Wi-Fi a 10,000 metros de altura: aquí te mostramos cómo sacarle provecho

Puedes decirlo: el servicio de Wi-Fi en vuelo es costoso e increíblemente lento. Pero si lo comprarás de todos modos, aquí te presentamos algunos consejos para que saques el mayor provecho.

Ya sea un paseo de dos horas o un vuelo de un extremo a otro del país, pasar tiempo sin Internet es un ejercicio de autocontrol que no todos están dispuestos a probar. Llámalo obsesión o nomofobia, queremos tener nuestro acceso a Internet, incluso a 10,000 metros de altura.

De acuerdo con un reciente estudio de Routehappy, un sitio de búsqueda de vuelos, el servicio de Wi-Fi en vuelo se encuentra disponible en el 38 por ciento de los vuelos internos de EE. UU. y Delta es el proveedor líder de servicios de Wi-Fi. Y gracias a las iniciativas actuales de la FAA y las continuas instalaciones de Wi-Fi, se espera que esa cifra continúe aumentando.

787_10_med_270x216.jpg
(Crédito: Boeing)

Es una tendencia fascinante para los adictos a Internet, pero los viajeros frecuentes te dirán lo siguiente: el servicio de Wi-Fi en vuelo es costoso e increíblemente lento.

A pesar de todo, hay trabajo que hacer, artículos que leer y fotos de famosos que publicar en Facebook durante el vuelo. Por lo tanto, si estás dispuesto a vaciar tus bolsillos para tener acceso a Internet, a continuación te damos algunos consejos para que valga la pena.

Compra en forma anticipada

El servicio de Wi-Fi en vuelo es excesivamente costoso. Gogo, el proveedor de servicios de Wi-Fi en vuelo más grande de EE. UU., generalmente cobra US$14 por un pase diario, US$49.95 por un pase mensual y US$39.95 por un pase mensual en la aerolínea que escojas.

Además de ser una empresa, hay dos motivos por los que Gogo cobra tanto. En primer lugar, los precios exorbitantes tienen por objetivo ofender a los pasajeros de modo tal que la mayoría de ellos no adquiera el servicio. En serio. Gogo tiene capacidad para brindar su servicio a una cierta cantidad de pasajeros, por lo que la costosa barrera mantiene reducido el número de usuarios simultáneos.

En segundo lugar, los costos de Gogo son bastante elevados. Según Gigaom, se estima que Gogo tiene un costo de US$0.20 por cada megabyte entregado. Con estos costos elevados, Gogo fija tales precios prohibitivos para subsistir. (Lamentablemente, resulta que la empresa aún no ha dado ganancias).

Consejo profesional: Para empezar, compra tu servicio de Wi-Fi en vuelo en forma anticipada. Con frecuencia encontrarás pases a tarifas con descuento a través de tu aerolínea o promociones del proveedor de Wi-Fi. Por ejemplo, American Airlines está publicitando una oferta especial de dos por US$20 para todos los pases diarios.

Otra manera de hacer un buen negocio es que el proveedor de Internet crea que te encuentras en un dispositivo móvil. Algunos proveedores, como Gogo, tienen tarifas más bajas para el acceso móvil en base a la identificación de tu navegador. Así que, antes de tu vuelo, instala la aplicación User Agent Switcher para Chrome o Firefox y configura tu navegador en el modo móvil.

Fija tus expectativas

¿Netflix o Hulu? Olvídalo. ¿Descargar un juego para el iPad? Tampoco.

Inmediatamente antes de comprar el servicio de Wi-Fi, recibirás una pequeña notificación para advertirte de que los servicios de este tipo no se encuentran disponibles. No se trata de que el proveedor no quiera que te diviertas o que quiera hacer que volar sea más intolerable de lo que ya es: simplemente no hay ancho de banda suficiente.

Según Gogo, la tecnología Wi-Fi en vuelo más implementada, Air To Ground, alcanza un tope de 3.1 Mbps. Su tecnología de próxima generación, que se encuentra actualmente en alrededor de 300 aeronaves, tiene un límite de aproximadamente 9.8 Mbps. Ahora bien, toma esa velocidad de 3.1 Mbps y divídela entre los pasajeros que han comprado acceso. Esa es tu velocidad.

Es como una conexión por dial-up. Y quizás un poquito más.

Consejo profesional: Si deseas intercalar una película o un programa de televisión entre las tareas de trabajo, descarga los archivos con anterioridad. Lamentablemente, no hay ninguna alternativa. Cada vez que el punto de acceso inalámbrico detecta una transacción pesada de datos, se interrumpe inmediatamente la actividad. Esto se aplica a la transmisión de contenido multimedia, las descargas grandes y hasta a los servicios de VoIP como Skype.

Aunque es posible que esto cambie pronto. Se espera que Gogo anuncie un nuevo servicio satelital en septiembre que incrementará el ancho de banda máximo por pasajero.

Toma medidas de seguridad adicionales

Una vez pago el servicio y conectado a Internet, el Wi-Fi en vuelo funciona como una red desprotegida: no se encuentra encriptada, de modo que no te brinda protección alguna contra los demás pasajeros del avión.

Es poco probable que un hacker elija una aeronave para hurgar en busca de información, pero esta falta de seguridad hace que sea relativamente fácil obtener acceso a tu actividad web para los que tienen experiencia.

Consejo profesional: Crea tu propia burbuja de seguridad. Hay diversas medidas que puedes tomar para navegar con seguridad en una red Wi-Fi desprotegida.

Desactiva la actividad en segundo plano

Volvamos a hablar de los 3.1 Mbps (divididos por la cantidad de pasajeros con acceso al servicio de Wi-Fi). Al trabajar con tan poco ancho de banda, todos los procesos secundarios pueden enlentecer tus procesos principales y terminarás con una conexión a Internet como las de 1994 que realmente no deseas recordar.

Consejo profesional: Piensa en la cantidad de tareas basadas en Internet que realiza tu PC, como actualizar tu correo electrónico, sincronizar el almacenamiento en la nube y buscar actualizaciones de software.

Antes de embarcar, desactiva las actualizaciones del sistema y de programas. Lo último que necesitas es una actualización automática que limite tu conexión Wi-Fi. Asimismo, desactiva la sincronización automática y asegúrate de actualizar tu correo electrónico con anterioridad.

Consejo adicional: ¡consulta la distribución de asientos!

Si sabes que comprarás el servicio de Wi-Fi en un vuelo próximo, asegúrate de confirmar que el vuelo en cuestión ofrezca el servicio y, además, consulta si incluye puertos de alimentación.

Una herramienta fantástica para esto es Seat Guru. Mientras buscas vuelos, ten abierto Seat Guru en una pestaña, donde puedes ingresar la aerolínea y el número de vuelo para averiguar si la aeronave incluye estos servicios. (Y, mientras tanto, echa una mirada a las demás funciones útiles del sitio, como reseñas sobre determinados asientos).

La mayoría de las aerolíneas también cuenta con una página especial que detalla los precios y la disponibilidad del servicio de Wi-Fi.

Autor

Sharon Vaknin es una experta de proyectos para autodidactas, guías detalladas y trucos poco conocidos que te ayudarán a aprovechar tu tecnología al máximo. Durante el tiempo que lleva trabajando en CNET, ha cubierto redes sociales y gadgets y compartido sus conocimientos tecnológicos en CBS y otros canales de noticias.

 

Comentarios

Conversation powered by Livefyre

No te lo pierdas
Productos Destacados

Samsung Galaxy Note 4

El nuevo tabléfono de Samsung ya está disponible.

Descubre lo que lo diferencia de la competencia.

CONÉCTATE CON CNET en Español
CNET Insider Edición en español Los miembros de CNET en español reciben anuncios sobre nuevos servicios, funciones y otros beneficios que ofrece CNET.