Samsung Gear Fit: el análisis de CNET Samsung Gear Fit: híbrido entre reloj inteligente y medidor de actividad

6
This content is rated TV-MA, and is for viewers 18 years or older. Are you of age?
Sorry, you are not old enough to view this content.
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

Calificación
de los editores

3 stars Bueno
  • Total: 6.9
  • Diseño: 8.0
  • Funciones: 7.0
  • Desempeño: 6.0
Fecha de análisis:

Lo bueno El Gear Fit tiene un diseño vanguardista, muchos más extras que los medidores de actividad física promedio y la capacidad de medir tu ritmo cardíaco. Su pantalla curva AMOLED luce fantástica.

Lo malo Su pantalla a los lados significa que el texto se lee con dificultad sobre tu muñeca. El Fit sólo funciona con ciertos teléfonos Samsung. No puede cargar aplicaciones, por lo que te tienes que acomodar con lo que ya viene incluido. Y el precio es alto; tan alto que podrías considerar el Gear Neo, una alternativa más barata o con el mismo precio y más funciones.

Conclusión El Samsung Gear Fit es un dispositivo de vestir de muy buen ver que no fusiona exitosamente su doble identidad de reloj inteligente y medidor de actividad física.

No te lo pierdas

En algún momento de mis primeros días de uso del Gear Fit, me quedé mirando a la banda en la muñeca. Pantalla curva, colores llamativos. Había una notificación en mi muñeca: a alguien le gustó mi último tuit; mi hermana ha publicado nuevas fotos en Facebook. Apreté el botón del monitor del ritmo cardíaco y me di cuenta que mi corazón latía un poco más rápido de lo que debería.

¿Estaba el Gear  Fit haciendo todo lo que había soñado? Y, ¿estaba haciendo un gran trabajo como un reloj?

El futuro de la tecnología portátil ha llegado a esto: un montón de brazaletes medidores de la actividad física y una pila creciente de smartwatches. Pero ninguno de ellos resulta del todo útil, a pesar de sus esfuerzos ¿Puede algo en el medio ofrecer lo mejor de ambos mundos, o sea ser un medidor de la actividad física además de un reloj inteligente todo-en uno?

El Gear Fit está cerca. Y sin embargo está también más lejos de lo que pensaba. Hace un montón de cosas, pero no es particularmente grandioso en ninguna de ellas.

samsung-galaxy-gear-fit-product-photos-09.jpg
Crédito: Sarah Tew/CNET

Fit: el portátil para la gente común… ¿o un Gear Lite?

El Galaxy Gear, la visión de la informática de vestir de Samsung de 2013, ha sido dejado de lado en favor de una línea completamente nueva de wearables Gear. El nombre Galaxy ha desaparecido por completo - al igual que su sistema operativo Android subyacente, que ha sido sustituido con Tizen - y hay tres productos para elegir: Gear Fit, Gear 2 y Gear 2 Neo. El Gear 2 es el verdadero sucesor del Galaxy Gear, y el Neo es su hermanito menor. Pero el Fit Gear es un nuevo tipo de dispositivo: es un híbrido que es mitad monitor de actividad y mitad reloj inteligente.

En teoría, suena como la mezcla perfecta entre chocolate y mantequilla de cacahuate que siempre he querido en la tecnología de vestir: tener un monitor de actividad física y un reloj inteligente de verdad en una sola pulsera, cumpliendo de pronto con todas mis necesidades. En la práctica, la perfección sigue siendo difícil de alcanzar. Piensa en el Gear Fit como un smartwatch minimalista y que también sigue los pasos y el ritmo cardíaco, o considéralo un monitor de actividad física con algunos extras.

samsung-galaxy-gear-fit-product-photos-add11.jpg
Crédito: Sarah Tew/CNET
 

El Fit: diseño vanguardista, pero estrafalario

La ambivalencia funcional se refleja en el diseño del Gear Fit - que está tratando de tener las dos cosas. Tiene un cuerpo principal AMOLED en forma curva que da un buen vistazo al futuro, con brillantes toques de cromo y una interfaz táctil muy bonita. De hecho, el Fit es un poco oblongo - la unidad encaja en una banda de plástico incluida que se envuelve alrededor de los bordes.

Al otro lado de esa pantalla de cristal curvo puedes deslizar y tocar para ver los latidos de tu corazón. Se siente tan sensible y responde tan bien como un teléfono. Además, se ve tan brillante como la pantalla del Gear del año pasado. Esta es la primera pantalla curva en un dispositivo desde el Samsung Galaxy Round y el LG Flex, y la primera en un dispositivo de vestir. Es el tipo de diseño revolucionario que se requiere.

Los colores estallan en la pantalla OLED brillante, pero a veces demasiado. Los vivos colores a veces contrastaban con el texto cuando intentaba leer. Acabé optando por negro básico y texto blanco bein definido. La pantalla OLED se ve bien bajo la luz del sol, pero la pantalla curva resulta sumamente reflejante.


samsung-galaxy-gear-fit-product-photos-30.jpg
Crédito: Sarah Tew/CNET

Bajo ese vidrio curvo y un borde cromado, el resto del Fit es de plástico negro liso. Se apoya plano sobre tu muñeca y se ajusta perfectamente. Te aconsejo un mayor ajuste, ya que el monitor del ritmo cardíaco, que se encuentra en la parte posterior de la unidad, tiene que entrar en contacto con la piel para funcionar bien.

La banda de plástico recubierta de goma sostiene el cuerpo del Fit en su lugar, pero se siente bastante barata. Y mientras que el Fit se sentía cómodo en mi muñeca, se abrió sin querer en el primer día de uso. Me preocupa que eso vuelva a ocurrir.

Puedes elegir entre tres colores de la banda: negro, naranja y gris. Probé las bandas negras y anaranjadas; Samsung dice que las bandas estarán disponibles por separado, pero no ha especificado el precio. Mi esposa pensó que toda la banda se veía demasiado colorida, sobre todo en comparación con el Fitbit Force o el Pebble Steel.

El Gear Fit es resistente al agua y al polvo, pero no está diseñado para ducharse o nadar. Me lo puse cuando me lavé las manos, pero me lo quité cuando le iba a dar un baño a mi hijo.


gearfitgym2.jpg
Crédito: Scott Stein/CNET

El Fit Gear como monitor de actividad física

La oferta actual de monitores de actividad física funcionan bien como contadores de pasos pero carecen de un “siguiente paso”. Sí, ya sé que doy 10,000 pasos cada día, pero ¿qué pasa con el ejercicio activo? Mi médico de cabecera me recuerda hacer ejercicios que mantengan alto mi ritmo cardíaco. Los brazaletes del año pasado como la Fuelband y Fitbit Force solo cuentan pasos. El Gear Fit puede seguir los pasos, pero también tiene un monitor de ritmo cardíaco,  al igual que algunos dispositivos de vestir recientes, como Basis Band o el Withings Pulse.

El Fit hace esto con sólo pulsar un botón cuando estás en la pantalla de ritmo cardiaco, pero se tarda unos segundos en completarse. La tecnología LED verde está en la parte posterior de la banda. Tenía que permanecer relativamente quieto para obtener la lectura, y el monitor parecía funcionar mejor con el Fit volteado para que su pantalla estuviera en la parte inferior de mi muñeca - tal vez fueron mis brazos peludos, pero no siempre me sale un lectura clara.

samsung-galaxy-gear-fit-product-photos-29.jpg
Crédito: Sarah Tew/CNET

Esa es una mejor manera de ponerse el Fit, por cierto, porque es más fácil comprobar el estado de tus pasos/ritmo cardíaco durante el ejercicio, y para leer los mensajes sobre la marcha. ¿Está el Fit destinado a ser llevado de esta manera? Quién sabe.

Los datos de la frecuencia cardiaca se comprueban de forma continua en la modalidad de ejercicio. El Fit tiene cuatro modos diferentes que puedes usar: caminar, correr, ciclismo y senderismo. Todos ellos permiten que fijes metas de tiempo, distancia o calorías quemadas, y puede mostrar tu ritmo cardíaco justo al lado de la lectura del cronómetro. El modo “Correr” también tiene un modo de entrenamiento que basa sus sugerencias en tu ritmo cardíaco y te dice si acelerar o reducir la velocidad.

Intenté hacer ejercicio con el Fit y la experiencia fue entre buena y mala. Para el ciclismo, olvídate de las bicicletas estáticas: curiosamente, el modo de ciclismo requiere un ping GPS y tiene como objetivo realizar un seguimiento real de viaje como medida de la actividad, así que ni siquiera podía ponerlo en marcha en mi gimnasio. El modo Correr es el más interesante: El Gear Fit de hecho me pidió acelerar, frenar o mantener mi ritmo basado en mi ritmo cardíaco, con pequeños pings vibrantes.


gearfitgym3.jpg
Crédito: Scott Stein/CNET

Sin embargo, el modo de entrenamiento no parece importarle mucho lo que corría en la realidad; todo tiene que ver con el ritmo cardíaco. Yo estaba sentado, mi ritmo cardíaco era alto, y el Fit me dijo que "mantuviera mi paso actual." Además, la precisión de la frecuencia cardíaca parecía ser variable. Desde el principio, la medida que estaba recibiendo en mi muñeca era muy diferente a lo que el monitor de mi cinta para correr me decía (70 bpm vs 140). Después de veinte minutos, los dos se emparejaron bastante: el Fit diría 140 latidos por minuto, mientras que la cinta de correr diría tal vez 137.

El ser capaz de analizar rápidamente mi ritmo cardíaco mientras corro está muy bien, pero la pantalla del Fit se apaga después de unos pocos segundos, y yo tenía que estar alerta y pulsar el pequeño botón en un costado. El Fit se supone que se enciende automáticamente con un movimiento de la muñeca, pero nunca fui capaz de conseguir que funcionará bien más de la mitad de las veces.

No te lo pierdas

 

Comentarios

Conversación impulsada por Livefyre

Productos Destacados