Esta es la MacBook Pro de 16 pulgadas, que puede ser fácil de confundir con la versión de 15 pulgadas que llega a sustituir.

Óscar Gutiérrez/CNET

Lo primero que hice cuando vi la MacBook Pro de 16 pulgadas fue dar un grito de júbilo porque la Touch Bar, una de mis principales quejas en la MacBook Pro de 15 pulgadas desde que llegó –para quedarse, fue solucionada en la Pro de 16 pulgadas con la tecla ESC.

MacBook Pro (2019, 16 pulgadas)

CNET en Español recibe una comisión cuando le haces clic en estas ofertas.

Lo que nos gusta

  • La pantalla es más grande y de mejor resolución.
  • Hay mejoras en procesador, GPU, RAM y almacenamiento.
  • El sonido ha mejorado bastante.
  • El teclado es más cómodo.
  • Mantiene precio base del modelo de 15 pulgadas.

Lo que no nos gusta

  • El precio, aunque similar al modelo previo, sigue siendo alto.
  • Touch Bar sigue generando dudas.

Apple entendió que la tecla ESC debía ser física y no ser una parte de la Touch Bar y que puede desaparecer si la barra no se utiliza. En la Pro de 16 pulgadas esta tecla vuelve a ser física, pero las novedades van mucho más allá del regreso de la vieja tecla.

MacBook Pro de 16 pulgadas: Características importantes

  • Pantalla de 16 pulgadas (IPS) con gama de colores P3
  • Resolución 3,072x1,920 (226 pixeles por pulgada). Resoluciones compatibles: 2,048x1,280; 1,792x1,120; 1,344x840 y 1,152x500.
  • Brillo de 500 nits
  • True Tone en pantalla
  • Frecuencia de actualización: 47.95Hz, 48Hz, 50Hz, 59.94Hz, 60Hz
  • Procesador: Intel Core i7 (seis núcleos, 2.6GHz) o Core i9 (ocho núcleos, 2.3GHz)
  • Almacenamiento: 512GB, 1TB, 2TB, 4TB y hasta 8TB en estado sólido
  • 16, 32 o 64GB en RAM
  • Gráficos: AMD Radeon Pro de 4 o 6GB
  • Puertos: Thunderbolt 3 compatibles con USB-C, DisplayPort; puerto de audífonos
  • Conectividad: Wi-Fi 802.11ac; Bluetooth 5.0
  • Cámara FaceTime HD (720p)
  • Batería de hasta 11 horas de navegación Web (batería integrada de 100 Wh y carga con cargador de 96 W)
  • Dimensiones: 1.62x35.79x24.59cm
  • Peso: 2kg

MacBook Pro de 16 pulgadas: Precio y disponibilidad

Apple anunció la MacBook Pro de 16 pulgadas desde octubre de 2019, pero su disponibilidad ha variado. Actualmente la computadora portátil ya se puede comprar en tiendas oficiales y distribuidoras de la manzana en Estados Unidos, México y España, entre otros países.

Hay pocos cambios estéticos, pero importantes

Óscar Gutiérrez/CNET

Tuve muy pocas quejas de la MacBook Pro de 15 pulgadas en cuanto a su diseño y de hecho solo un par son importantes para mí. La falta de una tecla ESC física, así como la ausencia de la entrada para tarjetas SD, fueron los puntos más a criticar del modelo anterior (y de todos aquellos modelos desde el lanzamiento de la Touch Bar).

Apple, al menos, corrigió el tema de la tecla ESC en el modelo de la MacBook Pro de 16 pulgadas.

A diferencia de la Pro de 15 pulgadas, Apple modificó la Touch Bar en la de 16 pulgadas y ahora está cortada en tres secciones: la primera parte, en la zona izquierda de la Touch Bar, es la nueva tecla ESC, luego sigue toda la barra que puede modificarse y cambiar dependiendo del app en uso, y en la parte derecha está Touch ID que también es ahora una parte independiente del teclado.

Solo los usuarios con una MacBook con Touch Bar saben lo horroroso que es tener que tocar dos veces la barra OLED cuando se quiere simplemente presionar la tecla ESC, una tarea que debería poder hacerse en un solo acto. La existencia de la Touch Bar sigue siendo algo que no entiendo, pues más allá de utilidad me sigue pareciendo que complica y alarga las acciones, sobre todo cuando la barra se apaga.

El retorno bien recibido de la tecla ESC y es un cambio en una dirección correcta. Apple no va a reconocer que la Touch Bar es una idea que no ha tenido muy buena recepción de los usuarios, pero al menos la tecla ESC es un cambio bien hecho. Esperaría que Apple permita a los usuarios optar o quitar la Touch Bar, algo que no solo sería de utilidad a los usuarios sino que podría recortar el precio.

Aún espero que Apple tome la decisión de regresar la entrada para tarjetas SD, aunque la empresa me ha dicho que no se contempla esta opción.

Un teclado nuevo no tan nuevo

Óscar Gutiérrez/CNET

Con la llegada de la barra Touch Bar, Apple también colocó un nuevo teclado que usaba una nueva tecnología llamada mecanismo mariposa. Este funcionamiento daba pie a teclas de menor tiempo de viaje (como se refiere al movimiento que hacen los dedos de tecla a tecla), pero también ofrecía menos rebote y algunos usuarios (entre los que me incluyo) podrían sentir que el tecleo es más duro.

Pero quizá el problema más grave del teclado mariposa es que es fácil de verse afectado por cualquier elemento que se pueda filtrar a su mecanismo. Apple sufrió demandas, quejas públicas y tuvo que lanzar un programa gratis de reemplazo de teclados afectados. Incluso, Apple lanzó varias revisiones del teclado mariposa, aunque, como ya lo sabemos, optó por retomar el teclado tijera que es el ampliamente usado en la industria.

La MacBook Pro de 16 pulgadas es la primera portátil de Apple, desde la llegada de la Touch Bar, en usar el teclado tijera. Y al parecer no será la última, pues Apple adoptaría este mismo teclado a la MacBook Pro de 13 pulgadas y la MacBook Air de las mismas medidas. Según reportes, estos dos modelos que están por llegar al mercado tendrán un incremento de tamaño para pasar de 13 a 14 pulgadas sin aumentar su cuerpo drásticamente.

Así es el nuevo teclado y Touch Bar en la MacBook Pro de 16 pulgadas.

Óscar Gutiérrez/CNET

El nuevo teclado, que no es tan nuevo porque otras fabricantes e incluso Apple lo han utilizado, es una dicha con respecto al teclado mariposa. Es tan relajante escribir en la MacBook Pro de 16 pulgadas que, creo, Apple debería lanzar un programa de reemplazo para que cualquier usuario que quiera pasar del teclado mariposa al tijera lo pueda hacer sin tener que pagar. Esto en la medida de lo posible por cualquier incompatibilidad y cambio interno.

El teclado no cambia drásticamente en diseño, pero en cuanto empiezas a escribir recordarás por qué no muchas personas se encontraron contentas con el teclado mariposa. Yo, por ejemplo, tengo una MacBook Pro de 15 pulgadas que solo uso cuando le conecto un teclado externo, pues escribir todo el día en el teclado mariposa es cansado. Ahora, en la MacBook Pro de 16 pulgadas, es otra vez muy cómodo volver a escribir.

Sentimientos encontrados con la Touch Bar

Óscar Gutiérrez/CNET

La Touch Bar sigue en la MacBook Pro de 16 pulgadas — y yo sigo sin usarla. Quizá en el único momento en que uso la barra de atajos es para encontrar algún emoji cuando estoy escribiendo. Pero de esas poquísimas ocasiones en fuera, jamás volteo siquiera a verla.

Espero que las divisiones que Apple hizo en esta ocasión, al separar Touch ID y la tecla ESC, sea porque en algún momento, irremediablemente, la Touch Bar pueda desaparecer. Como bien dice mi colega Dan Ackerman, es una de las características menos usadas entre los usuarios de una Pro con Touch Bar.

Que no se entienda como algo negativo: la Touch Bar puede resultar útil para muchas personas, pero para aquellos que ya están acostumbrados a un flujo de trabajo desde años antes de la existencia de esta Touch Bar, es complicado y más laborioso el usar la Touch Bar, pues por lo regular usarla agrega uno o dos pasos extra para realizar una acción. Como dicen por ahí, los viejos hábitos tardan en morir. Y quién sabe qué tarde más en morir: los viejos hábitos o la Touch Bar.

Un sonido más potente

La MacBook Pro de 15 pulgadas, en cualquiera de sus presentaciones, ha sido una de las portátiles que mejor sonido tienen, pero lo conseguido en la MacBook Pro de 16 pulgadas es algo de otro mundo. Apple coloca ahora seis bocinas debajo del chasis de la MacBook, tiene doble woofer (para amplificar los bajos) y un arreglo de tres micrófonos.

El sonido es increíblemente fuerte para unas bocinas en una computadora, pero lo que es aún más increíble es lo bien que suena. Me sorprende que al tener el sonido de la computadora a un 70 u 80 por ciento de su capacidad, las bocinas sigan sonando muy bien y sin generar vibración sobre el teclado, permitiendo que la escritura o cualquier acción que se esté haciendo no se vea afectada.

No soy una persona que utilice mucho las bocinas de las computadoras, pero seguramente los productores o músicos sí saquen provecho de las bocinas que suenan mejor y más fuerte. 

Los micrófonos, me comentó Apple, son suficientes como para grabar desde la computadora un podcast sin necesidad de tener un enorme equipo. Escuché también una grabación hecha desde los micrófonos y me dejó sorprendido con la buena calidad y el casi nulo ruido que se escucha. También, hice una grabación con los micrófonos de la Mac en un ambiente normal (mi oficina) y el desempeño estuvo bastante aceptable. Para las personas que quieren comenzar en los podcasts o no tienen un micrófono a la mano, los tres integrados en la MacBook Pro serán más que suficientes.

Una pantalla apenas más grande sin afectar al cuerpo de la Mac

Óscar Gutiérrez/CNET

Sí, si estás preguntándote si la MacBook Pro de 16 pulgadas es más grande que la MacBook Pro de 15 pulgadas, la respuesta es sí. Pero la diferencia es apenas notable.

Y, si además te estás preguntando si la nueva Pro es más pesada, la respuesta también es sí. Entonces, ¿vale la pena comprar esta computadora a pesar de ser más grande y pesada? Si la necesitas y la utilizas, posiblemente sepas que una computadora de este tipo, si bien es portátil, rara vez la vas a mover de tu escritorio y quizá la tengas conectada a uno o dos monitores externos.

La MacBook Pro de 15 pulgadas y ahora en su versión de 16 pulgadas es una computadora potente y al mismo tiempo pesada, pues está pensada para ofrecer poder sin ser tan grande como un iMac y al mismo tiempo ofrecer algo de portabilidad.

La nueva Pro de 16 pulgadas tiene medidas de 35.79x24.59x1.62cm, mientras que su antecesora es de 34.93x24.07x1.55cm. Como te podrás dar cuenta, las diferencias son pequeñísimas. Y en cuanto al peso, la MacBook Pro de 16 pulgadas es de 1.95 kilos, mientras que la Pro de 15 pulgadas pesa 1.82. Y esa pequeña diferencia en dimensiones y peso están bien excusadas tomando en cuenta las mejoras en rendimiento, mejor sonido y más pantalla.

El rendimiento está al nivel de lo deseado

De ninguna forma me creo un usuario que exprima una computadora profesional como lo haría algún desarrollador creando la siguiente gran aplicación o un arquitecto creando una torre de departamentos. Pero a mi nivel de uso, que abarca el uso de Photoshop con archivos de unos 40GB, fotografías en Lightroom de unos 40MB cada una y videos 4K en Final Cut Pro, sin mencionar los juegos casuales de Apple Arcade, la MacBook Pro estuvo sobrada.

Todas las tareas las realiza muchísimo más rápido que mi iMac 5K de 27 pulgadas y ni se diga comparando las ejecuciones con la MacBook Pro de 15 pulgadas (modelo de 2015) de mi esposa. En comparación con mi iMac, los tiempos son el doble de rápido y frente a la Pro de mi esposa son hasta cuatro veces más rápido. Una exportación del mismo paquete de fotos a Lightroom tarda unos dos minutos en la nueva Pro de 16 pulgadas, casi cinco minutos en la iMac y cerca de 10 minutos en la Pro de mi esposa. Además, la Pro de 16 pulgadas no suena ni un poco su ventilador, mientras que las otras dos parece que corredores terminando un maratón.

Óscar Gutiérrez/CNET

Por supuesto, hay diferentes configuraciones de MacBook Pro y dependerá de la finalidad para comprar una unidad que se apegue a los requisitos de cada persona. La MacBook Pro de 16 pulgadas, sin embargo, tiene el mismo precio base —de US$2,399— que el modelo base (ahora extinto) de la MacBook Pro de 15 pulgadas, pero ahora tiene más procesamiento y pantalla. Los US$2,399 aseguran una portátil de 16 pulgadas con un procesador de novena generación Core i7 (2.6GHz) con Turbo Boost de hasta 4.5GHz, 16GB de RAM, 512GB de almacenamiento (SSD) y otros aspectos.

La Pro de 16 pulgadas de mejor configuración ofrece un procesador i9 de 2.4GHz (Turbo Boost que llega a 5.0GHz), 64GB en memoria RAM, una memoria gráfica AMD Radeon Pro de 8GB; 8TB de almacenamiento en SSD. Por supuesto, se trata de una computadora que ya llega al precio de US$6,099.

La versión que Apple dio a CNET en Español para esta prueba es la versión con chip de 2.3GHz, 4GB en gráficos, 16GB en RAM y 1TB de almacenamiento interno — una configuración bastante bien y balanceada en gráficos, procesamiento y almacenamiento. El precio de esta configuración es de US$2,799.

MacBook Pro de 16 pulgadas: Conclusión

Óscar Gutiérrez/CNET

La MacBook Pro de 16 pulgadas parece una compilación de las mejores funciones de la MacBook. Tiene un diseño que no ha cambiado mucho desde hace varios años, pero que se sigue viendo bien y muy estético; la pantalla no es OLED (como ya ofrecen algunas empresas de Windows) pero se sigue viendo lo suficientemente bien como para que diseñadores y creativos la sigan viendo como la opción obligatoria a la hora de comprar una nueva computadora; el cuerpo es robusto y se siente que puede aguantar la dura vida de un profesional al vuelo y al mismo tiempo puede aceptar el sedentarismo de convertirse en el CPU de un segundo monitor para programadores.

Pero, y quizá mi novedad favorita en la MacBook Pro de 16 pulgadas, es el teclado. Ya deja de ser el plano teclado mariposa de la anterior MacBook Pro de 15 pulgadas o el de otros modelos. El teclado visualmente tiene teclas más altas y eso hace que el tecleo sea un poco más largo (al presionar y levantar por más tiempo) pero también es más cómodo.

Por supuesto, la MacBook Pro de 16 pulgadas no es perfecta, pues el diseño claro que puede mejorar, comenzando con seguir reduciendo los biseles; el chasis también puede mejorar intentando hacer que la zona del descansabrazos sea un poco más ergonómico, pues después de escrituras prolongadas llega a lastimar esa zona que es un tanto afilada. Sigo creyendo que la Touch Bar debe ser opcional lo que ayudaría a aminorar el precio de la computadora y que no perjudicara a la configuración. 

La batería, al menos en capacidad (100 watt-hora), no puede ser mejor. En el uso cotidiano la computadora se comporta bastante bien, con una duración de unas 6-7 horas con uso mixto incluyendo uso de navegadores Web, aplicaciones nativas y de terceros y uso de apps pesados como Lightroom o Final Cut Pro. Apple promete una vida de 11 horas, una hora más que la MacBook Pro de 15 horas. 

Estoy seguro de que la MacBook Pro hará felices a personas que la compren, ya sean primerizos o que vengan de una Pro de 15 o 13 pulgadas y que estén en busca de más poderío. Los usuarios que estén acostumbrados a lo que ofrece macOS, el ecosistema de Apple y estén buscando una portátil con las características de la Pro de 16 pulgadas, han llegado a buen puerto con la nueva portátil que mejora en los puntos cruciales sin subir su precio.