Guía de compra de televisores

CNET te presenta los factores más importantes que debes tener en cuenta al comprar un nuevo televisor.

Comprar un televisor nuevo puede ser una experiencia abrumadora. Incluso los compradores más cuidadosos pueden confundirse, ya que los fabricantes, minoristas y vendedores de televisores, así como las numerosas fuentes de Internet, pueden crear más incertidumbre promocionando características adicionales, nuevas tecnologías y complementos en su incesante afán de obtener mayores ganancias.

Espero que esta guía, que empecé en 2002 y he actualizado todos los años desde entonces, te ayude a superar la confusión proporcionándote información objetiva para que puedas elegir un nuevo televisor. No responderá todas tus preguntas y, cuando llegues al final, tampoco te dirá cuál es "el televisor perfecto para ti". Pero espero que pueda proporcionarte las herramientas básicas que necesitas para sentirte seguro al comprar su nuevo aparato.

Y si simplemente quieres ignorar todos los detalles y comprar un excelente televisor, mi recomendación general para principios de 2013 es la serie Panasonic TC-PST60. Son los mejores televisores que hemos reseñado y, aunque todavía nos falta probar bastantes televisores que se lanzarán en 2013, no creo que ninguno de ellos logre una calificación mejor.

Tres reglas para comprar un televisor

1. Las especificaciones publicadas no determinan la calidad de la imagen

Como regla general, el propósito principal de la hoja de especificaciones de un televisor es bombardearte con números confusos para lograr que te decidas a comprar la versión más cara. Los únicos números que prácticamente vale la pena tener en cuenta se encuentran en las secciones Entradas y Peso/Dimensiones.

La relación de contraste es básicamente una mentira, el índice de actualización (120 Hz, 240 Hz, 600 Hz, etc.) es complejo y fundamentalmente subjetivo, los ángulos de visión para televisores LCD y televisores LCD con retroiluminación LED son patrañas y que sea LED no implica que tenga una mejor imagen (y ya que estamos hablando de esto, todos los cables HDMI son iguales).

En lugar de confiar en la hoja de especificaciones para información sobre qué televisor tendrá un desempeño superior a otro, nuestro consejo es que simplemente la ignores. La hoja puede ayudarte cuando intentes diferenciar un televisor con base en sus características, por ejemplo, si incorpora Smart TV o si incluye gafas para 3D, pero no sirve de nada y, peor aún, es engañosa si se la utiliza como herramienta para predecir la calidad de la imagen.

(Crédito: Geoffrey Morrison/CNET)

2. El tamaño sí importa

Recomiendo un tamaño de al menos 32 pulgadas para el televisor de un dormitorio y al menos 46 pulgadas para el televisor principal o de la sala de estar. La mejor opción es 55 pulgadas o más. Si estás reemplazando un televisor existente, esos tamaños pueden parecer demasiado grandes (los televisores de tubo por lo general tenían un tamaño máximo de 36 pulgadas, pero te doy mi palabra: un televisor grande es fantástico.

De hecho, más que cualquier otra "característica" como Smart TV, 3D o índices de actualización más altos, aumentar el tamaño de la pantalla es el mejor uso de tu dinero. Una de las quejas más frecuentes que he escuchado tras haber comprado un televisor es de parte de personas que compraron un tamaño demasiado pequeño.

El límite superior lo determinará tu presupuesto, tu preferencia y el espacio donde quieras colocar el televisor. Si deseas colocarlo en un centro de entretenimiento existente, asegúrate de tener al menos dos centímetros (o una pulgada) en los costados y en la parte superior del hueco para el televisor, para permitir que se ventile. O tira ya esos muebles viejos y compra un televisor más grande.

Confía en nosotros: cuanto más grande, mejor.

3. Considera un televisor de plasma

Puede resultar una sorpresa, pero los televisores de plasma generalmente ofrecen una mejor calidad de imagen por el mismo precio que los televisores LCD (incluyendo los llamados "televisores LED", que son simplemente televisores LCD con retroiluminación LED).

Uno de los motivos por los que la gente evita los televisores de plasma es la fama que tienen de quemarse, dejando una imagen permanente en la pantalla. Pero si miras televisión o usas videojuegos como cualquier usuario normal, este fenómeno simplemente no es un problema. Asimismo, la vida útil de los televisores de plasma es la misma que la de los televisores LCD.

Otro motivo es que la gente piensa que la tecnología de plasma es "vieja" y la de LCD (especialmente con retroiluminación LED) es "nueva". Es verdad que los televisores de plasma generalmente son un poco más voluminosos, especialmente en comparación con los modelos de LED más delgados, pero ambas son tecnologías consolidadas y en la actualidad son muy comunes los televisores de plasma elegantes y delgados. Hablando de madurez, seamos sinceros: un televisor no es un teléfono inteligente y un aparato que compremos hoy no será obsoleto dentro de dos años.

En nuestra opinión, el único motivo razonable por el que la mayoría de las personas no considera comprar un televisor de plasma es porque es demasiado grande o demasiado pequeño. En la actualidad, el rango de tamaño de los televisores de plasma oscila entre las 42 y 65 pulgadas en diagonal, así que, si buscas algo más pequeño o más grande que eso, debes comprar un modelo LCD/LED.

Un par de excepciones que no se aplican a la mayoría de las personas. La primera es que no recomendamos televisores de plasma para las habitaciones con mucha luz. Con "mucha luz" queremos decir ventanas enormes en más de una pared o luz solar que refleja directamente en la pantalla (lo cual no es una buena idea para ningún televisor). Para la gran mayoría de las habitaciones normales, los televisores de plasma generan un nivel de luz suficiente. Pero para los espacios con mucha luz, los televisores LCD, que pueden generar mucha más luz que los de plasma (especialmente con pantallas más grandes) son una mejor opción. Si no estás seguro de si tu habitación tiene demasiada luz, pero quieres un televisor de plasma, la única forma de asegurarte es llevar uno a casa para probarlo. Solo debes asegurarte de comprárselo a un vendedor minorista con una buena política de devoluciones.

La segunda excepción se aplica a quienes vivan en las montañas, o en el espacio exterior. Los televisores de plasma no funcionan bien a altitudes elevadas.

Es verdad que los televisores de plasma utilizan más energía que los televisores LCD y, especialmente, los de LED, pero generalmente hablamos de US$30 a US$50 más por año, lo cual rara vez es un factor significativo en las decisiones de la mayoría de los usuarios.

(Crédito: Geoffrey Morrison/CNET)

El ABC de la calidad de la imagen

En mi opinión, conseguir la mayor calidad de imagen por el mismo dinero es el Santo Grial en la búsqueda de un nuevo televisor. Sigue siendo, consistentemente, el factor número uno que quienes buscan televisores consideran importante para su decisión de compra. Lamentablemente, la calidad de la imagen también es el factor más difícil de juzgar por sí mismo sin comprar el televisor y llevárselo a casa (e incluso así podría resultarte difícil). Depende de varios factores, entre ellos, la calidad del material de origen, la iluminación de la habitación y la configuración de la imagen, que pueden afectar el "verdadero" potencial del televisor en sí mismo.

En las reseñas de televisores de CNET controlamos estas variables para intentar ser justos en las comparaciones directas de la imagen de cada televisor. Incluso después de estos controles y de calibrar todos los televisores de acuerdo a un mismo estándar, observamos diferencias considerables en la calidad de modelo a modelo. Definitivamente, no estoy de acuerdo con la opinión de que "en todos los televisores HD se ve igual".


Después de más de 10 años reseñando televisores HD, me siento cómodo generalizando algunos factores que he observado en relación con la calidad de la imagen:

  • Una buena imagen es la que reproduce el material de origen lo más fielmente posible sin "mejorar" el color, la uniformidad u otras características.
  • Los televisores de plasma se acercan más a este ideal que los LCD, especialmente para los espectadores que no están sentados en el área ideal, directamente frente a la pantalla.
  • Los televisores LCD pueden ser más brillantes, pero los de plasma son lo suficientemente brillantes para todas las habitaciones, excepto las más iluminadas por el sol.
  • Los televisores LCD con retroiluminación LED y atenuación localizada, ya sea con iluminación lateral o de matriz completa, con frecuencia ofrecen mayor calidad que los demás.
  • La uniformidad de la pantalla es un problema para los televisores LCD, pero no para los de plasma.
  • La capacidad de producir un tono profundo de negro (que se traduce a un alto contraste) es el ingrediente más importante de una buena imagen.
  • La saturación del color, directamente influenciada por el contraste/nivel de negros, es el segundo factor más importante, seguido de la precisión del color.
  • En una habitación con mucha luz, las pantallas mate generalmente ofrecen la mejor reducción de reflejos. Las mejores pantallas satinadas conservan bien los niveles de negros.
  • Entre los factores menos importantes, se cuenta el procesamiento de video (120 Hz, 240 Hz, etc.), la salida máxima de luz y la resolución de pantalla (1080p, 1080i y 720p).
  • Una configuración de imagen deficiente en un buen televisor generalmente tendrá peor aspecto que una configuración de imagen calibrada en un televisor mediocre.

Estas son solo generalizaciones, así que es común encontrar televisores que las contradigan. Muchos televisores LCD de LED pueden tener un desempeño superior al de muchos televisores de plasma o una uniformidad excelente, los modelos con atenuación local pueden tener un peor aspecto que los que no la tienen, los colores terriblemente imprecisos pueden verse peor incluso si la saturación es la correcta y un televisor con niveles profundos de negro puede tener un desempeño general peor que uno con negros más luminosos.

Más allá de la calidad de la imagen

Por un lado, no considero que ninguna de estas opciones adicionales sea necesaria y ni siquiera muy importante. Por otro lado, con frecuencia se encuentran en televisores que tienen mejor calidad de imagen y cuestan más dinero (qué casualidad, ¿no?), así que vale la pena hablar de ellas.

Smart TV (televisor inteligente)
Ya que puedes conectar un Roku de US$60, un Apple TV de US$99, un reproductor de Blu-ray de US$150, una consola de videojuegos de US$200 a US$300 o cualquiera de una gran variedad de dispositivos para que el televisor sea "inteligente" (para tener acceso a Netflix, Amazon Instant y demás servicios), las "aplicaciones" de los televisores con frecuencia son redundantes. Es por eso que quiero que mi televisor sea tonto; si todos los demás factores son iguales, recomiendo un modelo sin aplicaciones en lugar de su hermano inteligente y más caro. Sin embargo, las demás características rara vez son iguales y es probable que su próximo televisor tenga aplicaciones inteligentes, independientemente de que las uses o no.

3D
Lo principal que debes saber es que todos los televisores 3D también son perfectamente capaces de reproducir contenido en 2D, así que preferimos pensar que la característica de 3D es una función adicional, en lugar de un tipo independiente de televisión. También es en gran medida innecesaria. Principalmente, esto se debe a la falta de contenido. La mayor parte de la gente con televisores 3D nunca usa esta característica.

Control de voz y gestos
Tal vez hayas visto promociones sobre televisores que pueden responder a tu voz o a tus gestos. Digamos simplemente que no funcionan muy bien, y mucho menos en otro idioma que no sea el inglés, de tener esa capacidad. Llevé a cabo muchas pruebas en el sistema de Samsung y no quedé muy impresionado. El control de voz de LG también es deficiente, aunque hay que darle crédito parcial a la empresa por su control remoto con mando por movimiento.

Controles remotos
Si no estás planeando usar un modelo universal o el control remoto que vino con tu caja de cable, presta atención al control incluido con el televisor. Es bueno cuando se puede controlar otros aparatos directamente mediante infrarrojo, en lugar de simplemente mediante HDMI, y prefiero que los televisores incluyan controles remotos de tamaño mediano con botones bien diferenciados y retroiluminados. Los controles remotos sofisticados con teclado y mando por gestos son agradables, pero un buen modelo universal casi siempre funcionará mejor. Esto hará que el control remoto incluido, sin importar lo sofisticado que sea, quede olvidado en un cajón.

Conectividad
Este rubro se ha simplificado, dado que las entradas importantes se han reducido a una sola: HDMI. Simplemente cuenta la cantidad de dispositivos que deseas conectar y asegúrate de que su televisor tenga al menos la misma cantidad de puertos HDMI (o uno o dos adicionales si piensas agregar más). Las entradas USB y/o una ranura para tarjetas SD también son buenas para ver fotos. Solo debes preocuparte por los puertos analógicos si deseas conectar un dispositivo más antiguo; la Nintendo Wii es la clásico infractora sin HDMI.

Estilo delgado
Para bien o para mal, un televisor es un mueble y las pantallas grandes pueden dominar una habitación incluso cuando están apagadas. Es por eso que los fabricantes de televisores, una vez más con Samsung a la cabeza, se han concentrado en hacer que sus aparatos sean más delgados y menos invasivos. Los mejores ejemplos tienen marcos tan delgados que parece que son casi todo imagen y, cuando se los mira desde el costado o se los cuelga en la pared, los gabinetes delgados casi desaparecen. Por desgracia, en mi experiencia, los LCD con retroiluminación LED también pueden introducir problemas de uniformidad.

Preguntas frecuentes

En caso de no haber hablado de todo lo que querías saber, éstas son algunas preguntas que a lo largo de los años me han hecho personas que querían comprar un televisor.

¿Cuál es el mejor televisor para videojuegos? ¿Y para los deportes?
¡Pregunta difícil! Creo que los mejores televisores para ver casi cualquier cosa son los que tienen el mejor nivel de negros, color y otras características de desempeño estándar. La resolución de movimiento no es tan importante, ya que la mayoría de los efectos borrosos en los eventos deportivos televisados provienen del material de origen y el retraso de entrada generalmente puede combatirse con los modos de juego especializados comunes en la mayoría de los televisores. Pero ya que nos preguntaste, te aseguro que los plasmas no se queman con los videojuegos más que con el contenido televisivo normal.

¿Qué son todas estas configuraciones de imagen? ¿Debo comprar una calibración?
Ajustar la imagen adecuadamente es muy importante para aprovechar al máximo tu televisor. Para evitar que te intimiden todas las opciones, consulta mi base de datos de configuraciones de imagen (en inglés). Si prefieres hacerlo tu mismo, puedes probar uno de estos discos de configuración de Blu-ray para su televisor HD o incluso intentar hacer una calibración a ojo.

¿Qué accesorios debo comprar?
Quiero repetir esto: todos los cables HDMI son iguales. Si todavía no tienes un control remoto Harmony, debes comprar uno.

(Crédito: HDMI.org) ¿Cuánto durará mi nuevo televisor?
La respuesta corta es "debería durar mucho tiempo".

¿Puedo usar mi televisor como monitor de computadora?
Sí puedes, y debería funcionar muy bien. En general, si usarás mucho tu televisor como monitor, es mejor un LCD.

¿Por qué nunca mencionan la proyección trasera?
En realidad, el motivo principal por el que CNET no reseña los televisores de proyección trasera ni escribe mucho sobre ellos es que son muchísimo menos populares que los televisores de pantalla plana.

¿Y qué pasa con la proyección frontal?
A diferencia de los televisores de proyección trasera, creo que los de proyección frontal son fantásticos, y hemos vuelto a reseñarlos en 2013.

¿Y las tecnologías nuevas como OLED y 4K?
Son nuevas y muy costosas, y creo que no competirán seriamente contra los televisores de plasma o LCD por lo menos hasta dentro de tres o cuatro años.

Etiquetas:
Televisiones
Autor

El editor senior David Katzmaier ha reseñado televisores en CNET desde 2002. Es un calibrador con certificación ISF y él mismo desarrolló el procedimiento de evaluación de televisores de CNET. Anteriormente, David escribía reseñas y artículos para la revista Sound & Vision y el sitio web eTown.com.

 

Comentarios

Conversation powered by Livefyre

No te lo pierdas
Productos Destacados

Samsung Galaxy Note 4

El nuevo tabléfono de Samsung ya está disponible.

Descubre lo que lo diferencia de la competencia.

CONÉCTATE CON CNET en Español
CNET Insider Edición en español Los miembros de CNET en español reciben anuncios sobre nuevos servicios, funciones y otros beneficios que ofrece CNET.