Microsoft Xbox One: el análisis de CNET Xbox One: la consola de juegos que busca gobernar tu entretenimiento

  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15

Calificación
de los editores

3.5 stars Muy bueno
  • Total: 7.0
  • Diseño: 7.0
  • Ecosistema: 6.0
  • Funciones: 8.0
  • Desempeño: 7.0
  • Valor: 6.0
Fecha de análisis:

Lo bueno El Xbox One integra la TV en vivo de una manera innovadora y puede controlar tu caja de cable o satélite. La mayoría de los juegos tienen gráficos notablemente mejorados en comparación con el Xbox 360. En el lanzamiento, el Xbox One tiene un poco de mejores juegos exclusivos a comparación con el PS4.

Lo malo La integración de la TV en vivo de Xbox One puede ser frustrante a veces y tiene sus limitaciones: los comandos de voz en Kinect no siempre funcionan, el nuevo panel de control es más confuso de lo necesario, y el sistema carece de integración total al DVR. Cuesta US$100 más que el PS4, y la membresía anual adicional a Xbox Live Gold es necesaria para aprovechar muchas de las nuevas funciones. En su lanzamiento, el Xbox One no logra ofrecer una cantidad suficiente de juegos exclusivos del calibre de "Halo".

Conclusión Xbox One va más allá de los juegos con su ambiciosa integración con la TV en vivo, pero su lanzamiento no representa un duro golpe al PS4 debido al precio más alto y la irregular experiencia de voz. Sugerimos que esperes las mejoras, pero por ahora el Xbox One es más adecuado para aquellos que no les importa ser los primeros.

No te lo pierdas

Siete días. Esa es la minúscula cantidad de tiempo que separa el lanzamiento de la PlayStation 4 de Sony (ya disponible) con el Xbox One de Microsoft (que saldrá a la venta el 22 de noviembre). Eso es nada comparado con la ventaja de 12 meses que tuvo la Xbox 360 antes de que se diera a conocer la PlayStation 3 en 2006. En donde Sony ha posicionado su PlayStation 4 como la “consola para los gamers”, Microsoft está prometiendo eso y mucho más.

Cuando la compañía primero presentó el sistema ante el mundo, en mayo, los juegos todavía ocupaban un lugar secundario, pues la idea era enfocarse en la integración de Xbox One con la TV en vivo y en otras funciones de entretenimiento. Gran parte de eso fue opacado por la decisión de la compañía de dar paso atrás con las restricciones de su nueva consola Xbox One, que no permite hasta el momento correr juegos usados de la plataforma anterior.

Por supuesto que nadie puede ignorar la tremenda crisis de relaciones públicas que siguió a dicha decisión, y que provocó una denuncia masiva pública en Internet como respuesta a las políticas de Xbox One en lo que respecta a juegos usados. Y debido a que Microsoft hizo un papelón tratando de comunicar su mensaje a los ‘gamers’, se vieron forzados a retractarse de un montón de las políticas en las que el Xbox One parecía estar basado.

Quién sabe qué tipo de frenazo puso esa decisión al ciclo de desarrollo del Xbox, tan entrado ya en su camino hacia el lanzamiento, pero Microsoft asegura que los consumidores no verán una diferencia cuando llegue el 22 de noviembre, que es cuando la Xbox One sale a la venta.

Pero, ahora que la nueva Sony ya está aquí, ¿cuál es la mejor consola para ti? ¿valen la pena esos US$100 extras que cuesta Xbox One sobre PS4? ¿Deberás comprar una consola nueva ya? ¿Será mejor esperar?

Nota del editor: Este análisis se llevó a cabo usando una Xbox One en un ambiente beta. Microsoft nos dijo que eso era lo adecuado para un análisis.

¿Qué hay en la caja?

Dentro de la caja del Xbox One está la consola, su adaptador de corriente, el sensor Kinect, un cable HDMI de seis pies, un control de mando y un audífono. Al igual que la PS4 que cuesta US$400, hay solo una versión del Xbox One, un sistema de 500GB de US$500.

Aun cuando Kinect no es vital para la funcionalidad del Xbox One, no hay otra opción que pagar esos US$100 extras más que el PS4, pues viene incluido en la caja.

Xbox_One_Nueva Consola
Crédito: Sarah Tew/CNET

A diferencia del PS4 - que incluye un mes gratis de servicio en PlayStation Plus (y los juegos gratuitos que vienen con éste) y un crédito de US$10 para hacer compras en línea - Microsoft no te da ni extras, ni regalitos, ni nada gratis. Eso está muy mal, considerando que vas a tener que desembolsar US$60 al año por la suscripción a Xbox Live Gold para poder hacer algo más con el Xbox One que únicamente jugar juegos de un solo jugador. Dicho esto, los miembros actuales de Gold pueden agregar una nueva One a su cuenta actual de 360 sin cargos extras.

El hardware

Debajo de la capucha del Xbox One hay un CPU AMD de ocho núcleos, 8GB de DDR3 RAM y un GPU en 853Mhz. Las especificaciones del Xbox One solo están un poquito por debajo del PS4, pero es importante señalar que lo mismo ocurrió con la última generación. La arquitectura de ambas consolas las hace ser más similares que diferentes, en cuanto a su desempeño con gráficos.

XBox_One_Componentes
Crédito: Sarah Tew/CNET

El Xbox One es significativamente más voluminoso y luce menos elegante que el PlayStation 4; algunos lo han descrito como un reproductor VCR reacondicionado. Francamente, no es para nada especial, aunque el logo blanco brillante del Xbox One que aparece del lado derecho es extrañamente tranquilizante.

Algo feo que quedó de su antecesor, el 360, es su adaptador de corriente AC en forma de ladrillo (power brick), que contrasta enormemente con el delgadito PS4, que se las ingenió para mantenerlo dentro de la consola y no por fuera.

El Xbox pesa unas ocho libras (4 kg) y mide 34.3 x 26.4 x 8.1 cm, pero no es tan profunda como el PS4 (27.4 x 30.4 x 5 cm). A diferencia del PS4, el disco duro interno del Xbox One de 500GB no puede ser reemplazado por el usuario. Entre las funciones inalámbricas del Xbox One hay 802.11n y Wi-Fi Direct, pero no tiene soporte incluido para Bluetooth.

La caja está repleta de ventiladores en la parte de arriba y a los lados. El Xbox One está diseñado para estar encendido todo el tiempo. Tuve la consola encendida cuando estuve en casa y, sorprendentemente, la máquina apenas si hace ruido. (Eso es una diferencia tremenda del ruido de motor de avión que hacían las Xbox 360 originales).

XBox_One_Kinect 2
Crédito: Sarah Tew/CNET

Kinect 2.0 está incluido con el Xbox One y enlazado con el mismo sistema operativo de la consola, más aun que la Cámara PlayStation con el PS4 (que es un accesorio opcional de US$60 en el sistema Sony). No se requiere de Kinect para que funcione la consola, pero Microsoft no titubea en recomendar adjuntarle el Kinect al aparato desde su instalación inicial. La cámara y el micrófono ocupan un espacio similar al que ocuparía una engrapadora de las antiguas, así que no es difícil hallar un espacio para el Kinect. Pero te advertimos: a diferencia de la cámara del PS4, no puedes poner Kinect encima de tu TV.

Cuando está encendida, notarás unas barras infrarrojas (IR) que salen de la parte frontal del Kinect. De hecho el Xbox One puede enviar y recibir comandos IR, lo que significa que puedes controlar tu TV, tu recibidor o tu soundbar (hasta cierto grado) así como aceptar comandos de un control remoto universal estándar. (El PS4 no puede hacer ninguna de estas cosas, incluso con la cámara conectada). Ten en cuenta que la base de datos de códigos de control del Xbox no es exhaustiva; encontramos algunas TVs a las cuales no puede controlar.

En la parte de atrás de la consola hay una colección de puertos: una salida y entrada de video HDMI (para integrar con la TV en vivo), un puerto óptico de audio, dos ranuras para USB 3.0 (y otra en la parte izquierda para hacer un total de tres), la interfaz para adjuntar el Kinect, una ranura para el proyector (blaster) IR y un puerto Ethernet. La ranura IR es para aquellos dueños de consolas que no tengan line-of-sight (o sea, cuando sus dispositivos estén detrás de un gabinete cerrado, por ejemplo) entre su Kinect y sus dispositivos AV. Para configuraciones así, un cable (no incluido) deberá correrse de manera manual desde la consola a esos otros dispositivos para que puedan recibir los comandos IR.

El Xbox One debe situarse de manera horizontal, a diferencia del Xbox 360 y el PlayStation 3 y 4. Finalmente, los dueños de una TV con definición estándar no serán tan suertudos, pues el Xbox One solo se conecta digitalmente vía HDMI.

XBox_One Puertos
Crédito: Sarah Tew/CNET

Juego

La mayoría de los juegos del Xbox One que probé se veían muy bien y corrieron en general bien. Dead Rising 3 es capaz de mostrar una cantidad vertiginosa de zombies en la pantalla, mucho más de lo que su predecesor era capaz de hacer. Ryse: Son of Rome y Forza Motorsport 5 son los que ofrecen mejores gráficas dentro de los juegos exclusivos de Xbox One el lanzamiento.

Al igual que el PS4, muchos de los juegos del Xbox One disponibles en múltiples plataformas, especialmente los que ya están disponibles en los sistemas de la generación actual, sólo se ven un poco mejor que en el PS3 o el Xbox 360. Sin embargo, la mayoría de los juegos no llegarán a verdaderamente alcanzar el potencial del nuevo hardware hasta que los desarrolladores aprendan a dominar el sistema. Esto simplemente es lo que sucede normalmente y afecta tanto al Xbox One, como al PlayStation 4.

Durante una sesión de juego, los jugadores podrán suspender la acción y regresar al sistema operativo de la consola, ver la televisión en vivo, abrir otras aplicaciones o introducir los ajustes. El juego suspendido sólo se pierde cuando un nuevo juego se inicia o la consola se apaga.

Los jugadores también pueden encajar (snap) ciertas aplicaciones a la pantalla de juego, lo cual voy a discutir en detalle un poco más adelante.

Los logros están de vuelta con el Xbox One y presentados dentro de su propia aplicación en el sistema operativo. Cada logro se puede ver en pantalla completa.

Microsoft está apoyando el desarrollo de juegos independientes para la plataforma y estos estarán disponible exclusivamente en la tienda del Xbox One. Fuera de las versiones de los juegos que sólo se encuentran de manera digital, todos los juegos estarán disponibles en disco o en formato digital. Si compras las versiones digitales de los juegos, puedes descargar y jugar estos juegos en cualquier Xbox One donde inicies una sesión. Si adquieres la versión del disco, ese disco debe seguirte a donde quiera que vayas. (El PS4 ofrece las mismas opciones para compartir juegos digitales y discos).

Todos los juegos, a base de discos o verisones digitales, se instalan completamente en el sistema. Sólo necesitarás el disco para jugar si así es como has comprado el juego.

Al igual que el PS4 con relación al PS3, el Xbox One no tiene compatibilidad con los discos de Xbox 360. La posibilidad de comprar y descargar juegos clásicos de Xbox 360 no sería sorprendente que llegara en un futuro, pero eso es tan solo una ilusión por el momento, ya que no se han hecho anuncios oficiales y no se sabe si Microsoft lo hará.

Desde el anuncio del Xbox One, Microsoft realmente se ha enfocado en la idea de la computación en la nube y cómo se supone que abriría la puerta a resultados revolucionarios en el juego. Ninguno de los juegos de lanzamiento que hemos visto incorpora esto de manera notable, pero estamos seguros de que este tipo de tecnología saldrá a la superficie más adelante.

XBox_One Control
Crédito: Sarah Tew/CNET

El control

Es difícil para el equipo de Xbox lograr mejorar el control del Xbox 360. Aparte del D-pad, el control fue fácilmente el más cómodo que ha existido. Para el Xbox One, el control a tenido algunas modificaciones, pero no puedo decir que todo es mejor.

El nuevo control no es necesariamente incómodo, pero se agarra ligeramente diferente y tiene más ángulos, a diferencia de las curvas del control del Xbox 360. El botón Guía de Xbox (ahora el botón Inicio) se coloca bien lejos los botones Start (Inicio) y Back (regresar), probablemente para evitar que accidentalmente los golpees. Los botones de Start y Back ahora son los botones de Vista (View) y Menú, respectivamente.

El control del Xbox One aún tiene el mismo diseño para los botones principales y los sticks analógicos se establecen en el mismo formato. El D-pad es el que es más diferente cuando lo comparamos con el control del 360, ya que no se encuentra en un disco. El mando de dirección (en forma de más) hace clic en las cuatro direcciones, eliminando las acciones accidentales que ocurrían en su predecesor.

XBox_One Control Conector
Crédito: Sarah Tew/CNET

En la parte superior del control hay un puerto micro-USB que se puede utilizar si hay un paquete de batería recargable instalada. De lo contrario necesitas dos baterías AA. También hay un botón de sincronización y dos emisores de infrarrojo que envían información a Kinect. Así es como Xbox One sabe que está ingresando a la consola.

Debajo del control hay un puerto para la conexión de manos libres. Por desgracia, esta interfaz no es compatible con cualquier manos libres del 360.

Los controles adicionales pueden ser comprados por US$60 y el Xbox One puede soportar hasta ocho controles conectados a la vez.

Kinect 2.0 y la interfaz del Xbox One

No es necesario utilizar siempre Kinect para que el Xbox One funcione, pero hace gran parte de la experiencia ya que es el encargado de detectar los movimientos y el reconocimiento de voz.

El Xbox One es casi totalmente controlable con Kinect y tu voz, a pesar de que se pueden experimentar algunos momentos de frustración. Kinect no siempre te oye correctamente y cosas que tardarían segundos para realizarse con un control pueden tomar mucho más tiempo a medida que empiezas a pronunciar cada sílaba con mayor claridad.

Xbox One Espanol
Crédito: captura de pantalla: Juan Garzón/CNET

Kinect 2.0 introduce un grupo de nuevos comandos de voz y de movimientos, lo cual llevará algún tiempo acostumbrarse. De hecho, Microsoft me proporcionó una hoja de trucos que contiene alrededor de 30 nuevos comandos de voz y cinco nuevos gestos.

Cuando funciona, Kinect puede proporcionar algunos momentos mágicos. Incluso la simple tarea de controlar la consola sin la necesidad de ubicar un control es un lujo.

La consola puede iniciar tu sesión con sólo usar tu cara, hasta seis caras diferentes y seis inicios de sesión para ser exactos. Una vez que activas un control, el Xbox One sabe qué jugador esta sujetando que control. Es un truco astuto y efectivo, sobre todo cuando varios usuarios comparten una única consola.

Cuando estás conectado a otra consola, diferente a tu consola principal, tu contenido sólo está disponible si tu eres un usuario de inicio o home user (es decir, que tú presionas el botón de Inicio) en un control. Una vez que otro usuario pulse el botón de Inicio, ellos son los que ahora están manejando la consola. Esto también afecta la disponibilidad de los juegos y las versiones guardadas. En esencia, tu cuenta Xbox Live te sigue a donde vayas.

La utilización de Skype fue una gran experiencia. El sensor Kinect no es mecánico, pero puede acercar y alejar teniendo en cuenta la cantidad de personas que se encuentran en una habitación. Mediante el seguimiento de esqueletos, Skype se asegura que todo el mundo se quede en la imagen durante una videoconferencia. Skype se encuentra integrado al sistema operativo bastante bien y también responde a su propia colección de comandos de voz.

Es difícil negar que la interfaz es muy similar a la de Windows 8, especialmente la forma en que los usuarios pueden anclar los elementos de la pantalla. Casi cualquier cosa se “puede anclar”, desde aplicaciones y juegos, hasta álbumes específicos, películas y programas de televisión. Los usuarios también pueden añadir un toque de personalización a la pantalla con la posibilidad de elegir un color temático único.

No te lo pierdas

 

Comentarios

Conversation powered by Livefyre

especificaciones ver todas

  • Tipo de medios Blu-ray
Productos Destacados