CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Apple MacBook Air (2019) análisis: MacBook Air (2019): Nuevo teclado y menor precio la hacen aún mejor

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12

Lo bueno El teclado mejora considerablemente en comodidad. La batería tiene una buena duración, la pantalla es cómoda, de alta resolución y ahora tiene True Tone para mejor visibilidad. El diseño mantiene la esencia de la Air y es de aluminio 100 por ciento renovable. El nuevo precio de US$1,099 es más atractivo y aún más para estudiantes.

Lo malo El precio, aunque bajó, sigue por encima de sus rivales Windows. El desempeño no es tan bueno. Los ventiladores pueden llegar a ser muy ruidosos y un iPad se perfila como una excelente alternativa a menor precio.

Conclusión La MacBook Air 2019 cambia poco del modelo de 2018, pero con cambios bien recibidos: un teclado mejorado y un precio más atractivo. La portátil sigue siendo una excelente opción para el uso cotidiano, pero un iPad puede hacer muchas de las tareas a menor precio y sigue estando dentro del ecosistema de Apple.

8.1 Total
  • Diseño 9
  • Funciones 8
  • Desempeño 7
  • Batería 8

Los usuarios que ya tienen un iPhone y que van rumbo a la preparatoria o universidad ya tienen la aliada perfecta para la escuela: la MacBook Air. Y no se los digo porque sí —yo cursé los cuatro años de universidad con una MacBook Air bajo el brazo y la portátil todavía estuvo conmigo dos años más, hasta que la vendí para comprar una iMac. 

No es una sorpresa ver que la Air, en cualquiera de sus presentaciones, aparece en escuelas, trabajos, cafés y oficinas compartidas. Esta portátil de Apple ha comprobado ser, a pesar de su apariencia, resistente, duradera y capaz de hacer las tareas para el usuario promedio que busca una laptop que tenga buena duración de batería, sea compatible con las aplicaciones más utilizadas y tenga un buen rendimiento. 

Apple, después de mucho tiempo, en 2018 actualizó la MacBook Air con lo suficiente para ser similar a las MacBook Pro: lector de huellas Touch ID, pantalla Retina, puertos USB Tipo C, diseño de aluminio 100 por ciento renovable, nuevo procesador y un trackpad más grande. Apenas unos meses después, Apple lanzó una ligera renovación a esa portátil con pocos cambios, pero considerables: un nuevo teclado y un más bajo y atractivo precio.

Óscar Gutiérrez/CNET

MacBook Air, 2019: características importantes

  • Pantalla IPS de 13.3 pulgadas 
  • 2,560x1,600 pixeles de resolución y 227ppp
  • Resoluciones compatibles: 1,680x1,050 / 1,440x900 / 1,024x640 
  • True Tone en pantalla
  • Dimensiones: 0.41-1.56x30.41x21.24cm
  • Peso: 1.25kg
  • Gráficos: Intel UHD 617
  • Touch ID en el teclado
  • Procesador: Intel Core i3 o i5 desde 1.6GHz (Turbo Boost de hasta 3.6Hz)
  • Almacenamiento: Desde 128GB hasta 1TB (Todas las configuraciones con estado sólido o SSD)
  • Memoria RAM desde 8GB y hasta 16GB
  • Batería: 49.9 watts por hora (Incluye adaptador de 30W con conector USB-C)
  • Duración de batería (según Apple): Hasta 12 horas en navegación Web; 13 horas reproduciendo películas en iTunes; hasta 30 días en modo reposo
  • Tiene soporte de un monitor con resolución de hasta 5,120x2,880 (60Hz) o dos monitores de 4,096x2,304 (60Hz)
  • Cámara frontal de 720p (FaceTime HD)
  • Conectividad: Wi-Fi 802.11ac y Bluetooth 4.2
  • Conector para audífonos 
  • Precio: desde US$1,099 o 26,999 pesos en México

Diseño

Óscar Gutiérrez/CNET

Desde su presentación a manos de Steve Jobs en 2008, el cuerpo de la MacBook Air me ha parecido de lo más bello en tema de diseño industrial al menos en computadoras portátiles. Es superdelgada, sumamente liviana (aunque ya no es la más ligera en el mercado), los descansa brazos —donde colocas las palmas de tus manos mientras tecleas— son muy cómodos y tus muñecas no se van a lastimar durante sesiones prolongadas de trabajo ya que el bisel no es grueso y tampoco muy alto. 

Las bocinas a los lados del teclado son sumamente discretas con orificios muy pequeños que apenas se notan; los biseles —gracias a los dioses— por fin se redujeron (desde el modelo de 2018) y aunque hecho de menos la manzana brillante, la MacBook Air sigue sintiéndose ligera y resistente, como su primera generación hace más de 10 años. 

El diseño, a pesar de tener una década con apenas unos ligeros cambios (como la reducción de biseles o el trackpad más grande), no se siente viejo o anticuado. La Air es una portátil bellísima que sigue siendo reluciente y que sigue impactando como cuando Steve Jobs impactó sacando la primera versión de un sobre bolsa. 

Es una portátil hecha para viajeros, para personas que están al vuelo o que necesitan una computadora muy ligera y que no ocupe mucho espacio. De hecho, algunos días cuando no la uso la pongo en mi librero junto a libros y pasa desapercibida. 

Con un peso de apenas 1.25kg, cuando la llevo en el maletín a veces olvido que traigo la Air conmigo. Aún recuerdo la Air que usé para la universidad, que me ayudó a pasar por los pasillos y aulas sin quejarme un solo día de dolor en mi espalda. Por eso es que esta portátil, en cualquiera de sus versiones, es vista en salones de clase o en oficinas. 

La Air, desde su renovación más drástica en 2018, tiene en uno de sus costados dos puertos USB-C (Thunderbolt 3) y en el otro lado solo hay un puerto de audífonos. Aunque las computadoras Pro son las únicas que tienen cuatro puertos USB-C, me hubiera gustado que la Air tuviera al menos un tercer puerto junto al de audífonos, a veces se echa de menos —yo, de vez en cuando, utilizo la Air conectada a un monitor (ahí se fue un puerto), luego conecto mi disco duro externo (ahí se va el otro); cuando tengo que editar fotos, conecto mi adaptador para tarjetas SD y debo desconectar el monitor. 

Un teclado renovado

El teclado mariposa ha mejorado para ser más cómodo y resistente

Óscar Gutiérrez/CNET

Como parte del nuevo diseño para la iteración de 2019, Apple renovó el teclado de la MacBook Air a la cuarta generación de un diseño llamado mariposa que ha tenido más críticas que cualquier otro teclado. Apple se ha tenido que ver en la necesidad de crear un programa en el que usuarios pueden llevar su portátil con este teclado afectado y arreglarlo sin ningún costo.

El teclado en la Air —y también en la MacBook Pro de 2019— está mejorado en esta nueva generación que asegura mayor durabilidad, resistencia y también mucho más hermético para impedir el ingreso del polvo u otras partículas que puedan afectar la presión de las teclas. 

Mi experiencia con el nuevo teclado ha sido muy placentera, tiene una mejor sensación al teclear y también es mucho más silencioso (y eso que yo presiono algo duro las teclas). A veces uso la Air de 2019 y a veces uso mi MacBook Pro de 15 pulgadas de 2015 y la diferencia es abismal: mientras que el tecleo en la Air se siente más "acojinado", silencioso (como un sonido hueco) y cómodo, en la Pro el ruido es más escandaloso y molesto hasta el punto de tener que usar un teclado externo para la Pro.

El teclado en la Air es más cómodo, aunque de vez en cuando se siente un poco el calor del chasis cuando haces alguna tarea muy demandante, aunque no es muy molesto. Además, la temperatura se siente más en la zona del teclado más pegada a la pantalla.

Escribir en la nueva MacBook Air es una gozada. El nuevo teclado soluciona muchas cosas como el dolor que se producía en previas generaciones del teclado mariposa durante sesiones prolongadas de escritura; el sonido también se ha reducido y al parecer la resistencia a polvo y partículas ha mejorado (cosa que no he podido probar pero por las varias semanas que lo he usado no he tenido problemas). 

El desempeño es su único punto bajo

El CPU Intel específica en su interior que es un procesador de doble núcleo de la serie Y de Intel. La MacBook de 12 pulgadas usa chips de la misma familia, mientras que la MacBook Pro y la mayoría de las computadoras portátiles con Windows de esta clase, usan procesadores Intel de cuatro núcleos de la serie U. Es una simplificación excesiva, pero la serie Y generalmente significa menos energía, pero una mejor duración de la batería y menos calor. La serie U significa más potencia (pero aún no está cerca de lo que se encuentra en computadoras portátiles para juegos, PC de escritorio, etcétera), pero a expensas de la vida útil de la batería y la refrigeración. Se dice que Apple personaliza estos CPU, por lo que no son iguales que los chips de inventario disponibles.

Geekbench 4 (varios núcleos)

Dell XPS 13 (2018)
12,855
Microsoft Surface Laptop 2
11,983
Apple MacBook Pro (13-inch, 2017)
9,032
Apple MacBook Air (13-inch, 2019)
7,870
Apple MacBook Air (13-inch, 2017)
7,490
Apple MacBook (12-inch, 2017)
6,898
Acer Swift 7
6,027

Nota:

Barras más largas significan mejor desempeño

Cinebench R15 CPU (varios núcleos)

Dell XPS 13 (2018)
629
Microsoft Surface Laptop 2
589
Apple MacBook Pro (13-inch, 2017)
381
Acer Swift 7
263
Apple MacBook Air (13-inch, 2019)
253
Apple MacBook (12-inch, 2017)
252

Nota:

Barras más largas significan mejor desempeño

El desempeño está bien, pero solo bien. Las tareas que el usuario regular necesita hacer, como editar o crear archivos en Word, sincronizar fotos con Apple Fotos y editarlas, o enviar y recibir correos, será algo que se puede hacer plácidamente sin ningún problema en la MacBook Air.

macbook-air-2018-analisis-5

La MacBook Air puede dar vida a un monitor USB-C 4K, aunque la ejecución de aplicaciones como Photoshop o Lightroom la harán sudar y encenderán los ruidosos ventiladores

Óscar Gutiérrez/CNET

La cosa se complica cuando empiezas a pensar en descargar la suite de Adobe, como Photoshop o Lightroom. De hecho, le presté a mi esposa por unos minutos la MacBook Air para que editara una ilustración en la que está trabajando (mientras ella me prestaba su MacBook Pro de 15 pulgadas de 2018 para yo hacer unas cosas que requieren de mayor procesamiento) y se encontró de inmediato con complicaciones, un flujo de trabajo más lento y la complejidad de hacer más tareas.

El procesador de mediano poder de esta computadora demuestra sus debilidades al ejecutar este tipo de aplicaciones que necesitan de más poder. Editar mis fotografías en la MacBook Air (mismos archivos y utilizando Lightroom CC) es más lento que editarlas en mi iPad Pro (2018, 11 pulgadas). 

Pero todo esto es entendible y tampoco hay que tomarlo como un punto negativo. Después de todo, la MacBook Air está hecha para el estudiante, la ama de casa o el trabajador promedio que no necesita de enormes toneladas de procesamiento y memoria RAM. Esas personas, los profesionales de video o fotografía, de cualquier forma no ven la MacBook Air como su portátil para trabajo. 

Apenas llegó la MacBook Air con su nuevo diseño en 2018 y todo fue confusión en el portafolio de portátiles de Apple: gastar US$100 más para conseguir una MacBook Pro de 13 pulgadas un poco más pesada, pero de mayor poder. O gastar esos mismos US$100 y conseguir la MacBook de 12 pulgadas, que no tenía mejor poder pero sí era más portátil. 

Con la ligera actualización de 2019, Apple eliminó por completo la MacBook de 12 pulgadas y deja la MacBook Air como su computadora básica, algo que yo veo como una excelente decisión para evitar la confusión generada el año pasado. Con este cambio y con la MacBook Air a un precio inferior, la diferencia entre la MacBook Air y la MacBook Pro pasa a ser de US$200, algo mucho más notorio y que se debe tener más en consideración.

MacBook Air, ¿la portátil para todos?

Aún recuerdo cuando compré mi MacBook Air que me acompañó durante toda la carrera universitaria y varios años más. La compré en línea porque le aumenté la memoria RAM y el procesador. En ese entonces todo el mundo traía otras computadoras de marcas como Dell, HP, Asus, Acer o Toshiba. En mis últimos meses, ya veía cada vez más Mac y también más iPad (de hecho yo completaba mi experiencia estudiantil con un iPad de 9.7 pulgadas de primera generación).

Más Productos

Más de los mejores productos

Todos los mejores productos