El HTC One M8 es un juguete casi perfecto

Tras casi un mes, es claro que no es un teléfono celular perfecto, pero el HTC One M8 tiene más fortalezas que debilidades.

htc-one-m8.jpg
Crédito: CNET

Uno de los momentos más emocionantes que experimenta un amante de la tecnología es abrir la caja de un nuevo gadget para conocer su nuevo juguete. Sin embargo, no todos los 'juguetes' te sorprenden tanto como otros, o no resultan ser lo que realmente esperabas. Algo así fue lo que me ocurrió cuando tuve la oportunidad de abrir el teléfono celular HTC One M8.

Luego de ver el HTC One (2013) sabía que el sucesor iba a ser muy similar, con tan solo algunos cambios, pero cuando lo saqué de su caja me sorprendí de lo bien que se veía y se sentía en la mano.

He estado probando el HTC One M8 por casi un mes y su encanto no se ha perdido por completo. Es normal que con el tiempo, el encanto se va perdiendo, pero el HTC One M8 ha mantenido su atractivo durante todas estás semanas.

Casi perfecto

Es difícil decir que hay un teléfono celular perfecto, pero es claro que los mejores teléfonos tienen cosas buenas y malas. Este es precisamente el caso del HTC One M8 - no es perfecto y tiene sus fortalezas y debilidades.

Para comenzar, el diseño del HTC One M8 es genial. Es compacto, liviano y creo que tiene un tamaño muy adecuado. Su pantalla no es más alta que la de muchos teléfonos que prefieren conservar su proporción a pesar de tener la tendencia de incrementar su tamaño. Después de probar el One M8, me pareció que la pantalla alta permite mejor controlarlo con una sola mano. Además, las funcionalidades de gestos llamadas Motion Launch, permiten no tener que presionar el botón que se encuentra en la parte superior y que si puede resultar molesto con una sola mano.

Puedo decir que sus bocinas son las mejores que he probado en un teléfono celular. Son muy potentes y el sonido no se distorsiona tanto a pesar de su potencia.

La interfaz personalizada de HTC, Sense, ha sido una de las más admiradas en los teléfonos con Android por su simplicidad y semejanza a Android puro. Fue fácil de navegar y encontrar las opciones que he buscado.

Las cámaras, unas de las grandes novedades del HTC One M8, tomaron fotos buenas y la función de poder enfocar la foto después de tomarla (UFocus) me gusto y funcionó muy bien, a pesar de no ser perfecta.

Como usuario, me gusta mucho que HTC incluya el programa HTC Advantage, dando un poco más de seguridad al usuario de que su teléfono celular se va a mantener actualizado y funcional por más tiempo. El programa te permite cambiar la pantalla rota (una vez) en los primeros seis meses de tener el dispositivo de manera gratuita. Generalmente cuido mucho a todos los dispositivos que tengo, a pesar de botar algunos celulares de vez en cuando en algunos de mis videos.

Adicionalmente, con este programa gratuito, HTC promete con este ofrece las últimas actualizaciones de Android por al menos dos años desde que sale a la venta el dispositivo. Con otros fabricantes, generalmente, no tienes ni la menor idea si vas a recibir más actualizaciones de Android y resulta ser algo frustrante.

Por último, su desempeño es tan bueno como lo que esperarías de un teléfono celular con Android de esta clase. Las aplicaciones abren prácticamente al instante, los menús se abren con gran fluidez, las pantallas reaccionan rápidamente y su batería me duro sin mucha dificultad el día completo de trabajo.

Podría mejorar

Claro, no todo es perfecto y me gustaría que el HTC One M8 incluyera otras cositas. Considero que su cámara principal toma fotos que satisfarían a la mayoría de los usuarios, pero me hubiera gustado un poco más de resolución. Las fotos son nítidas y los efectos permiten que las típicas fotos se vuelvan un poco más divertidas.

HTC cambió el posicionamiento y la clase de botones que se encuentran en su teléfono insignia. El HTC One (2013) contaba con botones capacitivos justo en el borde negro donde se encuentra el logo de HTC, debajo de la pantalla. En esta ocasión los botones están integrados en la pantalla, similar a los que puedes encontrar en los celular con Android puro y esto es algo bueno. Sin embargo, el borde negro con el logo de HTC se mantuvo y parece ser un desperdicio de espacio, quitándole un poco a la parte visual de la pantalla en muchas ocasiones. Es claro que debajo de este espacio negro se encuentran circuitos, parte de la antena y otros componentes, como lo mencionó HTC, pero hubiera sido mucho mejor el poder haber quitado ese espacio para que formara parte de la pantalla. Igualmente, no hubiera sido de sobra que HTC permitido que se cargara vía USB 3.0.

Hay pocos teléfonos celular resistentes al agua, pero no hubiera sobrado que el HTC One M8 ofreciera esto, especialmente cuando sabemos que el Samsung Galaxy S5 y el Sony Xperia Z2 sí incluyen esto.

Conclusión

No cabe duda que el HTC One M8 es uno de los mejores celulares que se encuentran disponibles en el mercado. Tiene más fortalezas que debilidades, pero tiene que enfrentarse a una fuerte competencia como lo son el Galaxy S5, el Xperia Z2 y pronto frente al LG G3, cuando salga al mercado.

En cuanto a diseño, el HTC One M8 creo que sería la mejor opción y en cuanto a poder y funcionalidades esta muy bien plantado frente a su competencia. Me gusta mucho como opera la función UFocus y me parece más fácil y simple que otras funciones similares que podemos encontrar actualmente en otros dispositivos.

Play
 

Comentarios

Conversation powered by Livefyre

No te lo pierdas
Productos Destacados

Samsung Galaxy Note 4

El nuevo tabléfono de Samsung ya está disponible.

Descubre lo que lo diferencia de la competencia.

CONÉCTATE CON CNET en Español
CNET Insider Edición en español Los miembros de CNET en español reciben anuncios sobre nuevos servicios, funciones y otros beneficios que ofrece CNET.