¿Cómo se comparan Mac OS X Mavericks y Windows 8.1?

Después de analizar Mac OS X Mavericks la semana pasada y con el lanzamiento de Windows 8.1 la semana anterior, era hora de echarle un vistazo a cómo están evolucionando estos sistemas operativos, sea para bien o para mal.

AppPrime-mavericksvswindows8pt1_610x436.jpg
Mac OS X Mavericks VS. Windows 8.1 Crédito: CNET

El año pasado, cuando Mountain Lion y Windows 8 salieron, al comparar los sistemas operativos Mac y Windows fue notorio que Apple tomó el mejor camino al mantener sus sistemas operativos de computadoras escritorio/portátiles y tabletas separados. Con Windows 8, Microsoft dio un cambio de imagen a su sistema operativo, haciendo que las personas cambien la forma en la cual utilizan sus computadoras. Ahora que los dos sistemas operativos se han actualizado con Mac OS X Mavericks y Windows 8.1, pensé que debería que echarles un vistazo a los dos para ver si la actualización provocó cambios notables.

Para ser claro, principalmente cubro iOS y Mac para CNET, pero eso no significa que no sepa nada de Windows. He cubierto el software de Windows ampliamente aquí en CNET, incluso cuando Windows 8 se lanzó por primera vez, y he sido el analista principal de Microsoft Office desde 2010. También tengo un dispositivo con Windows 8 que sirve como mi computadora principal en casa.

En otras palabras, no soy ajeno a Windows y utilizo Windows 8 a diario, por lo que no he cambiado mi perspectiva mucho desde la última actualización importante. Sigo pensando que Mavericks es una extensión de un sistema operativo al que ya estamos familiarizados y hace que la experiencia en general sea más eficiente. Por otra parte, Windows 8.1 continúa tercamente con la idea de que un sistema puede funcionar en computadoras de escritorio y tabletas. Me gusta que Windows 8.1 trajo algunas funcionalidades clásicas de vuelta, como el botón de Inicio, pero simplemente no va lo suficientemente lejos parar lograr ser tan útil como lo era en Windows 7. Además, la interfaz Metro es agradable, pero sigue siendo en gran medida una pérdida de tiempo para las personas que usan una computadora de escritorio, que en realidad son la mayoría de los usuarios.

Screen_Shot_2013-10-24_at_10.10.44_AM_1.png
El mover iBooks a Mac era una elección obvia, dándote más lugares para leer libros. Crédito: captura de pantalla: Jason Parker/CNET

Mavericks mejora una interfaz familiar

Vamos a empezar con lo que Apple está haciendo bien. Mavericks es una actualización gratuita que hace que la duración de la batería de tu computadora portátil sea más eficiente, agrega aplicaciones útiles traídas de iOS como iBooks y mapas, y añade algunas modificaciones que hacen que la interfaz sea más fácil de navegar, sin cambiar por completo la forma en que usamos las computadoras.

Mavericks cuenta con gran número de cambios en la interfaz que hacen más fácil su utilización. Por dar algunos ejemplos, los Top Sites en Safari ahora te permiten reorganizar tus sitios favoritos para que cuando abras una nueva pestaña puedas saber exactamente dónde hacer clic para obtenerlos rápidamente. Las nuevas pestañas de Finder facilitan la transferencia de archivos entre dos ubicaciones. Las aplicaciones que tienen la capacidad de verse en pantalla completa ahora funcionan de esa manera en varios monitores, finalmente, ya que anteriormente los usuarios con más de un monitor estaban limitados.

En otras palabras, lo que se obtiene con Mac OS X Mavericks son mejoras para una interfaz ya conocida, pero con novedades que te permiten hacer más cosas con tu Mac. Claro, todavía hay cosas confusas como el Launchpad, cuando se puede abrir aplicaciones desde Finder, pero creo que es claro que como una actualización gratuita es fácil de recomendar, ya que mejora tu experiencia en la utilización de Mac.

Windows 8-1 Escritorio3 (1).jpg
El botón Inicio está de vuelta en Windows 8.1, pero no es tan bueno como en Windows 7. Crédito: captura de pantalla: Juan Garzón/CNET

Windows 8.1 corrige algunos problemas, pero aún así no es ideal

Windows 8.0 fue una actualización no muy bien aceptada por muchos usuarios debido a la pérdida del botón de Inicio, una nueva manera de mirar el menú de Inicio y algunos gestos confusos que no tienen sentido para los usuarios de computadoras de escritorio. Francamente, ni siquiera tenían sentido para los usuarios de una tableta sin recibir un poco de entrenamiento. Nunca me olvidaré que tuve que preguntarle a Seth Rosenblatt, quien analizó Windows 8.0, cómo cerrar una aplicación en la interfaz Metro, ya que esto no es una funcionalidad intuitiva. ¿Por qué no mantener la "X" roja en la parte superior derecha en lugar de tener que mover la aplicación hacia abajo desde la parte superior (más difícil con un mouse) y moverla hasta la parte inferior de la pantalla?

Me emocioné cuando me enteré de que Windows 8.1 arreglaría los principales problemas presentados en la versión original y que traería de vuelta el menú de Inicio. El problema es que el nuevo menú de Inicio en 8.1 no es tan poderoso como el que teníamos en Windows 7 y las correcciones ignoran el hecho de que la interfaz Metro sigue siendo mucho más adecuada para las pantallas táctiles que para las de computadoras de escritorio. Es frustrante que al hacer clic en el botón de Inicio sólo nos lleva a la interfaz Metro, y al hacer un clic derecho sobre el botón de Inicio nos lleva a algunas de las características que tuvo el botón de Inicio de Windows 7.

La manera en la cual utilizo Windows 8 en mi casa es como lo haría en Windows 7. Tan pronto como la interfaz Metro carga, selecciono la baldosa de escritorio para utilizar la computadora de la manera que siempre lo he hecho. Desde allí puedo revisar mi e-mail, navegar por la Internet y puedo hacer todo lo que siempre he hecho con una computadora con Windows. Y, sin embargo, sé que es existe otra experiencia de Windows que me ofrecerá básicamente las mismas cosas, si es que quiero vivir en ese mundo. Sé que hay baldosas que muestran contenido en vivo, pero ¿cuántas veces las miro realmente? La respuesta es: nunca. Cuando enciendo mi computadora, tengo una misión en mente y me pongo a ello. Aunque los usuarios de tabletas pueden estar en desacuerdo, a mí no me importa que tan colorida y tan bonita la interfaz de usuario llega a ser, ni tampoco me importa que sea buena o tenga sentido en un teléfono con Windows o una tableta; es simplemente otra manera de hacer las mismas cosas en una computadora de escritorio con ninguna ventaja clara que no sea su imagen.

Busqueda Windows 8-1.jpg
Me gusta la forma en que se ve la pantalla de Inicio de Windows, pero yo no le tengo ningún uso en mi computadora de escritorio. Crédito: Fotos de pantalla: Juan Garzón/CNET

¡Sorpresa! No todo es malo; Windows 8.1 es un avance

Si ignoro por completo las baldosas en vivo, Windows 8.1 es el mejor sistema operativo de Windows que ha existido. Se inicia muy rápido, tiene un administrador de tareas muy mejorado, mayor seguridad y me parece que gasto mucho menos tiempo que antes intentando cerrar programas. Es más estable, es más rápido y funciona mejor. Por eso me se me hace tan difícil hablar de Windows 8 con amigos y colegas. Puedo tomarme mi tiempo diciéndoles todas las cosas que creo que están mal en Windows 8, pero al final recomiendo la actualización.

El cambio es bueno, pero hay que hacerlo de la manera correcta

Si he aprendido algo durante mi tiempo aquí, analizando software en CNET, es que, por lo general, siempre hay que actualizar tu software. Está bien que esperes un par de semanas para asegurarte que un desarrollador ha resuelto los errores, pero al final, quizá vas recibir una experiencia más estable, segura y probablemente obtendrás mejores funcionalidades con la siguiente versión. Es cierto que hay casos en los que la actualización de un programa lo convierte en algo peor (como colocar iOS 7 en un iPhone 4), pero en general, mantenerse al día con tu software es la mejor práctica.

Mavericks es exactamente la buena clase de actualización a la que me estoy refiriendo. Viene con nuevas aplicaciones y nuevas funcionalidades que te hacen más eficiente.

Sin embargo, con Windows 8.1, se obtiene una mezcla. De hecho, hace que el uso de Windows sea más eficiente, añade seguridad y trae de vuelta el botón de Inicio, aunque no es tan bueno como el que tenía antes. Pero hasta que Microsoft encuentre una manera de hacer útil la interfaz de usuario “moderna" para los usuarios de computadoras de escritorio, vas a ver a la gente ignorar las baldosas para utilizar una interfaz que ya conocen y que es realmente funcional con su mouse.

 

Comentarios

Conversation powered by Livefyre

No te lo pierdas
Productos Destacados

Sorteo El otoño de fiesta

Celebra con premios en efectivo

Regístrate para ganar* el primer premio de US$1000, o 3 premios de US$500 cada uno.

CONÉCTATE CON CNET en Español
CNET Insider Edición en español Los miembros de CNET en español reciben anuncios sobre nuevos servicios, funciones y otros beneficios que ofrece CNET.