Samsung Admire 2 (Cricket Wireless): el análisis de CNET El móvil Samsung Admire 2: gran valor, con algunos problemillas

  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15

Calificación
de los editores

3 stars Bueno
  • Total: 6.7
Fecha de análisis:
Actualizada en:

Lo bueno El Galaxy Admire 2 de Samsung es agradable a la vista y viene repleto de servicios de Android 4.1. Su cámara de 5 megapixeles es bastante buena y su servicio Muve Music le da un valor adicional.

Lo malo El Admire 2 se siente algo pesado en la mano. Si no estás en el área de cobertura 4G LTE de Cricket, los datos funcionan de manera lenta. El software Muve Music es algo decrépito y la calidad de las llamadas fue mediocre.

Conclusión El Samsung Galaxy Admire 2 es un buen teléfono de rango medio de Cricket, pero algunas fallas en su desempeño arruinan la experiencia.

Si tienes una conexión constante de datos y un poquito de paciencia, el Samsung Galaxy Admire 2 (conocido también como Axiom en U.S. Cellular) es un buen telefonito inteligente en la oferta de Cricket.

Compacto, pesado e idéntico al Galaxy S3 del año pasado, el Admire 2 es un Android 4.1 bastante pulido y mejorado que demuestra los beneficios de la red 4G LTE y viene con el servicio de música Muve Music de Cricket y una cámara bastante decente.

Por US$249.99 sin contrato (o un enganche de US$11 y una mensualidad de US$11 durante 23 meses) es uno de los teléfonos Cricket Muve Music más caros que hay por ahí, pero representa un ahorro importante en comparación con el Samsung Galaxy S4 (US$580 en total) y el Galaxy S3 (US$480).

Los clientes de Cricket que son amantes de la música deberían considerar al Admire 2, pero también deben estar conscientes de sus fallas: por ejemplo, la cobertura limitada en 4G del proveedor, y un servicio de música inestable que pide a gritos una actualización.

Diseño

Si te estás preguntando cómo se compara el Admire 2 con el Admire original de Samsung, olvídalo. Los dos teléfonos no podrían ser más distintos entre sí. Es mejor que veas al Admire 2 como una versión modificada del Galaxy S3 mini (que, por supuesto, ya es una versión muy modificada del S3).

Samsung empieza con un diseño pesado (¡4.8 onzas!) y un cuerpo redondeado de 4.8 pulgadas de alto, 2.6 pulgadas de ancho y 0.48 pulgadas de grosor. Tonos de gris azulado dan la impresión de metal bruñido sobre las superficies suaves, brillantes. El móvil cabe muy bien en la mano y es lo suficientemente pequeño para caber en los bolsillos de mi pantalón, aunque su barriga lo hace lucir un poco más aparatoso.

Samsung_Galaxy_Admire_2_35769276-9508_610x407.jpg
Su cubierta brillante y forma compacta hacen que el Admire 2 se deslice en los bolsillos Crédito: Josh Miller/CNET
Sé que puedo parecer disco rayado, pero la relación peso-tamaño del teléfono lo hace sentir pesado cuando lo sostienes en tu oreja, o incluso cuando lo tienes mucho tiempo en las manos. Sin embargo, no noté una gran diferencia en mi bolso y cuando lo metí en los bolsillos de mi chaqueta o sudadera mientras escuchaba música, apenas noté su presencia.

El Admire 2 es más pequeño que las pantallas jumbo de 5 pulgadas de hoy en día; su pantalla WVGA de 4 pulgadas ofrece el suficiente espacio para hacer cosas, aunque el teclado virtual luce un poco apretado.

La resolución de 800x480 pixeles no se compara con los teléfonos HD de gran calidad, pero no hay nada de malo con 233 pixeles. Una cosa que sí quiero decir es que la pantalla luce un poco sombría en las configuraciones automáticas, y tuve que cambiar a los controles manuales, sobre todo cuando había mucha luz afuera.

Samsung_Galaxy_Admire_2_35769276-9504_610x407.jpg
La ranura para microSD, donde se almacena multimedia Crédito: Josh Miller/CNET
Al igual que el Galaxy S3, la navegación se lleva a cabo con el botón de inicio (Home), que también maneja pestañas recientes, Google Now y S Voice, y con dos botones retroiluminados que se oscurecen a la vista. Hay una cámara frontal junto a una serie de sensores y en los costados está el oscilador de volumen, el botón de encendido/apagado, la tarjeta microSD, la entrada para audífonos y un puerto micro-USB.

En el costado está la cámara de 5 megapixeles y el flash; la tarjeta micro-SIM se esconde debajo de la cubierta trasera.

Sistema operativo y apps

El teléfono es un Android 4.1 Jelly Bean, pero Samsung le agrega su típico sistema operativo TouchWiz. Al igual que el diseño, esta interfaz es el modelo del año pasado y no cuenta con el mismo número de funciones que se encuentran en teléfonos más sofisticados como el Galaxy S4. Pero no te preocupes. Todavía es posible tener acceso a un montón de controles, usar NFC y S Beam, y convertir tu teléfono en un hot spot (con el plan adecuado, claro está).

MuveMusic_610x478.jpg
El servicio de música de Cricket, Muve Music, te permite bajar canciones y 'ring tones' ilimitados Crédito: captura de pantalla por Jessica Dolcourt/CNET

El servicio Muve Music de Cricket es un ingrediente gigante del atractivo del teléfono. Incorporado al plan de tarifa mensual de Android, la app Muve te deja bajar una cantidad "ilimitada" de canciones y tonos de teléfono (ring tones) -siempre y cuando sigas pagando tu factura y hasta que se te acabe el espacio en la tarjetja microSD (puedes tener hasta 64GB para jugar, así que realmente puedes usarlo mucho).

Hay un elemento de estación de radio en MyDJ y algunas ligas con los medios sociales.

Muve2_610x483.jpg
Muve te permite buscar canciones. Desafortunadamente, dejó de funcionar bastante seguido Crédito: captura de pantalla por Jessica Dolcourt/CNET
 

Comentarios

Conversation powered by Livefyre

dónde comprarlo

Samsung Galaxy Admire 2 (Cricket Wireless)

Número de parte: Admire 2/CRKCT

El precio aún no está disponible.

especificaciones ver todas

  • Proveedor de servicios Cricket Wireless
  • Tamaño en diagonal 4 in
Autor
facebook
twitter
google

Jessica Dolcourt

San Francisco

Jessica Dolcourt reseña teléfonos inteligentes y teléfonos móviles y escribe la columna mensual Smartphones Unlocked. Jessica comenzó como editora senior en CNET en 2006 y pasó cuatro años reseñando software móvil y de escritorio antes de hacerse cargo de los dispositivos.