¡Silencio! Twitter calla a los usuarios fastidiosos

La red social ahora te permite silenciar a los usuarios que no te interesan o que tuitean cosas molestas.

Twitter_smartphone_187249435_860x614.jpg
Crédito: CNET
Si eres de los tuiteros que sigue a miles de usuarios y no recuerdas por qué, pero no los quieres dejar de seguir por distintas razones, la red social tiene una nueva función especial para ti.

Twitter lanzó el lunes una función para los usuarios del app de iPhone y Android que les permitirá silenciar a las personas que ya no quieren leer en su timeline. Los usuarios callados no sabrán que los has marcado como persona non grata, dándote una manera de eliminar pacíficamente los tuits no deseados, o de personas fastidiosas, de tu cronología.

Según Twitter, los tuits y retuits de los usuarios silenciados ya no saldrán en tu cronología y, en consecuencia, no recibirás notificaciones cuando tuiteen.  Sin embargo, el usuario aún podrá interactuar con tu timeline, dándole Favorito a lo que le guste, contestando y retuiteando tus mensjaes — pero tú no serás notificado de esas acciones.

La página de apoyo de Twitter en español explica cómo silenciar a un usuario. La función de silenciar aún no está disponible para todos, pero cuando se actualice tu cuenta, podrás silenciar a un usuario desde tu iPhone o dispositivo Android, o vía Twitter.com.

Basta que oprimas el icono de más (o de tres puntitos en iOS) en uno de sus tuits y ahí verás la opción de silenciar. También podrás tomar la misma acción si entras su perfil de usuario, luego Configuración y ahí optar por callar a la persona.

Si cambias de opinión en el futuro, puedes revertir la acción.
Video Destacado
6
This content is rated TV-MA, and is for viewers 18 years or older. Are you of age?
Sorry, you are not old enough to view this content.

Motorola Moto G (2015) vs. Moto G (2014): ¿cuál es mejor?

[En esta esquina] El nuevo Moto G conserva las mismas dimensiones y resolución de pantalla, pero tiene otras cualidades que lo colocan por encima de su predecesor.

por Vanessa Hand Orellana