CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

2018 Tesla Model 3 Long Range análisis: Tesla Model 3: Impresionante, imperfecto

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
Precio sugerido: $49,000.00
Más Productos

Lo bueno Aspecto refinado, un interior distintivo y un buen desempeño en lo que parece un producto perfecto.

Lo malo Tiene serios problemas de uso. Algunos se eliminarán con el tiempo con actualizaciones, pero otros no.

Conclusión El vehículo eléctrico asequible de Tesla todavía no es precisamente asequible pero sí ofrece un excelente manejo.

Visite el sitio del fabricante para obtener más información.

8.2 Total
  • Desempeño 9
  • Funciones 7
  • Diseño 9
  • Tecnología de cabina 7.5

Aquí está. Es lo que has estado esperando, pero tienes medio millón de personas por delante que ya han pagado US$1,000. Es el Tesla Model 3, la largamente esperada solución al mayor problema de Tesla: Vender vehículos que la mayoría de la gente no puede darse el lujo de comprar. Es precisamente el Model 3 el que debe convertir a Tesla de una empresa nueva y aspiracional en un éxito legítimo.

Pero eso es mucha presión sobre un vehículo de US$35,000, y ya hay un problema: Este coche que estás mirando en realidad cuesta US$56,500. Eso significa que deja de ser un competidor del Chevrolet Bolt EV, de $37,495, y lo coloca al mismo nivel de un BMW Series 3 bien equipado, o incluso un BMW 530e básico. ¿Cómo puede ser? Comencemos.

Opciones y precio

Por lo general, no hablamos de la configuración hasta el final de una reseña. Pero como el precio es una parte tan importante del atractivo del Model 3, vamos a tocar el asunto primero.

El Tesla Model 3 comienza teóricamente en US$35,000. Por esa cantidad de dinero consigues un vehículo con una autonomía saludable de 220 millas y la capacidad de ir de 0 a 60 millas por hora en unos 5.6 segundos. Ese desempeño es similar a un BMW 330i de US$40,000 y es unas décimas de segundo más rápido que el BMW 330e híbrido, que cuesta US$45,600.

Sin embargo, al menos por ahora, sólo puedes comprar el Model 3 Long Range, cuyo precio comienza en US$44,000. Muy probablemente quieras agregarle el Premium Package, que cuesta otros US$5,000 y que añade cosas como asientos con calefacción. El tan aplaudido paquete de piloto automático te cuesta unos US$5,000 adicionales, y si quieres agregar "capacidad total de manejo autónomo", son US$3,000 más. 

Agrega otros US$1,500 por las ruedas y, finalmente US$1,000 por la pintura roja. En el Tesla que probamos, el precio de factura era de US$56,500, más US$1,000 por el envío. Claro, puedes conseguir uno por US$44,000 en este momento, pero sería un modelo sin asientos con calefacción, y cuando uno habla de esta cantidad de dinero, eso no está bien.

Si yo fuera a comprar uno, me olvidaba de la pintura y compraba las ruedas por mi cuenta para ahorrar US$2,500. También me arriesgaría y dejaría fuera la opción futura de conducción autónoma, para un precio de US$54,000. A manera de comparación, el BMW 530e híbrido empieza en US$52,650.

La llave

Después de configurarlo y pagarlo, la primera experiencia con un Model 3 es abrir el pestillo de la puerta, y créanlo o no, hace falta explicarlo. Cuando te entregan el Model 3 no recibes una llave tradicional de metal ni un control remoto con botones, como el del Model S y Model X. En su lugar, te dan un par de tarjetas metálicas que usan la misma tecnología RFID de muchos hoteles.

Así, solamente tienes que tocar el pilar B y, ábrete Sésamo, el pestillo se abre. Entonces tocas la consola central con la tarjeta para activar el arranque. Suena lo suficientemente sencillo, y de hecho lo es, pero si estás pensando que esto es menos conveniente que tener un vehículo que reconozca el control remoto cuando te le acercas, no estás equivocado. Afortunadamente, hay otra manera de abrir el carro.

Para ello sólo tienes que conectar el Model 3 con un teléfono Apple o Android. Entonces es que el vehículo te reconoce cuando te le acercas, abre la puerta y la vuelve a cerrar cuando te bajas y te alejas. También puedes usar el app de Tesla en tu teléfono para abrir el maletero o activar las luces, y aunque eso es más molesto que apretar un botón en un control remoto, al menos es una cosa menos que tienes que llevar a todas partes. Y algo menos que perder también.

En la práctica, esto funciona bastante bien, pero en varias ocasiones me quedé parado junto al carro un par de segundos esperando a que se abriera. Parece que el sistema se demora a veces en reaccionar, pero esperamos que Tesla lo solucione en el futuro con una actualización inalámbrica.

Pero como es un Tesla, puedes controlar muchas cosas también con el app, como fijar la temperatura interior y verificar el estatus del vehículo. Pero no puedes usar el app para sacar autónomamente del vehículo de un estacionamiento, como ocurre con el Model S y X. Me dicen que eso vendrá después.

Tesla Model 3 Long Range

Espacioso y distintivo, el interior del Model 3 es un lugar especial.

Tim Stevens/Roadshow

El interior

Una vez que uno consigue entender cómo abrir la puerta, se sienta en uno de los interiores más distintivos que he visto en un vehículo moderno dirigido al público en general. La pizarra es una sola unidad con curvas ligeras y que tiene toda la presencia de un diseño Eames. La pizarra está dominada, al menos en el vehículo que probé, por un listón de madera ligeramente oscura, que se destaca sobre una línea de metal cepillado.

No hay salidas de ventilación, al menos no al estilo tradicional, ni grupo de relojes, lo que significa pocas distracciones. El aire fluye desde una ranura que corre a lo largo de toda la pizarra y desde varios otros lugares. El estilo es austero y refrescante, y combinado con la sensación de espacio del techo de vidrio, es un entorno verdaderamente atractivo. Es una sensación tan zen que estaba esperando oler incienso la primera vez que me senté al volante.

Y no solamente se ve bien. Hay suficiente espacio sobre la cabeza, incluso en los asientos de atrás, y todo está lleno de cubículos y portavasos, una gran mejora en comparación con el Model S. Incluso hay un área especial para cargar el teléfono, que puedes configurar con un conector USB tipo C o Lightning, aunque lamentablemente mi Note 8 con una cubierta poco voluminosa no cabía. Detrás de los asientos abatibles hay un buen maletero. Y tiene otro más pequeño en la parte delantera. El Model 3 ofrece un total de 15 pies cúbicos de capacidad de carga, aproximadamente la mitad del Model S, pero más que la Serie 3 de BMW.

Y que consiga todo eso en un espacio tan hermoso es realmente admirable. Pero esa estética y pureza tiene un precio: la facilidad de uso. Cosas que uno sencillamente puede hacer en un vehículo normal, incluso en un Model S o X, en el Model 3 exigen tocar varias veces la pantalla táctil de 15 pulgadas.

La (única) pantalla

Tesla asombró al mundo cuando colocó una enorme pantalla vertical de 17 pulgadas en la pizarra del Model S, el mismo sistema básico del Model X. Ahora la compañía ha optado por una orientación horizontal más tradicional, y creo que es una pena. La pantalla vertical era mi preferida y me daba una vista amplia de la carretera y suficiente espacio para ver varios apps a la vez.

La razón del cambio es clara. Como el Model 3 no tiene un grupo de relojes tradicional detrás del volante, el único lugar para el velocímetro es en la pantalla central. Al colocarlo en un punto elevado y horizontalmente, el velocímetro no queda muy alejado de tu línea de visión directa —más baja y vertical— como en el S y el X.

En condiciones de manejo normales, esto no me molesta para nada. Uno demora un tiempo en acostumbrarse, pero se aprende rápidamente a mirar hacia abajo a la derecha en vez de solamente hacia abajo para verificar la velocidad. Sin embargo, cuando uno necesita usar la pantalla, ahí vienen los problemas.

Aproximadamente el 25 por ciento del lado izquierdo de la pantalla está ocupado por una sección vertical que muestra la velocidad en la parte superior, con el estatus del piloto automático debajo (si el vehículo viene con piloto automático) y en la parte inferior hay varias tarjetas que puedes deslizar. La tarjeta en el extremo izquierdo tiene varios atajos para cosas como mostrar la cámara retrovisora, mostrar la interfaz de la carga, activar o desactivar el control de voz y saltar a la página del limpiaparabrisas.

Otro movimiento deslizante de la tarjeta muestra el control del limpiaparabrisas, que es el primer problema. A diferencia de la gran mayoría de los automóviles, el Model 3 no tiene controles físicos para el limpiaparabrisas, más allá de un botón para las luces frontales en la izquierda. Lo aprietas una vez para una sola pasada del limpiaparabrisas, o lo dejas presionado para que también rocíe el líquido limpiador. Pero si quieres activar el limpiaparabrisas, entonces tienes que hacer un movimiento deslizante o tocar en la interfaz apropiada.

Pero el Model 3 tiene un sensor de lluvia que activa y desactiva el limpiaparabrisas, pero durante los tres días que probé el vehículo en California tuve que activarlo manualmente al menos tres veces, porque sencillamente no se activó automáticamente con la velocidad deseada.

Tesla Model 3 Long Range

La única palanca de control está a la izquierda del volante del Model 3.

Tim Stevens/Roadshow

Una vez estaba haciendo una llamada (con manos libres) mientras manejaba en medio de una fuerte neblina. Cuando uno hace una llamada, una quinta tarjeta aparece en la pantalla, que muestra los controles del teléfono. La neblina había acumulado humedad rápidamente en el parabrisas y yo quería activar el limpiaparabrisas. Para eso, tuve que hacer tres movimientos deslizantes y entonces tocar en la pantalla táctil. Pero esto hizo que quitara mucho tiempo los ojos de la carretera en medio de la niebla. Y como es una pantalla táctil en vez de un control físico, es mucho más difícil adaptarse.

Más Productos

Cultura popular