Fitbit Flex: el análisis de CNET La Fitbit Flex de US$99.95 está llena de funciones, es potente y cómoda

Otra propiedad que la Flex toma del One es su capacidad de rastrear la duración y calidad de tu sueño y cuántas veces te despertaste en la noche. La Flex es un gadget mucho más conveniente para registrar el sueño, aprovechando que ya está abrochado en su brazo. Esto significa que puedes ir a acostarte y no tienes que cambiar de pulsera como sucede con la Fitbit One.

Dicho esto, el proceso de iniciación para colocar la Flex en modo de sueño demanda un poco de práctica. Tienes que golpear la pantalla seis veces para indicarle que comience a grabar tu sueño. Solo funcionará el tempo correcto de golpes, si lo haces demasiado rápido o demasiado lento el Flex no registrará tu entrada de manera correcta. En contraste, el gran botón físico del Jawbone Up (que también rastrea el sueño, los pasos y las calorías) es mucho más fácil de manipular.

Un punto a favor de la Flex es su pantalla de LED, que muestra qué tan lejos estás de tu meta diaria de pasos. Solo golpee la pantalla una vez con su dedo y el Flex mostrará su progreso en una escala de uno a cinco. Cuando las cinco luces se iluminen, habrás alcanzado la cuota diaria de pasos predeterminada de 10,000 pasos. El dispositivo también realizará un baile de festejo cuando alcances tu meta, zumbando, vibrando y encendiendo de manera aleatoria todas sus luces.

La aplicación móvil muestra muchas formas de ver sus estadísticas a lo largo del tiempo. Crédito: Brian Bennett/CNET

Por supuesto, puedes adaptar tus metas para que coincidan con objetivos personales, pero no desde las aplicaciones móviles asociadas (iOS y Android). Para ajustar tu configuración personalizada tienes que iniciar sesión en el sitio web de Fitbit. La aplicación móvil de Jawbone Up permite a los usuarios ajustar sus metas personales de ejercicio, aunque carece de una interfaz de usuario en Internet.

Siempre pensé que la fuerza del sistema de Fitbit está en sus poderosas herramientas de análisis de datos en línea. Tanto la aplicación móvil de Fitbit como la interfaz web te permiten examinar tus estadísticas en vistas de días, semanas, meses y un año completo. También puedes hacer uso de la gran base de datos alimenticia para ingresar comidas y llevar registro de consumo de calorías. Especialmente, me agrada la posibilidad de crear comidas personalizadas y me he hecho con un almacenamiento de autocompletado de platos para entrada rápida. Hace que la tediosa tarea de contar calorías sea menos pesada.

Para medir el peso en tiempo real, la Báscula Inteligente Aria de Fitbit también le habla a tu cuenta de Fitbit y proporciona datos concretos para comparar con las calorías consumidas y quemadas. También, todos los monitores actuales de Fitbit, incluida la Flex, vienen con adaptadores Bluetooth para sincronizar la información recolectada de manera inalámbrica con computadoras o Mac. Eso es algo que el Jawbone Up no hace. Si tienes un Samsung Galaxy S3 o una Galaxy Note, la Flex también se comunicará directamente con la Flex mediante Bluetooth.

Solo teléfonos exclusivos pueden sincronizarse con la Flex mediante Bluetooth. Crédito: Brian Bennett/CNET

Fitbit dice que la Flex tiene una duración de batería de fábrica de 5 a 7 días, dependiendo del uso (es decir, cuánto golpeas la pantalla). Mi experiencia resultó acorde y duró aproximadamente 5 días sin necesidad de recargar. La Jawbone Up, sin embargo, dura más (alrededor de 10 días), ya que transfiere datos mediante una entrada de audífonos de 3.5 mm de manera más eficiente (pero menos conveniente).

Como el Fitbit One y Fitbit Zip, la Flex pareció muy generosa a la hora contar de pasos. Muchas días en la semana excedí mi meta de 10,000 pasos por unos miles. Sí, vivo en Nueva York, una ciudad agitada, pero dudo de haber caminado tanto.

Conclusión
Si estás buscando un monitor de actividad física para medir tu actividad general (y qué tan bien duermes), la Fitbit Flex de US$99.95 es una excelente solución. Seguro, el propio dispositivo One de US$99.95 de Fitbit tiene todas las características centrales de la Flex y agrega el rastreo en escaleras para una buena medición. Dicho esto, el diseño de broche del One tiende a caerse de la ropa o a quedarse enganchado por accidente. También es engorroso usarlo todo el tiempo. Los monitores estilo pulsera son más útiles en este caso.

Eso disminuye el terreno de juego a la costosa Nike FuelBand de US$149 y a la más barata Jawbone Up de US$129.99. Aunque el FuelBand es elegante y cuenta con una pantalla de LED real que muestra texto (y la hora), solo funciona con iPhone y no registra el sueño. El Jawbone Up, por otro lado, apunta el sueño y los pasos, a pesar de que no tiene pantalla. El Up también necesita una conexión física para sincronizar, mientras que el Fuelband usa tecnología Bluetooth propia (solo para iPhone). En contraste, la Flex es cómoda de usar y tiene más funciones, incluida la sincronización Bluetooth (iOS y Android) y el acceso a poderosas herramientas analíticas. Eso se resume en una compra segura en tecnología de acondicionamiento físico. Por supuesto, si quieres ahorrar un poco, el Fitbit Zip de US$59.95 también es una atractiva opción económica.

No te lo pierdas

 

Comentarios

Conversación impulsada por Livefyre