Snapchat y la locura de las cotizaciones en Silicon Valley

Snapchat se une a la lista de 'startups' en Silicon Valley que han atraído ofertas multimillonarias. ¿Por qué nos seguimos sorprendiendo?

spiegel_tc_disrupt_610x392.png
El co-fundador de Snapchat, Evan Spiegel, a la izquierda, durante la conferencia TechCrunch Disrupt. (Crédito: Captura de pantalla/Jennifer Van Grove/CNET)
 

Silicon Valley es un lugar curioso. Nos siguen sorpendiendo cosas que, a estas alturas, deberían ser más o menos normales para los observadores de este lugar. Una de ellas es la valoración estratosférica de empresas que aún no han generado un solo centavo.

La más reciente es Snapchat, la aplicación para compartir imágenes que se borran en segundos y que, según reportes, recibió una oferta de adquisición por US$3,000 millones que sus jóvenes fundadores, dos graduados de Stanford, rechazaron.

Ante este tipo de noticias, hay varias reacciones típicas:

¿Cuántos años dices que tienen?

Evan Spiegel, el CEO de Snapchat, tiene 23 años. Muchos de los emprendedores de la zona saltan a la fama recién salidos de la universidad y, de cierta forma, en Silicon Valley hay, efectivamente, un culto por la juventud. Pero esto es relativo: es muy cierto que muchos jóvenes se han comido la industria a puños (léase Mark Zuckerberg, de Facebook), pero también es cierto que muchos necesitan de lo que los enterados llaman “supervisión de adultos”. En este mundillo, los jóvenes ponen mucha de la creatividad y las ideas nuevas, pero detrás de esas empresas en ciernes hay un ejército de profesionales que entienden muy bien las necesidades de las startups. Y, lo más importante, es que las ideas hayan sido ejecutadas con eficiencia y que se encuentren en una trayectoria de crecimiento. En Silicon Valley se invierte en el potencial de las empresas, definido por el potencial de sus fundadores – sean jóvenes, o no.

¿Por qué una empresa que no genera ingresos vale eso [o vale ‘algo’, para acabar pronto]?

Esta es la pregunta más fácil de contestar, curiosamente. ¿Por qué vale eso? Por su potencial, y punto. Empresas como Facebook, Google, Yahoo! y Apple compran startups que van a complementar su cartera de nuevos productos o fortalecer su presencia en sectores en donde no son particularmente fuertes. Facebook, que fue la que mostró interés en Snapchat, pagó unos US$1,000 millones por Instagram porque el startup conquistó el espacio móvil, un área en la que Facebook ha sido especialmente débil. Las empresas compran tres cosas: talento del equipo (porque contratar ingenieros en el Valle es complicado, los “adquieren”), la tecnología (que sea innovadora y difícil de imitar o desarrollar desde cero) o el tamaño del tráfico o audiencia. En el caso de Snapchat e Instagram, mientras que la tecnología es bastante replicable, la penetración del producto en un sector interesante y el talento (sobre todo por la juventud de sus fundadores)  justifican hasta cierto punto la cotización (aunque sigo pensando que US$3,000 millones por Snapchat es demasiado; mejor los pagaría por WeChat o WhatsApp, aunque estas dos cuestan, seguramente, mucho más). Lee nuestra guía completa de 'apps' de mensajería.

¿Cuándo va a estallar la burbuja?

Este comentario, sin duda, es legado del estallido de la burbuja de Internet en el año 2000. Pero las cosas han cambiado mucho, y una valuación elevada, en 2013, no representa una burbuja. El número de empresas de tecnología que hoy salen a bolsa no se acerca, ni con mucho, a los niveles de esa época. Y, lo más importante, es que el mercado de Internet – o sea, la cantidad de dinero que generan las empresas del sector – ha crecido de forma descomunal.

Tan solo Google va en camino a reportar ingresos de US$60,000 millones este año fiscal. Otro punto muy importante: las empresas como Facebook y Google pagan lo que pagan por estos startups porque pueden; o sea, les alcanza. Tienen el capital, y tienen la presión de seguir creciendo. Muchas veces son compras estratégicas: para quitar una oportunidad de adquisición a la competencia, o para evitar que el startup se convierta en competencia. O siguen las tres rutas antes mencionadas: comprar talento, comprar tecnología o comprar volumen (o una combinación de éstas). Si te alcanza, ¿por qué no apostar por estas novedosas ideas y empresas? Imaginen lo que Apple puede comprar con los US$137,000 millones que tiene en sus arcas. Por lo menos, unos 45 Snapchats.

Mándame cualquier comentario, duda o queja directamente a mi correo electrónico o deja aquí abajo tus comentarios.

Autor

Gabriel es el Director Editorial de CNET en español. Con casi veinte años de carrera en el periodismo, ha lanzado proyectos editoriales en EE.UU., México, Grecia, El Salvador y los Emiratos Árabes Unidos, entre otros. También trabajó para la edición en español de 'The Wall Street Journal'. Es casado, con dos hijos, y vive en Palo Alto, California. Le encanta la iconografía de la lucha libre, las apps de fotografía y todos los deportes.

 

Comentarios

Conversation powered by Livefyre

No te lo pierdas
Productos Destacados

Sorteo El otoño de fiesta

Celebra con premios en efectivo

Regístrate para ganar* el primer premio de US$1000, o 3 premios de US$500 cada uno.

CONÉCTATE CON CNET en Español
CNET Insider Edición en español Los miembros de CNET en español reciben anuncios sobre nuevos servicios, funciones y otros beneficios que ofrece CNET.