse por la Mac.

La MacBook Pro sacrificó puertos importantes con el afán de adelantarse al futuro, como suele hacer Apple. En el presente, eso es un punto negativo para la portátil, y aunque en unos años no tengo la menor duda de que usaremos puertos Thunderbolt o USB tipo C, por ahora no encuentro una justificación para pagar por adelantarse a un cambio que vendrá -- pero que todavía no está aquí.

Más Productos

Más de los mejores productos

Todos los mejores productos