¿Será el iPhone 5S el favorito de los deportistas?

Un chip especial en el nuevo móvil de Apple lo pondría a competir con los 'gadgets' para medir la actividad física

17_-_Nike_Plus.jpg
¿Pone el iPhone 5S en peligro a los 'gadgets' para medir la actividad física? (Crédito: Josh Lowensohn/CNET)

Los teléfonos inteligentes en general -y el iPhone en particular- son la navaja suiza de la tecnología. Con cada nueva versión, absorben más y más funciones de dispositivos “dedicados” -desde cámaras fotográficas simples, videograbadoras portátiles, sistemas portátiles de juegos, dispositivos con GPS y lectores de libros electrónicos, por mencionar solo algunos. Y ahora, con la introducción del nuevo iPhone 5S, otra categoría podría estar en peligro: los aparatos para medir la actividad física, conocidos en inglés como health trackers.

Lo que debería preocupar a fabricantes de productos como el Fitbit Flex o Jawbone Up es un diminuto chip incluido en el nuevo iPhone llamado coprocesador de movimiento M7. (Es totalmente aparte y distinto del CPU principal del nuevo iPhone, que es un chip A7 con 64 bits). El M7 está diseñado para llevar un recuento de tus movimientos y sabe automáticamente si estás tumbado en un sofá, corriendo en el parque o haciendo una caminata casual por tu barrio. A eso añádele un software compatible (Apple contrató a su socio de antaño Nike para crear una versión compatible con M7 de su app Nike Plus Move), y el iPhone 5S equipado con M7 parece estar listo para reemplazar de lleno a los gadgets especializados en llevar un recuento de tu actividad física.

Para las empresas que fabrican este tipo de productos, ése es un prospecto fatídico. Pero ¿puede el 5S realmente reemplazar a los health trackers? ¿será que los cómodos y ligeros brazaletes seguirán siendo los favoritos de los deportistas? Le eché un vistazo al 5S, función por función, para ver cómo se compara con estos dispositivos y la respuesta no es tan concluyente como imaginarías.

Pasos y actividad

La tarea más importante de un dispositivo para medir la actividad física es llevar un registro de los pasos que das cada día. Incluso el podómetro más sencillo puede hacer esto y prácticamente todos los teléfonos inteligentes vienen con un acelerómetro integrado (ese sencillo sensor para registrar los pasos).

Efectivamente, una amplia gama de aplicaciones en iOS como en Android equipan a muchos dispositivos que registran la actividad física, incluyendo software de terceros como MyFitnessPal y RunKeeper. Muchas aplicaciones usan también el sensor GPS de tu teléfono para llevar un registro de tu ejercicio tanto en términos de velocidad, distancia y la ruta recorrida.

Entonces, ¿qué hace tan especial al chip M7 del iPhone 5S? Para empezar, Apple dice que el M7 permitirá al iPhone 5S a llevar un recuento constante de tu actividad al “conversar” con sus varios sensores. La información del acelerómetro que viene adentro del iPhone 5S, la brújula digital y el giroscopio ayudarán al M7 a tener un panorama muy detallado de toda tu actividad física.

Quizás lo que resulta más importante es que el coprocesador de movimiento M7 puede hacer todo esto tras bambalinas, sin apoyarse en el procesador A7 del nuevo iPhone 5S. Con suerte, eso significa que el procesador rendirá más y la batería tendrá un mejor rendimiento.

No está claro todavía si el M7 es una solución superior si se compara con los dispositivos especializados en monitorear la actividad física que ya están a la venta. Después de todo, compañías como Fitbit, Jawbone, y Nike han pasado suficiente tiempo mejorando sus productos y servicios.

Por ejemplo, el aparatito más avanzado de Fitbit (y uno de nuestros favoritos), el Fitbit Flex, utiliza lo que la compañía denomina “acelerómetro MEMS 3-axis” para monitorear tus movimientos. Con eso, el Flex puede determinar con precisión los movimientos que haces con base en tu perfil y tus estadísticas personales. La compañía no ofrece más detalles al respecto, pues considera la operación del MEMS como un secreto bien guardado; algo así como la “receta secreta” del aparatejo.

FitBit_Flex_35566773_01_540x386.jpg
La Fitbit Flex usa tecnología avanzada para medir el movimiento Crédito: Sarah Tew/CNET

Aun así, si se trata de contar los pasos dados, pensamos que un teléfono dentro de tu bolsillo debe ser un reemplazo lo suficientemente bueno de cualquier dispositivo dedicado.

Calidad del sueño

Además de llevar un recuento de tus movimientos a lo largo del tiempo, la mayoría de los dispositivos actuales también intentan cuantificar la cantidad -y calidad- de tus horas de sueño. La Fitbit Flex, Jawbone Up y la Withings Pulse no son la excepción. De hecho, el brazalete Basis Band de Basis Science lleva un registro de toda tu actividad de sueño sin que tú tengas que hacer nada con el dispositivo (como ocurre con Flex) ni presionar un botón (como con el Jawbone Up).

Jawbone_Up_35536649_02_610x436.jpg
La Jawbone Up mide el rendimiento del sueño, pero hay que apretar un botón Crédito: Sarah Tew/CNET

Llevar un registro del sueño no fue una de las características de las que Apple hizo alarde cuando habló acerca del M7 durante su evento de prensa del año pasado. Eso no significa necesariamente que no vaya a surgir una aplicación que permita al iPhone 5S operar de esa manera. Por supuesto que vas a tener que amarrarte el teléfono de alguna manera en el cuerpo antes de irte a dormir, algo que no creo que mucha gente quiera hacer. Siento que una sencilla pulserita funciona mejor para este tipo de monitoreo.

Ritmo cardíaco

Los acelerómetros no son los únicos sensores incluidos en un dispositivo para medir la actividad física. Algunos productos como el Withings Pulse y el Basis Band vienen equipados con monitores del ritmo cardíaco. Básicamente, estos sensores golpean las primeras capas de tu epidermis con pulsaciones intermitentes de luz. Un escáner óptico luego extrapola el flujo sanguíneo y como consecuencia tu ritmo cardíaco con base en lo que ve.

03Withings_Pulse_35822881_610x436.jpg
El Withings Pulse es uno de los pocos dispositivos que usa un sensor óptico para medir el ritmo cardíaco Crédito: Sarah Tew/CNET

Como puedes imaginar, este método requiere de un contacto directo entre el sensor y la piel para funcionar. Y como el iPhone 5S y su M7 no tienen ningún hardware de este tipo, no esperes que tu nuevo y estilizado teléfono te mantendrá al tanto de tu ritmo cardíaco así sin ninguna ayuda.

Conteo de calorías

Claro que es bueno estar al tanto de qué tanto (o qué tan poquito) nos movemos durante el día. Esta información ofrece un nivel básico de tu actividad física y tus sesiones de ejercicio, pero los dispositivos que miden la actividad física también pueden calcular cuántas calorías quemas en cada esfuerzo determinado.

Claro que a menos que corras kilómetros diariamente, todo ese ejercicio no va a compensar por una dieta basada en tacos y atole. Para ello aparatos como la Fitbit Flex y la Jawbone Up ofrecen un conteo de calorías como un componente adicional en sus aplicaciones móviles.

Screenshot_2013-04-29-21-05-20_270x480.jpg
Con la app de Fitbit puedes llevar un control de tus alimentos Crédito: Sarah Tew/CNET

La solución de Fitbit es la más robusta de las dos. Solo introduce las comidas (y el tamaño de la porción) desde una base de datos de la compañía, o entra tu propia información y la app te ofrece un conteo total de las calorías quemadas.

Si bien el hardware interno del 5S no ofrece específicamente el conteo de calorías, la tienda de aplicaciones de Apple (App Store) tiene una lista enorme de software dedicado a ello.

Comodidad

Aquí la pregunta del millón es si tiene sentido -o no- usar tu móvil como una herramienta para hacer ejercicio. Seamos  honestos, no importa qué tan ligeros y delgaditos sean, los teléfonos inteligentes son aparatos muy grandes. Y si la historia reciente sirve de indicador (piensa en el Samsung Galaxy Note 3), seguirán haciéndose más grandes, y tendrán pantallas de más de 5 pulgadas.

Incluso el relativamente compacto iPhone 5S, con su pantalla de 4 pulgadas, no resulta tan atractivo para andarlo cargando en nuestras sesiones de ejercicio. Sé que mucha gente se ha acostumbrado a llevarlo amarrado en su antebrazo o muñeca para salir a correr al tiempo que escuchan su música favorita. Pero para los atletas más puros, eso de andar llevando aparatitos colgando por el cuerpo (muñequera, teléfono, audífonos, etc.) es algo que no pueden concebir. Es por ello que prefieren dispositivos como el Flex y el Up, que son ligeros, durables y en muchos casos, resistentes al sudor.

Si no puedes con el enemigo, únete a él

Así que, a pesar de sus múltiples ventajas, el iPhone 5S no es un ganador en todos los sentidos. Pero para las funciones básicas -podómetro y conteo de calorías- parece ser lo “suficientemente bueno”. Además, el aparatito de tu propiedad, con el que siempre cargas para todas partes, tiene ventajas sobre otros dispositivos dedicados que son “mejores” -si no, pregúntale a Nintendo, Canon y Nikon.

De todos modos, lo más probable es que los jugadores pequeños en el negocio de monitoreo de actividad física descubran que lo mejor es dejar a Apple a cargo del hardware y en cambio concentrarse en desarrollar apps compatibles.

Apple se esforzó en gran medida para dejar bien claro que visualiza un creciente número de programadores que van a desarrollar apps para el hardware de monitoreo de movimiento del iPhone 5S. Cuando habló del potencial del M7, Phil Schiller, el vicepresidente de marketing de Apple, incluso dijo: "Con nuevo software y aplicaciones, van a alcanzar un nivel de soluciones de salud y acondicionamiento físico que nunca fue posible antes en un teléfono móvil". 

De hecho, durante mis conversaciones con algunos desarrolladores de apps de este tipo, pude confirmar que hay un gran interés en la última creación de Apple. Jason Jacobs, el presidente ejecutivo de la firma de software RunKeeper, está muy entusiasmado con las posibilidades del M7. "Creemos que es una gran oportunidad. Con esta movida de parte de Apple, más personas van a poder monitorear lo que hacen de una manera más fácil".

Jacobs después me explicó que ahora con la app de su compañía atada a un chip M7, permite al iPhone de una persona saber cuándo anduvo en bicicleta, cuándo corrió, fue al gimnasio, etc. Lo que es mejor, su teléfono también llevaría un registro automático de las estadísticas de cada actividad física conforme va ocurriendo sin necesidad de que el usuario tenga que iniciar o detener la aplicación y la actividad actual. 

Cuando le pregunté a Jacobs qué pensaba acerca de la habilidad futura de "monitoreo pasivo" en los iPhones del futuro y si ésta amenazaría a dispositivos como el Fitbit Flex y el Jawbone Up, me dijo que si bien espera que mucha gente acabe utilizando RunKeeper para monitorear su actividad física, sí va a haber una gran demanda de "dispositivos de alta gama, como relojes a prueba de agua para nadar y ese tipo de cosas". A mi modo de ver, ese comentario ciertamente suena a mal agüero. Pero para tranquilizar a los que temen que el iPhone 5S, y una serie de apps mejoradas, van a hacer que los productos especializados desaparezcan del mapa, Jacobs se aseguró de decir que él cree firmemente en la compatibilidad a lo largo y ancho de plataformas. "Nosotros nos llevamos muy bien con todo mundo; y con eso me refiero también a los aparatos como Fitbit Flex y Jawbone Up."

Etiquetas:
Teléfonos móviles
Autor

Brian Bennett es editor senior y escribe sobre teléfonos móviles en CNET. Reseña una amplia gama de productos de comunicación móvil, incluyendo teléfonos inteligentes y accesorios. Tiene más de 12 años de experiencia en periodismo tecnológico y ha cubierto prácticamente todo lo que tenga un microchip -y sea entretenido.

 

Comentarios

Conversation powered by Livefyre

No te lo pierdas
Productos Destacados

Samsung Galaxy Note 4

El nuevo tabléfono de Samsung ya está disponible.

Descubre lo que lo diferencia de la competencia.

CONÉCTATE CON CNET en Español
CNET Insider Edición en español Los miembros de CNET en español reciben anuncios sobre nuevos servicios, funciones y otros beneficios que ofrece CNET.