CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Apple iPad Pro (2018) análisis: La tableta perfecta no existe — pero sí existe el iPad Pro

Más Productos

Lo bueno El iPad Pro tiene un diseño hermoso de delgados biseles y adopta Face ID que funciona en cualquier orientación. El nuevo Apple Pencil (se vende por separado) se carga de mejor forma y tiene nuevas funciones. El desempeño de esta tableta está a la altura de una Mac.

Lo malo El nuevo iPad Pro puede ser caro en comparación con otras tabletas o computadoras; no es compatible con el primer Apple Pencil. El teclado oficial se vende por separado y aumenta el precio. Ya no tiene puerto de audífonos.

Conclusión El iPad Pro es hermoso y poderoso, pero caro. Esta tableta es la aliada perfecta para usuarios exigentes o profesionales que ya han probados sus mieles, como el Apple Pencil o su alto poder de procesamiento. Es urgente una nueva versión de iOS para el iPad.

9.0 Total
  • Diseño 9
  • Funciones 8
  • Desempeño 10

El iPad es la tableta por excelencia. Quizá sea la tableta más cara de entre todas las plataformas, pero hay que decir que también es la tableta más balanceada por tener acceso a la más basta colección de apps optimizadas para estas pantallas, un buen hardware y un sistema operativo confiable.

Y hablando del iPad en específico, también los hay para diferentes finalidades: desde un iPad básico para leer y jugar como el iPad mini, pasando por algo un poco más completo como el iPad de 9.7 pulgadas, que ya tiene compatibilidad con el Apple Pencil

Entonces, el iPad mini y el iPad de 9.7 pulgadas son productos para usuarios poco exigentes que simplemente buscan una buena experiencia de tableta alrededor de iOS. Para el resto de usuarios, aquellos que buscan algo más poderoso, está el iPad Pro. 

Al igual que como sucede con las MacBook, en el iPad la línea Pro está destinada a personas con necesidades específicas: diseñadores, ilustradores, editores y casi cualquier creativo que quiera un producto poderoso al vuelo. 

Sin embargo, he notado que la más reciente tableta de Apple para el ámbito profesional ha sido duramente criticada al no ser una alternativa a una computadora por limitantes de software más que de hardware. La cultura parece intentar que el iPad sustituya a una computadora convencional aunque Apple nunca ha dicho que se trate de un producto para ese fin, sino que ofrece una experiencia entre un teléfono inteligente y una portátil. 

Precio y disponibilidad: iPad Pro

Óscar Gutiérrez/CNET

El iPad Pro (2018) viene en configuraciones de 11 y 12.9 pulgadas, y cada una de estas se puede comprar con Wi-Fi, Wi-Fi + Celular y a su vez configurar con diferentes capacidades de almacenamiento interno que van desde los 64GB hasta 1TB. 

El iPad Pro en Estados Unidos tiene un precio de US$799 por el modelo de 11 pulgadas con 64GB de almacenamiento. El iPad Pro de 12 pulgadas sube a US$999 con el mismo espacio de almacenamiento. 

El iPad Pro en México tiene un precio de 18,999 pesos por el modelo de 11 pulgadas con 64GB de almacenamiento. El iPad Pro de 12 pulgadas sube a 23,499 pesos con el mismo espacio de almacenamiento.

El iPad Pro en España tiene un precio de 879 euros por el modelo de 11 pulgadas con 64GB de almacenamiento. El iPad Pro de 12 pulgadas sube a 1,099 euros con el mismo espacio de almacenamiento.

El iPad [Pro] como sustituto de una computadora

No sé de dónde surgió la idea de que un iPad debe sustituir a la computadora que tienes en casa para toda la familia o la que usas en el trabajo, pero es una creencia que ha cobrado fuerza y que ha desencadenado críticas al iPad –y a Apple. 

Para intentar llegar al fondo de esto y averiguar si fue un error de Apple me remonté a la conferencia de presentación del primer iPad, a cargo de Steve Jobs en 2010. Entonces, Jobs dijo que el iPad no era una computadora y tampoco un teléfono; sino que ofrecería una experiencia mejor en actividades clave que usando un teléfono o una computadora. Esas actividades clave en las que el iPad debe ser mejor son, según Jobs, navegar en Web, ver imágenes y videos, escuchar música, jugar y leer libros electrónicos. "Si no es mejor, no tiene razón de existir", dijo Jobs. 

Entonces, si en su debut Apple presentó al iPad como un producto intermedio entre un teléfono y una computadora, y no como el sustituto de esta última, ¿por qué esperamos que haga algo para lo cual no fue creada?

Esperamos que así lo sea porque su precio (que comienza en US$799) hace que el iPad Pro cueste casi lo mismo que algunas portátiles con Windows y algunos modelos ya cuestan lo mismo que una MacBook Pro. Pero el precio del iPad Pro viene excusado: el poder que tiene esta tableta supera a la mayoría de computadoras con Windows y está a la par de las portátiles profesionales de Apple. 

El iPad Pro tiene el potencial y tiene lo suficiente para ser una alternativa para una computadora, y si así lo deseas, en la mayoría de actividades lo logrará cumplir, pero también hay que reconocer que un iPad no debe ser una computadora convencional. De hecho, Apple bien destaca en un video publicitario del iPad la pregunta de "¿qué es una computadora? y qué es lo que esperamos de una.

En esencia, pues, el iPad no debe sustituir a una computadora común y corriente… pero lo puede hacer. 

Nota del editor: El análisis se realizó en un iPad Pro de 12.9 pulgadas con Wi-Fi + Celular de 1TB de almacenamiento y 6GB de memoria RAM.

Usando el iPad Pro como sustituto de mi Mac

Para llegar a una conclusión definitiva sobre el iPad Pro, usé la tableta durante un par de meses como si fuera la computadora que uso normalmente: un iMac de 27 pulgadas desde la que escribo, cubro streamings de eventos, edito fotos y videos y en la que juego. 

El cambio más drástico fue acomodarme a la pantalla del iPad Pro de 12.9 pulgadas. Si bien ya he utilizado tabletas como mi herramienta principal de trabajo, es la primera ocasión que trabajo con una tableta de casi 13 pulgadas (o el tamaño de una MacBook Air).

El delgado diseño como un cuchillo

Lo primero que hay que destacar del iPad Pro es su diseño de infarto. 

La tableta es extremadamente delgada (247.6x178.5x5.9mm) y ligera. La primera vez que la sostuve solté un ¡wow! y es que al ver una pantalla tan grande, con biseles tan delgados, esperas que su peso sea considerable; pero no es así. De hecho, el iPad Pro es tan delgado que existen reportes de algunas unidades llegando a manos de usuarios con una ligera flexión por su mitad (Apple ya dijo que se trata de un problema menor y los usuarios con este desperfecto pueden cambiar la unidad por una nueva dentro de su garantía). En lo personal, no he experimentando este problema. 

Óscar Gutiérrez/CNET

El cambio de diseño en el iPad Pro con respecto a sus antecesores es enorme. Es un cambio tan drástico como el salto del iPhone 8 al iPhone X. Es fácil decir que el diseño de este iPad Pro es el más atractivo hasta ahora. La pantalla en este iPad tiene una actualización de 120Hz (igual que el iPad Pro de 2017), una de las características visuales que más me gustan de los iPad Pro. 

Al sostener el iPad Pro es como tener un panel de puros pixeles, con apenas unos biseles muy delgados pero no tanto como para que el agarre sea incómodo. Todos los biseles son normales, excepto el bisel superior en donde Face ID —el reconocimiento facial 3D que llegó con el iPhone X— aparece tímidamente. 

Más Productos

Cultura popular

Comenta Apple iPad Pro (2018)