CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

iPhone 11 Pro Max análisis: iPhone 11 Pro Max: Su principal razón de ser es la promesa de su batería

Lo bueno El nuevo lente gran angular toma fotos espectaculares; el modo noche ha demostrado buenos resultados similares o mejores que sus competidores y la batería incrementó sustancialmente. Ya incluye un cargador rápido y aumentó su resistencia al agua.

Lo malo El precio sigue siendo alto; el diseño no cambió mucho; las cámaras, aunque se agradece la mejoría, no ofrecen nada diferente a sus competidores; iOS 13 no aprovecha la enorme pantalla y el conector del teléfono no es USB-C.

Conclusión [Primeras impresiones] El iPhone 11 Pro Max es, al igual que su hermano de menor tamaño, el mejor iPhone de Apple para los usuarios más exigentes. Si el costo no es un problema, vas a agradecer su batería de muy buena duración y la pantalla más grande.

El iPhone 11 Pro, en cualquiera de sus dos presentaciones —ya sea el modelo de 5.8 pulgadas o este de 6.5 pulgadas del que hablaré en el análisis— es el teléfono para quien quiere más de lo que ofrece el iPhone 11, un teléfono que ya de por sí está muy completo y balanceado. 

Durante varios días que he usado el iPhone 11 Pro Max, sucesor del iPhone XS Max de 2018, he sentido que hay pocas razones para que un iPhone de 6.5 pulgadas exista tomando en cuenta que el iPhone 11 tiene pantalla de 6.1 pulgadas y el iPhone 11 Pro es de 5.8 pulgadas. ¿La razón para eso? La pantalla más grande permite ver más contenido; sin embargo, la principal razón es su duración de batería.

Estas son mis primeras impresiones con unos días de uso.

Diseño

El iPhone 11 Pro Max sigue siendo grande (158x77.8x8.1mm), de dimensiones similares al iPhone XS Max (157.5x77.4x7.7mm) del año pasado pero ahora un poco más gordito y pesado —pasando de 208 gramos a 226 gramos. Ese peso extra viene con una razón: el teléfono ahora agrega una tercer cámara gran angular y su batería tiene una duración mayor (Apple asegura cinco horas más que el iPhone XS Max).

El diseño no cambió y seguimos viendo los biseles un tanto gruesos (en comparación con teléfonos como el Galaxy Note 10 Plus o el nuevo Huawei Mate 30 Pro que tienen costados curvos y —en el caso del Note 10— un orifico en la pantalla para evitar el uso del criticado notch o ceja.

Este es el tercer año que Apple recicla el diseño que mostró al mundo con el iPhone X en 2017 y aunque a mí parecer se sigue viendo bastante guapo y nada anticuado, bien se pudo hacer uno que otro cambio para distinguirlo más del iPhone X o iPhone XS Max (de frente, un iPhone XS Max y un 11 Pro Max serán imposibles de diferenciar).

Para distinguirlos un poco, al menos en acabado y color, Apple agregó un tercer color llamado verde medianoche o midnight green. El color es bastante bonito y luce aún mejor por su casi total acabado mate —una pequeña parte en su cámara tiene un acabado brillante. 

Sorprendentemente, y aunque pareciera lo contrario, toda la parte trasera está hecha de un mismo panel de vidrio ultraresistente —a pesar del cambio de acabado y que la cámara es un poco protuberante. Apple asegura que es el vidrio más resistente en un smartphone de la actualidad gracias a una alianza exclusiva con el fabricante Corning, que le permite usar materiales y compuestos especiales. CNET en Español realizará más pruebas para corroborar esta resistencia y compararla con la de otros teléfonos.

El iPhone, como buen teléfono gama alta o premium, está muy bien construido; se siente robusto y resistente como un tanque — algo que se refuerza en ese color verde mate. El iPhone 11 Pro Max es cómodo en la mano y con el cambio de acabado ahora se siente menos resbaladizo; tendrás que usarlo con dos manos casi siempre, sin embargo, por su enorme (pero bella) pantalla. Si te parece muy grande, tienes la opción de usar Reachability, que reduce la interfaz a media pantalla.

El lado positivo de esta pantalla de 6.5 pulgadas del tipo AMOLED es que es bellísima de apreciar. Ver contenido, editar fotografías (algo que hago muchísimo en Lightroom) o jugar —que también estoy haciendo más ahora con la llegada de Arcade—, es bastante cómodo en una pantalla de estas dimensiones. El teléfono y su pantalla es enorme; si es tu primera ocasión con un teléfono de estas dimensiones te costará trabajo acostumbrarte, pero una vez que lo haces y le sacas provecho (leyendo, jugando más o editando fotografías y video), verás que la pantalla de este tamaño tiene sus ventajas.

iOS 13, aunque novedoso con aspectos como Dark Mode o los cambios en algunos apps como Recordatorios, sigue sin aprovechar la pantalla y no se necesitan… urgen funciones como Picture in Picture o la opción de abrir dos apps al mismo tiempo. Teléfonos como el Galaxy Note 10 Plus con una gigantesca pantalla de 6.8 pulgadas, aprovechan su panel con funciones como estas mencionadas y además con más herramientas de productividad como el S Pen. 

Más Productos

Más de los mejores productos

Todos los mejores productos